oxígeno para la eurozona

La intervención de los bancos centrales desata la euforia en las bolsas

La Fed y el BCE se unen a otros cuatro organismos emisores para intentar detener el colapso crediticio en Europa facilitando liquidez en dólares.

Libre mercado

La intervención conjunta de los grandes bancos centrales aportando un suministro extra de liquidez en dólares ha provocado una inmediata en las bolsas mundiales. Los mercados de valores han saludado este miércoles la noticia con fuertes subidas, que en el caso de los europeos rozaban o incluso superaban el 4%. Incluso, a lo largo de la jornada se ha rumoreado en los parqués la posibilidad de que la noticia hubiera sido filtrada el pasado lunes, un día en el que también se produjeron importantes movimientos alcistas.

Sin duda, la noticia del día es el acuerdo por el que el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra (BoE), el Banco de Japón (BoJ), la Reserva Federal de EEUU y el Banco Nacional de Suiza han aprobado una serie de medidas coordinadas para garantizar el suministro de liquidez al sistema financiero global. Los bancos centrales explicaron que estas medidas pretenden "aliviar las tensiones en los mercados financieros y mitigar sus efectos en el suministro de crédito a los hogares y empresas, así como fomentar la actividad económica". Asimismo, las entidades precisaron que estas acciones coordinadas mejorarán su capacidad de proporcionar liquidez al sistema financiero global.

Lo acordado

En concreto, las seis entidades acordaron rebajar en medio punto porcentual el coste de sus actuales líneas de intercambio (swap) de liquidez en dólares, por lo que el nuevo precio, aplicable desde el 5 de diciembre, será el de la tasa del indicador de urgencia de swap del dólar (OIS por sus siglas eninglés) más 50 puntos básicos. A este respecto, el acuerdo alcanzado amplía la autorización para estas líneas de intercambio de liquidez en dólares hasta el 1 de febrero de 2013. Asimismo, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón, el BCE y el Banco Nacional de Suiza continuarán ofreciendo subastas a tres meses hasta nuevo aviso.

Como medida de contingencia, estos bancos centrales acordaron también establecer una línea swap de liquidez bilateral para suministrar fondos en cualquiera de sus jurisdicciones y en cualquiera de estas divisas "mientras las condiciones de los mercados así lo aconsejen", añadieron las entidades en un comunicado, donde apuntan que estos acuerdos estarán vigentes al menos hasta el 1 de febrero de 2013. "En estos momentos no existe necesidad, al margen de en dólares, de ofrecer liquidez en monedas distintas a las locales, pero los bancos centrales juzgan prudente hacer los preparativos necesarios para poder proporcionar este respaldo de liquidez tan rapidamente como surja la necesidad", precisaron.

El BCE explicó que el Consejo de Gobierno decidió en cooperación con otros bancos centrales establecer "una red temporal de líneas recíprocas de swap" que permitirán al Eurosistema facilitar a esos bancos liquidez en euros cuando fuera requerido, así como ofrecer operaciones para captar liquidez en yenes, libras esterlinas, francos suizos y dólares canadienses, además de las ya existentes en dólares.

Lo que sí debe quedar claro es que el acuerdo no cambia la situación de fondo de las entidades. Aquellas que tengan unas cuentas poco sostenibles siguen igual que hace una semana y sus necesidades de capitalización se mantienen. En el corto plazo, tendrán algo más fácil el acceso a los mercados, pero a medio plazo sus problemas siguen siendo igual de graves.

¿Qué es un swap entre bancos centrales?

La figura escogida para inyectar liquidez es la de un swap entre los bancos centrales. A través de este mecanismo, estos organismos intercambian divisas para posteriormente prestárselas a los bancos comerciales. De esta manera, la Fed entrega dólares al BCE a cambio de la cantidad equivalente en euros (por ejemplo, 140.000 millones de dólares por 100.000 millones de euros).

Las bolsas han reaccionado este miércoles al alza porque este movimiento facilitará la financiación de los bancos en el corto plazo. Cuando una entidad necesite dólares, el BCE estará en mejores condiciones para responder a su petición. En un momento en el que los mercados de crédito están congelados, todos aquellos que requieran de financiación en la divisa norteamericana tendrán más sencillo y más barato (se ha reducido el coste de estas operaciones en 50 puntos básicos) acceder a ella. De esta manera, la intención es que los bancos tengan la liquidez a corto plazo más o menos garantizada, aunque la solvencia general de cada entidad se mantendrá sin cambios.

Acceda a los 4 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular