Menú

El BCE destapa que España es la única economía del euro donde las empresas dejan de invertir

Cada vez son más los organismos que alertan de que España se encamina hacia el peor de los escenarios.

Cada vez son más los organismos que alertan de que España se encamina hacia el peor de los escenarios.
Nadia Calviño | EFE

Los pronósticos del Banco Central Europeo (BCE) no son nada halagüeños para Europa. El organismo ha publicado un preocupante informe en el que avisa de "una desaceleración sustancial del crecimiento económico de la zona del euro" y de que espera "un estancamiento de la economía durante los últimos meses del año y en el primer trimestre de 2023". Así, la recesión estará a las puertas del Viejo Continente.

La inflación es la principal amenaza de Europa, que ya ha superado las presiones en las cadenas de suministro o los cuellos de botella derivados de la pandemia, que tanto sirvieron a Gobiernos​ como el de Sánchez​​​​​ para eludir reponsabilidades en la nefasta situación económica de España.

Según los últimos datos del mes de agosto, los precios se dispararon en Europa hasta el récord del 9,1%, lo que está erosionando sobremanera la riqueza de los ciudadanos y lastrando la actividad de las empresas. "Las presiones sobre los precios se están propagando cada vez a más sectores" alerta el BCE en su último Boletín Económico.

Cabe recordar que la escalada de los precios se está notando más en España que en el resto del continente por mucho que el Gobierno se esfuerce en destacar otras medias. De hecho, entre las mayores economías del euro, nuestro país es el que tiene la inflación más elevada (10,5%), por delante de Italia (9,1%), Alemania (8,8%) o Francia (6,6%).

inflacion-eurozona.jpg

Cuatro riesgos

Entre las escasas noticias positivas que destaca el organismo que preside Christine Lagarde en su informe se encuentra "el auge del turismo", que ha contribuido al crecimiento económico durante el tercer trimestre, lo que beneficia a países como España, Italia y Francia. Pero este efecto está a punto de agotarse. "El Consejo de Gobierno espera que la economía se ralentice sustancialmente durante el resto de este año" dice el BCE. Esto se debe a cuatro razones.

  1. La elevada inflación: está frenando el gasto y la producción en el conjunto de la economía, y estos factores adversos se ven agravados por las disrupciones en el suministro de gas.
  2. El efecto covid: el fuerte repunte de la demanda de servicios relacionado con la reapertura de la economía perderá impulso en los próximos meses.
  3. Políticas monetarias más restrictivas: el debilitamiento de la demanda mundial, también en el contexto de una orientación más restrictiva de la política monetaria en muchas grandes economías, y el empeoramiento de la relación real de intercambio, se traducirán en un menor apoyo a la economía de la zona del euro.
  4. Confianza: la incertidumbre sigue siendo alta y la confianza se está deteriorando de manera acusada

Alarma en España

Así, de cara al futuro, se observan "claros indicios de una desaceleración sostenida de la actividad económica en un contexto de alta inflación y de persistencia de la incertidumbre relacionada con la guerra en Ucrania y la evolución de los mercados energéticos" prosigue el BCE.

El Banco Central ha observado que los índices manufactureros, las ventas minoristas o el consumo privado cada vez son más débiles en Europa, aunque hay un indicador que ha empezado a empeorar únicamente en España: la inversión empresarial.

"Se espera que la inversión empresarial se ralentice, tras un crecimiento vigoroso en el segundo trimestre de 2022 impulsado por el componente de material de transporte. La inversión, excluida la construcción, registró un avance intertrimestral del 1,8% en el segundo trimestre, ya que la producción de vehículos de motor se recuperó en un contexto de reducción gradual de los cuellos de botella en la oferta. Dicha inversión aumentó en el segundo trimestre en todas las grandes economías de la zona del euro excepto en España" señala el texto.

Que las compañías españolas dejaran de invertir en un periodo en el que estaban aumentando las inversiones empresariales en el resto de países del euro es un síntoma claro de la desconfianza que los empresarios tienen en el futuro de nuestra economía. Aunque en el Gobierno siguen empeñados en negar por activa y por pasiva cualquier escenario pesimista, cada vez son más los organismos que alertan de que España se encamina hacia el peor de los escenarios.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad