Menú

Yolanda Díaz, a la desesperada: sigue buscando con qué pagar los 20.000 euros por persona

Sumar considera que para financiar sus políticas deberán subir el IRPF por encima del 50% e imponer nuevos impuestos a las empresas.

Sumar considera que para financiar sus políticas deberán subir el IRPF por encima del 50% e imponer nuevos impuestos a las empresas.
La candidata de Sumar a la presidencia del Gobierno, Yolanda Díaz | EFE

La nueva propuesta estrella presentada por Yolanda Díaz a las puertas de las elecciones, consistente en repartir 20.000 euros a todos los jóvenes que cumplan 18 años, sigue despertando revuelo y críticas de distintos actores políticos y empresariales.

Como ya avanzamos en Libre Mercado, el gran problema de esta "herencia universal" de la líder de Sumar es que es literalmente imposible de pagar, al menos tal y como se venía planteando a principios de semana. En concreto, los 10.000 millones de euros que anualmente podría costar esta medida sería prácticamente imposible de financiar mediante un impuesto a las grandes fortunas, tal y como prometió Yolanda Díaz.

De hecho, era tal la precipitación y la falta de rigor de esta propuesta que la propia líder izquierdista ya se ha visto obligada a recular en su forma de financiarse. Así, el diario Cinco Días adelanta este miércoles que Sumar ya no ve suficiente la creación de un tributo permanente a los ricos para financiar su paga, sino que ahora ven necesario también un masivo recargo fiscal a buena parte del tejido empresarial.

Esta subida fiscal se llevaría a cabo, por un lado, elevando y rediseñando determinados tributos ya existentes y, por el otro, imponiendo nuevos gravámenes a sectores concretos, como el inmobiliario.

Bombardeo fiscal

A este respecto, los de Díaz abogan ahora por crear un impuesto especial sobre las empresas del sector inmobiliario y las grandes constructoras, justo en un momento en que la inversión inmobiliaria se torna imprescindible para ampliar la oferta de vivienda en las ciudades, y a un sector ya castigado por la subida de los tipos de interés, la nueva Ley de Vivienda, el fenómeno de la okupación. La excusa planteada por Sumar es que las empresas del sector pagan pocos impuestos.

La nueva idea de Díaz no ha gustado a la patronal, que considera que propuestas como la rebaja de la jornada laboral o los 20.000 euros a los jóvenes "se están saltado el diálogo social". En concreto, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ha asegurado al respecto del pretendido tributo a las constructoras que "hay que empezar a hacer propuestas serias", tras ironizar sobre si mañana a los quioscos también habrá que cobrarles más. "Si queremos tener un país que genere riqueza, dejemos que las empresas la creen, y que la clase política genere la suya, que es el Estado", ha añadido, aludiendo a la alta temporalidad en el sector público y las reivindicaciones laborales en la Justicia, la sanidad pública, la policía o las empresas estatales como Correos.

De igual forma, Sumar estaría planeando una reforma más amplia de la fiscalidad para financiar su "herencia universal" y el resto de sus políticas de gasto, que incluiría la posibilidad de imponer impuestos especiales sobre otros sectores diferentes del inmobiliario. Así, los de Díaz señalan que "es urgente una revisión de la fiscalidad en profundidad" que lleve a las grandes empresas a pagar más al fisco.

Pero ahí no queda todo, porque desde Sumar también quieren incrementar los tributos generales sobre la riqueza y la renta. En concreto, planean elevar aún más la tributación de las rentas del ahorro, así como crear nuevos tramos del IRPF a partir de las rentas del trabajo superiores a 300.000 euros. Recordemos que, hoy en día, las rentas más allá de dicha cifra ya tributan a un tipos marginales muy elevados, del 50% en Cataluña o del 45% en Madrid.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Libro