Menú

Todos los detalles de la fusión de la WWE con la UFC por 9.300 millones de dólares

La operación crea una nueva entidad que controlará ambas empresas, de referencia en los campos del wrestling y las MMA.

La operación crea una nueva entidad que controlará ambas empresas, de referencia en los campos del wrestling y las MMA.
Combate de la WWE entre Roman Reigns y Drew McIntyre. | Cordon Press

A mediados de 2022, Libre Mercado se hacía eco de la convulsión que había subido la industria de la lucha libre a raíz de la jubilación del presidente de la WWE, Vince McMahon. Sin embargo, a finales de año, el accionista mayoritario de la compañía sorprendió a propios extraños con su decisión de volver a tomar el mando de la empresa y poner en marcha la venta de la empresa.

El emporio del wrestling ha dedicado el primer cuatrimestre de 2023 a buscar un socio estratégico. El proceso ha despertado el interés de conglomerados como NBC/Universal, FOX, Amazon Prime Video o Netflix. Sin embargo, la operación se ha terminado saldando con una salida que pocos anticipaban: la fusión de la WWE con la UFC.

La principal empresa del mundo de las artes marciales mixtas es propiedad de Endeavor. Los combates celebrados en el octágono generan anualmente más de 1.100 millones de dólares de facturación y arrojan cifras de crecimiento superiores al 20%. El grueso del negocio de la UFC viene de la venta de derechos de retransmisión, que suponen el 70% de las ventas anuales. El grueso de dicha facturación viene de ESPN, un canal de contenido deportivo vinculado a Disney que emite las veladas de MMA en su principal mercado, el estadounidense.

La estructura del negocio de la WWE se asemeja de forma significativamente a la de la UFC. La compañía de referencia en el mercado de la lucha libre obtiene el 75% de sus ventas de la venta de derechos de retransmisión y genera una cifra de negocio anual idéntica a la de su nuevo socio, con ventas por valor de 1.100 millones de dólares. Durante el último año, mientras la bolsa estadounidense ($&P 500) se ha dejado cerca de un 10% y empresas como Disney o Amazon Prime Video han visto caer su cotización entre un 25% y un 35%, la WWE ha aumentado el título de sus acciones en un 60%.

La fusión se ha cerrado con un pago de 9.300 millones de dólares, lo que supone una mejora de 300 millones con respecto al precio de referencia que había defendido Vince McMahon. La nueva estructura accionarial se reparte en un 51% para la UFC y en otro 49% para la WWE.

Las sinergias entre ambas compañías son evidentes. No en vano, algunas de sus mayores estrellas, caso de Brock Lesnar o Ronda Rousey, han competido en el cuadrilátero, donde los combates son simulados, y también en el octágono, donde las luchas son legítimas. A esto se le suma el hecho de que ambas empresas verán cómo sus derechos de retransmisión para Estados Unidos expiran en 2025-2026, lo que permitirá a la nueva entidad negociar de forma conjunta y sacar más rentabilidad al proceso.

En Libre Mercado

    0
    comentarios