Menú

¿Qué propuestas económicas han llevado al triunfo a Meloni, Salvini y Berlusconi?

LD entrevista a Alberto Mingardi, director del Instituto Bruno Leoni, uno de los centros de estudios más importantes de Italia

LD entrevista a Alberto Mingardi, director del Instituto Bruno Leoni, uno de los centros de estudios más importantes de Italia
Salvini, Berlusconi y Meloni, en el cierre de campaña. | EFE
alberto-mingardi-ibl.png

Alberto Mingardi dirige desde hace años el Instituto Bruno Leoni, uno de los centros de estudios más importantes de Italia. Es, además, un comentarista habitual en los medios de su país, siendo asimismo autor de diversos ensayos de enorme éxito. A raíz de las elecciones generales que acaba de celebrar el país transalpino, Libre Mercado se ha entrevistado con él para comentar la situación política y el panorama económico que se deriva de los comicios.

P: Entiendo, de entrada, que los resultados no cogen a nadie por sorpresa.

No había dudas de que la derecha ganaría, las encuestas han venido apuntando en la misma dirección desde hace mucho tiempo, de hecho la campaña electoral ha girado en torno a esa certeza. No solo eso: siempre se dio por hecho que Giorgia Meloni sería la lideresa del bloque de la derecha, por delante de un Matteo Salvini a la baja y del incombustible Silvio Berlusconi. Meloni logró un 4,5% en las elecciones europeas de 2019, pero ahora estamos hablando de niveles de apoyo cinco veces mayores.

P: Meloni ha crecido de forma espectacular.

En parte, su auge se explica por la capacidad de absorber a los desencantados con Salvini, que sí entró en diversas coaliciones de gobierno durante los mismos años. Por otro lado, Meloni ha sido muy crítica con el confinamiento y las restricciones sanitarias, de hecho creo que algunos de sus discursos sobre esta cuestión fueron ciertamente bellos y acertados.

Pero, a pesar de su acertada postura con respecto a las medidas que se adoptaron contra el coronavirus, no podemos ignorar que, aunque Meloni nació en 1977, su grupo político salió de la Alianza Nacional, que a su vez era hija de un partido conformado por nostálgicos del régimen de Benito Mussolini. A esto hay que sumarle otros elementos más radicales de su discurso.

P: El Movimiento 5 Estrellas no se ha hundido del todo.

El Movimiento 5 Estrellas sigue ahí, resiste gracias a que algunas de sus promesas sí se han cumplido, desde reducir a la mitad el número de diputados hasta obligar a sus diputados a dar un paso atrás después de dos legislaturas como representantes públicos. A eso hay que sumarle su popularidad en el Sur, donde insisten especialmente en todo tipo de propuestas de gasto público.

También hay un partido centrista, el del ex primer ministro Matteo Renzi, que emerge como una novedad en estos comicios electorales. Su discurso puede asemejarse al de Ciudadanos. Creo que sus resultados son satisfactorios. En clave económica, han abrazado posiciones moderadamente liberales, lo cual es positivo de cara a futuros debates y polémicas.

P: ¿Qué temas económicos han surgido en campaña?

En clave económica no se han escuchado propuestas absurdas como las que sí escuchamos en 2018. Tanto La Liga como el Movimiento 5 Estrellas hablaban de salir del euro, entre otras barbaridades. Esta vez, los programas son más suaves. Hay que tener en cuenta que Italia lidia con una crisis económica e inflacionista que obliga a cierta cautela.

El Partido Democrático basa su propuesta en aumentar la rigidez laboral, disparar las ayudas a los jóvenes… Recuerda a muchos de los aspectos más negativos del PSOE actual.

Por su parte, el bloque de Meloni, Salvini y Berlusconi ha hablado de moderar los impuestos, quizá con un flat tax a quienes decidan trabajar más horas, pero sin más propuestas concretas. Meloni tiene una mentalidad nacionalista que también extiende a la economía, por ejemplo mira con malos ojos algunos aspectos de la inversión extranjera. Al menos, ha relajado sus propuestas de gasto y últimamente insiste en la necesidad de equilibrar el presupuesto y habla de reducir las trabas y la burocracia. Tiene un asesor interesante para los asuntos fiscales, pero en general le falta equipo.

Por su parte, Salvini ha insistido mucho en reducir la edad de jubilación, algo que podría ser especialmente problemático, habida cuenta de la actual situación de la seguridad social. Las restricciones al gasto en pensiones aprobadas hace algunos años van a expirar en breve si no son renovadas y este planteamiento de Salvini es muy problemática. Su resultado, en cualquier caso, ha sido malo y le deja debilitado a la hora de imponer medidas a Meloni.

En cuanto a Berlusconi, a sus 86 años es evidente que su tiempo en política parecería haber pasado ya, aunque lo cierto es que sigue jugando un papel secundario y sus resultados llegan a duplicar lo que anticipaban los encuestas, de modo que será un socio prioritario de Meloni. En clave económica, ha insistido en la importancia de generar certidumbre y confianza, evitar propuestas radicales y promover la inversión, repitiendo muchos de sus viejos temas electorales.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad