O los pague en acciones

Bruselas pide a la banca española que reduzca dividendos

Estas recomendaciones se incluyen en el segundo informe sobre el rescate bancario español elaborado por Bruselas.

lm/Agencias

La Comisión Europea ha pedido este martes a los bancos españoles que reduzcan los dividendos o los paguen en acciones con el fin de reforzar su capital. Bruselas reclama además un plan de negocios "sólido" y "creíble" al banco malo al que se han trasferido los activos inmobiliarios de las entidades que han recibido ayudas de la UE (Sareb).

Estas recomendaciones se incluyen en el segundo informe sobre el rescate bancario español elaborado por Bruselas, en colaboración con el Banco Central Europeo (BCE) tras la visita de la troika a Madrid entre el 28 de enero y el 1 de febrero.

"Los bancos españoles deben adoptar políticas de dividendo prudentes reteniendo un mayor porcentaje de beneficios o pagando dividendos en acciones con el fin de generar capital adicional internamente", señala el informe del Ejecutivo comunitario.

"De hecho, algunos bancos han empezado a aplicar este tipo de políticas dirigidas a reducir el nivel de pagos a través de los dividendos en acciones. Sin embargo, este no ha sido el caso para todos los bancos en 2012, ya que algunos de ellos han aumentado sustancialmente su nivel de pagos e incluso pagado, en efectivo, más del 50% de sus beneficios actuales", apunta la Comisión.

El Ejecutivo comunitario reclama a los bancos españoles que mantengan colchones de capital adecuados y que incluso los aumenten al aplicar la futura norma de la UE sobre requisitos de capital para prevenir futuras crisis.

En cuanto a la Sareb, la Comisión aconseja "revisar adecuadamente su plan de negocios para definir los canales de venta más eficaces así como estrategias de negocio alternativas, que podrían incluir alquileres". También pide al banco malo que vigile que las entidades que han transferido sus activos los gestionen adecuadamente y que complete la contratación de su personal.

"Los bancos españoles han adoptado prácticas comerciales agresivas para vender sus propiedades inmobiliarias rápidamente anticipándose a la competencia con la Sareb. Por ello, es importante que la Sareb sea capaz de ofrecer a sus clientes condiciones de financiación en línea con las condiciones de mercado, para que pueda competir en igualdad de condiciones con los bancos", dice el informe.

Persisten los riesgos altos para la economía

La Comisión constata que España "ha cumplido hasta ahora las condiciones del programa (de rescate bancario) pese a la ambición de los plazos". "Debe preservarse el impulso reformista ya que los riesgos para la economía y el sector financiero siguen siendo altos", agrega.

Por lo que se refiere a los bancos que han recibido ayudas de la UE, el informe constata que los planes de reestructuración ya se han puesto en marcha y dice que ahora tanto las autoridades españolas como las europeas deben vigilar su puesta en marcha.

El número de sucursales y trabajadores continuó bajando durante el año pasado y ha alcanzado ya el nivel previo a la crisis. "Representa una reducción acumulada de alrededor del 13% desde diciembre de 2008 a septiembre de 2012 para los dos indicadores y ha aumentado la eficacia bancaria al reducir los costes operativos. En el sector de las cajas de ahorro, la ratio de eficiencia mejoró "significativamente" durante el último año al caer de 64% al 53%.

Por lo que se refiere a las reformas que afectan al conjunto del sector financiero, el informe constata que "están cerca de completarse en la mayoría de las áreas". No obstante, Bruselas pide "aplicar rápidamente" las que todavía están pendientes, en particular la reforma de la ley de cajas de ahorros, la revisión de los procedimientos de supervisión del Banco de España y las normas para limitar la concentración del crédito, aumentar las provisiones y mejorar el registro de créditos.

"En estos momentos, no hay motivos para prever desembolsos adicionales por parte del programa" de rescate bancario, señala el informe. "Se han realizado dos pagos hasta ahora por un importe total de 41.400 millones para la recapitalización de los bancos ayudados y la inyección de capital a la Sareb", recuerda.

"El resto de los bancos españoles o bien no se les diagnosticó un déficit de capital en los test de estrés o bien fueron capaces de cubrirlo por medios privados", señala.

Lo más popular