Menú

Alemania amaga con rebelarse contra la prohibición del coche de gasolina

Un sector del Gobierno reclama una vía para que sigan vendiéndose vehículos con motor de combustión.

Un sector del Gobierno reclama una vía para que sigan vendiéndose vehículos con motor de combustión.
Unsplash/Victor Sánchez Berruezo

Hace dos semanas el Parlamento Europeo aprobó la prohibición de vender coches y furgonetas con motor de combustión a partir de 2035, una polémica medida que salió adelante con 340 votos a favor, 279 en contra y 21 abstenciones. Aunque la norma ha llegado prácticamente al final de su tramitación, aún queda la aprobación por parte del Consejo de la Unión Europea, formada por representantes de cada país miembro. El país con la industria automovilística más poderosa de Europa, Alemania, podría acabar votando en contra de una cuestión que ha provocado un nuevo cisma en el Gobierno de coalición.

El ministro de Transportes alemán, Volker Wissing, del FDP, manifestó este martes su rechazo a la prohibición, que veta todo vehículo que no sea cero emisiones, incluidos los híbridos. Wissing reclamó que continuara siendo posible vender vehículos de combustión que utilizaran los denominados combustibles sintéticos, elaborados a partir de hidrógeno y CO2 y que, en su opinión, deberían convertirse en una vía más para la denominada "descarbonización" del parque móvil.

En línea muy similar a la de los eurodiputados que votaron en contra de la normativa, Wissing criticó en una entrevista en Bild que con la prohibición se bloqueen otras alternativas tecnológicas limitando así las opciones del futuro comprador.

Wissing manifestó su esperanza de que finalmente quede esa vía abierta en 2035, recordando las dimensiones actuales del parque automovilístico alemán. Sus palabras habrían vuelto a desatar una crisis en el Gobierno con sus socios ecologistas, a favor de la prohibición total del motor de gasolina.

La ‘cubanización’ de las calles europeas

El ministro no es el único político que ha mostrado dudas en el país sobre la prohibición. En Baviera, uno de los estados con más industria automovilística, el ministro regional de Transportes, Christian Bernreither, ha alertado de lo que podría pasar: "Veremos como la mayoría de usuarios alargarán todo lo posible la vida de sus coches de gasolina. A partir de 2035, los coches de nuestras calles van a parecerse a los que se ven en Cuba".

La CSU, el partido hermano de la CDU, alerta de una "cubanización" del parque automovilístico puesto que no todos los consumidores podrán permitirse el coche eléctrico.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro