Crisis

Reforma del sistema o ruina

Creo que por primera vez en la historia de la UE un proceso electoral está salvando, aunque sólo sea por unas semanas, a un país de ser tratado con el rigor que merece. Me refiero a España. Tengo la sensación de que la UE nos está perdonando la vida por las próximas elecciones generales, aunque hay analistas económicos que no descartan la hecatombe antes del 20-N. Con todas las diferencias que se quieran, empieza a ser mayoritaria la opinión que nos sitúa al borde del precipicio económico. Nuestra situación es similar a la de Italia o, peor todavía, a la de Grecia. Por lo tanto, es menester que nadie saque pecho hasta el mismo día 20 de este mes, porque puede pasar cualquier cosa...

Y si aún no ha pasado "algo gordo", permítanme la expresión, es porque las autoridades de la UE nos ven como un país a la deriva y, sobre todo, sin un referente preciso con quién hablar. El PSOE está muerto y el PP aún no ha llegado. La UE espera a alguien con solvencia a quien dirigirle sus demandas. Mientras tanto, los políticos españoles hacen como si la cosa no fuera con ellos. Más aún, toda la clase política se dedica a los juegos florales en la campaña electoral sin atreverse a decirle a la sociedad que la crisis es, entre otras cosas, hambre, sudor y lágrimas por un lado, y nadie descarte, por otro lado, el corralito económico al modo argentino y cartillas de racionamiento. ¿Por qué tienen tanto miedo nuestros políticos a hablar con sinceridad y realismo? ¿Por qué tratan de engañarnos? ¿No será porque viven instalados en el presupuesto sin renunciar a sus prebendas?

Acaso para bajar de la nube "electoralista" a toda nuestra clase política, que es percibida por los ciudadanos españoles como el tercero de los diez grandes problemas de España, la Comisión Europea (CE) ha emitido un informe que pone a España en su preciso lugar, o sea, al borde del abismo económico del que no quieren hablar los políticos en campaña electoral. Según el informe de la CE, España no sólo no cumplirá el compromiso de déficit fijado en un 6% para 2011 y en un 3% para 2012, sino que los desequilibrios continuarán en 2013.

De todos los datos que salen en este informe, a todas luces realista y ajustado a las medidas estándares de la racionalidad económica, destaca uno que nos da la razón a quienes pensamos que el Estado de las Autonomías es inviable para que España salga de la crisis. En efecto, se reconoce explícitamente que el Gobierno central va en la buena dirección para cumplir su objetivo de déficit, como se refleja en los datos de ejecución presupuestaria, pero se esperan desviaciones importantes de los gobiernos regionales. La conclusión que podemos sacar del informe de la CE es clara: o reformamos radicalmente el sistema autonómico o iremos al desastre. ¿Qué necesitan los políticos españoles para plantearse una reforma radical de la Constitución y, de paso, del modelo autonómico?

El Sr. Maestre es filósofo y escritor. Su último libro publicado es La escritura de la política (2012). Miembro del panel de Opinión de Libertad Digital y comentarista de esRadio.

Acceda a los 5 comentarios guardadosClick aquí