Menú

Bruselas va a por las sardinas en su plan contra la pesca de arrastre: "Nos consideran terroristas de los océanos"

Tras vetar 87 caladeros a la pesca de fondo, la UE pretende prohibir la pesca de arrastre en el 30% de las aguas comunitarias para el año 2030.

Tras vetar 87 caladeros a la pesca de fondo, la UE pretende prohibir la pesca de arrastre en el 30% de las aguas comunitarias para el año 2030.
Barco de pesca de arrastre en Galicia. | Flickr/CC/O roxo

El presidente de la Alianza Europea de Pesca de Fondo, Iván López, ha denunciado que existe una campaña orquestada por la Unión Europea y las ONG en contra de la pesca de fondo, una práctica que prácticamente engloba a casi toda la pesca española. A solo dos semanas de la presentación del nuevo plan de acción de Bruselas, el sector pesquero de arrastre se prepara para recibir un nuevo mazazo que también dolerá en el bolsillo de los españoles que quieran seguir consumiendo pescado de calidad.

Con la excusa de "proteger los ecosistemas marinos", el pasado mes de octubre la UE prohibió la pesca de fondo a más de 400 metros de profundidad en 87 zonas del Atlántico nororiental. Según la Xunta de Galicia, el veto afecta a 4.400 pescadores gallegos y supone un impacto de 816 millones de euros. Ahora, es la pesca de arrastre la que está en el punto de mira de la UE. Este arte de pesca se utiliza para capturar túnidos, sardinas, congrios, jureles o rape entre otras especies.

"En los últimos años ha habido una campaña de las ONGs generando una controversia muy grande en la que nos acusan prácticamente de ir destrozando los fondos marinos sin ningún tipo de control", denuncia López. "Y esa campaña culmina con el lanzamiento del plan de acción de la UE, que se ha filtrado, no sin intención, antes de su presentación oficial".

El borrador del Plan de Acción para la conservación de los recursos pesqueros y protección de los ecosistemas marinos de la Comisión Europea que se presentará el 21 de febrero pretende prohibir la pesca de arrastre en el 30% de las aguas comunitarias a partir de 2030.

Una "estrategia de las ONGs"

López explica que los argumentos "variopintos" para "demonizar la pesca de arrastre" vienen de una estrategia "bastante pactada" por las ONGs: "No es la primera vez que nos acusan de arrastrar un número indefinido de kilómetros al año de una manera torticera", denuncia. "La huella de arrastre, que son las zonas por las que circulamos, están fijas y, desde luego, no son junglas submarinas ni zonas llenas de corales como dicen. Buscamos fondos arenosos o fangosos para que el arrastre sea más fácil y, sobre todo, está localizado. Volvemos una y otra vez a los mismos caladeros de la misma manera que en la agricultura los tractores pasan por la misma tierra una y otra vez", explica.

López no niega que su actividad tenga un impacto, pero insiste en que toda ella se desarrolla bajo una supervisión científica muy intensa por parte de las autoridades y destaca que el sector pesquero es el primer interesado en la salud de los mares: "Nosotros no renegamos de todo. Renegamos del atrevimiento a vetarnos porque sí. Somos un sector que depende de la salud de los mares y somos los primeros interesados en ello. Por eso nos sulfura bastante que vengan ciertas personas a darnos lecciones porque nadie sabe del mar más que nosotros, que llevamos 150 años viviendo de ello".

Proliferan los molinos

Además, el presidente de la Alianza Europea de Pesca de Fondo ha lamentado que toda la ambición ecologista que dice tener la UE, únicamente ponga el foco en la pesca y se olvide de "cómo proliferan en el mar los molinos de viento, las estaciones extractivas, los barcos recreativos o las embarcaciones que se mueven a toda velocidad por el Mediterráneo".

El motivo, recuerda López, es que la UE no tiene competencias sobre los estados miembros en materia de medio ambiente, pero sí sobre la pesca: "Hay una alfombra roja para que se desplieguen los molinos de viento tanto en tierra como en mar, y puedo entender esa emergencia, pero a nosotros nos vetan las zonas de pesca y nos convierten en terroristas de los océanos cuando lo único que hacemos es ir a buscar comida de calidad".

¿Qué pretenden que comamos?

La Alianza Europea de Pesca de Fondo estima que los consumidores europeos no van a reducir su consumo de pescado, pero será importado y previsiblemente de menos calidad para sortear el encarecimiento del pescado nacional. "Ya estamos en un 75% de importaciones de pescado y esto va a seguir porque, si nosotros el día de mañana no podemos pescar, la gente seguirá comprando, pero lo traerán de fuera y tampoco hay ningún estudio que diga cómo es ese pescado, cómo se extrae o el efecto sobre las poblaciones locales de los países en desarrollo", señala López. "Al final, esto es el capricho de un comisario. Fuera de eso, todo es vacuidad. Esto no hace más que estropear la pesca y ponérselo muy difícil a la sociedad futura".

Tras atacar el consumo de carne, el lobby animalista tiene al pescado en su agenda ideológica y Eurogroup for Animals ya ha exigido a la UE medidas para garantizar "el bienestar de los peces" en el momento de su captura.

En este sentido, López considera que no es casualidad que muchas fundaciones animalistas que están siendo sumamente agresivas contra la proteína animal sean a su vez "grandes inversores de cadenas de alimentos ultraprocesados de muy dudosa calidad para la salud humana", todos ellos basados en materia vegetal procedente de monocultivos. "Los animalistas y los veganos no son una parte inocente de todo esto. Y no me refiero a la persona que elige comer vegetales. Me refiero al movimiento industrial vegano, como el de imprimir la carne en 3D. Estos movimientos tienen inmensos capitales detrás", señala López.

"La cuestión -afirma López- es que yo no veo un plan real detrás de las ONGs que piden prohibir esto o lo otro. Somos casi siete mil millones de personas en el mundo. ¿Qué pretenden que comamos? Porque la eugenesia para mí no es una solución. Porque si uno empieza a echar cálculos de lo que están diciendo, ese es el plan. Y claro, si yo soy un millonario de California tal vez pueda consumir alimentos naturales producidos a kilómetros de mi casa y pagándolos muy caros. Pero eso no se lo puede permitir todo el mundo. Esa es la realidad".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios