Menú

Bruselas declara la guerra a los campos de hierba artificial que han fomentado el fútbol entre los niños de toda Europa

"El propósito es reducir las emisiones de microplásticos intencionales de tantos productos como sea posible".

"El propósito es reducir las emisiones de microplásticos intencionales de tantos productos como sea posible".
Campo de fútbol de cesped artificial. | Flickr/CC/ruyelcid

La Comisión Europea sigue con su cruzada verde. Y, en esta ocasión, le ha tocado a los campos de fútbol de hierba artificial que miles de niños y jóvenes utilizan en todo el mundo para poder jugar sin destrozarse las piernas sobre asfalto o tierra. La causa: el nuevo tabú, los microplásticos. Un material que el propio texto de la UE reconoce que forma parte de las instalaciones deportivas pero que Bruselas ha decidido que debe ser retirado de inmediato de la vida de todos los europeos.

El texto figura en una de las últimas comunicaciones de Bruselas. Allí se señala que la "Comisión Europea da otro paso importante para proteger el medio ambiente mediante la adopción de medidas que restrinjan los microplásticos añadidos intencionalmente a los productos bajo la legislación química REACH de la UE". Las nuevas normas, aseguran, van dirigidas a evitar "la liberación al medio ambiente de alrededor de medio millón de toneladas de microplásticos" y, para ello, "prohibirán la venta de microplásticos como tales, y de productos a los que se han añadido microplásticos a propósito y que liberan esos microplásticos cuando se usan".

La nueva prohibición europea parte de "una definición amplia de microplásticos". Y es que, efectivamente, "cubre todas las partículas de polímero sintético por debajo de cinco milímetros que son orgánicas, insolubles y resisten la degradación". Porque, según Bruselas, "el propósito es reducir las emisiones de microplásticos intencionales de tantos productos como sea posible".

La propia comunicación recoge "algunos ejemplos de productos comunes en el ámbito de la restricción". Y entre esos ejemplos figura "el material de relleno granular utilizado en superficies deportivas artificiales, la mayor fuente de microplásticos intencionales en el medio ambiente".

Otro de los sectores que se llevará un golpe adicional será el campo. Y es que, entre el listado de ejemplos aparecen igualmente "fertilizantes, productos de protección vegetal" o, también "suavizantes de telas" o "purpurina".

Los "siguientes pasos" en el ataque a los microplásticos y, de rebote, a los campos de fútbol de hierba artificial detallan un rápido calendario: "Las primeras medidas, por ejemplo, la prohibición del brillo suelto y las microperlas, comenzarán a aplicarse cuando la restricción entre en vigor en 20 días. En otros casos, la prohibición de ventas se aplicará después de un período más largo para dar a las partes interesadas afectadas el tiempo para desarrollar y cambiar a alternativas".

Y todo queda justificado porque "la Comisión está comprometida con la lucha contra la contaminación por microplásticos, como se indica en el Acuerdo Verde Europeo y el nuevo Plan de Acción de Economía Circular. En el Plan de Acción para la Contaminación Cero, la Comisión estableció el objetivo de reducir la contaminación por microplásticos en un 30% para 2030".

Y detalla Bruselas que, "como parte de estos esfuerzos, la Comisión está trabajando para reducir la contaminación por microplásticos de diferentes fuentes: residuos y basura de plástico, liberaciones accidentales e involuntarias (por ejemplo, pérdida de pellets de plástico, degradación de neumáticos o liberación de la ropa), así como usos intencionales en productos".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso