Menú

La inmobiliaria que se ha quedado sin anuncios de alquiler: "En 30 años, nunca había visto algo así"

El fundador del Grupo Balbuena, en Gijón, asegura que "la Ley de Vivienda ha aniquilado la oferta" y los clientes hacen cola desesperados.

El fundador del Grupo Balbuena, en Gijón, asegura que "la Ley de Vivienda ha aniquilado la oferta" y los clientes hacen cola desesperados.
José Manuel Balbuena a las puertas de su oficina | JMB

Tal y como revela el último informe de Idealista, la polémica Ley de Vivienda aprobada por el Gobierno de Pedro Sánchez y sus socios ha terminado por espantar a muchos propietarios que, ante la limitación de precios y la impunidad okupa, han optado por retirar sus inmuebles del mercado del alquiler de larga duración. El resultado es una drástica caída de la oferta, amén de una subida de precios, que ha desatado una auténtica guerra entre los inquilinos por hacerse por con una de las escasas viviendas que se ofrecen en esta modalidad.

El caso de Arrecife, en Lanzarote -donde hasta 126 candidatos compiten por cada anuncio que se publica-, o el de Leganés, Fuenlabrada o Santa Coloma de Gramanet -ciudades, todas ellas, con más de un centenar de pretendientes por casa- pone de manifiesto la delicada situación del mercado. Sin embargo, hay muchas más localidades en las que encontrar un alquiler parece misión imposible. Y para muestra un botón: en Gijón, la conocida inmobiliaria del Grupo Balbuena hay meses que ni siquiera tiene un solo piso que ofrecer.

"Hay sitios como Madrid en los que puede ser más normal que haya problemas, porque va mucha gente de toda España a trabajar. Aquí, normalmente, con la oferta que había se cubría la demanda, pero la Ley de Vivienda ha aniquilado la oferta de alquiler de larga duración. Si pongo un anuncio, vuela, pero es que ni siquiera los hay", dice su fundador, José Manuel Balbuena.

Una situación inédita

Precisamente por eso, cada vez son más los que ni siquiera esperan a que se publique. "Hay días que tengo clientes esperando a la puerta de la oficina antes de abrir, gente desesperada por encontrar un alquiler de larga estancia. Y en 30 años, nunca había visto algo así -advierte-. Se ha vaciado la cartera. Desde la entrada en vigor de la ley, ha habido una reducción directa de entre el 30% y el 40%".

Según explica, los propietarios empezaron a preocuparse con la moratoria del decreto antidesahucios. "Venían a preguntarnos qué pasaba si los inquilinos no pagaban, porque les preocupa que se puedan declarar vulnerables; luego qué sucedía si les declaraban zona protegida o tensionada y, claro, esto ha hecho que mucha gente o sacara su piso del mercado y lo vendiera o se pasase al alquiler temporal o turístico, que aquí por ser zona de playa tiene mucho interés y da muchos menos problemas", explica Balbuena.

Como consecuencia de todo ello, por un lado, en Gijón no hay oferta para cubrir la demanda y, por otro, los precios están subiendo. "Y seguirán subiendo si no hacen nada -advierte-. Vamos, es una ley de primero de Económicas: si la demanda es muy superior a la oferta, el precio sube. De hecho, aquí antes el alquiler medio estaba en 500 euros y ahora estamos en 700-800 euros".

La única solución posible

Él, precisamente, estudió Económicas y no entiende cómo el Gobierno no se da cuenta de que, si quiere solucionar el problema, solo existe un camino: "Lo que tienen que hacer es dar incentivos para que esas viviendas vuelvan al mercado y solo volverán si se les da seguridad y hay una desregulación, porque ahora mismo se trata a los propietarios como unos especuladores crueles y aquí, por ejemplo, hay muchos jubilados que alquilan pisos para completar su pensión".

Por lo que respecta a los incentivos, hay expertos como José Ramón Zurdo, director de la Agencia Negociadora del Alquiler, que, además de esa desregulación y de acabar con la impunidad okupa, abogan por "rescatar las antiguas deducciones que había en el IRPF para fomentar la compra de primeras viviendas y de segundas, siempre que las compras de estas últimas se destinasen al alquiler".

Una medida que también apoya Balbuena. "Claro que sí, esa podría ser otra opción: que se dieran incentivos fiscales para que se volviera a optar por el alquiler de larga duración, pero es que se han cargado el mercado, así que no va a ser ni fácil ni rápido", advierte el empresario.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso