Los países sin salario mínimo pagan 1.000 euros más al mes que España

Una decena de países europeos carece de SMI (Suiza, Suecia, Alemania...). Su sueldo medio es un 65% superior al de España y su paro un 73% inferior.

Relacionado

El Banco de España (BdE) ha puesto el dedo en la llaga. En su Informe Anual 2012 publicado el viernes, la entidad monetaria recomienda esquivar, "excepcionalmente", el salario mínimo interprofesional (SMI) para poder combatir la histórica tasa de paro que sufre el país. Se trata, sin duda, de una medida relevante, ya que reducir o incluso eliminar dicho umbral, fijado artificialmente por el Gobierno, constituye uno de los grandes tabús del mercado laboral español.

Sin embargo, el BdE advierte al Gobierno de la necesidad de saltarse el SMI, de forma temporal y extraordinaria, para reducir el drama del desempleo de larga duración. Tras cinco años consecutivos de destrucción laboral, "la tasa de paro ha alcanzado tasas inaceptables y el riesgo de que las situaciones de desempleo de larga duración se hagan crónicas es muy preocupante, máxime si se considera la elevada incidencia de los jóvenes y de la población con baja cualificación en este colectivo", alerta la entidad. España cuenta ya con un paro superior al 27%, mientras que el desempleo juvenil asciende a algo más de 56%.

"Los logros alcanzados por la reforma laboral en materia de flexibilidad interna y de moderación salarial son esperanzadores, pero los resultados obtenidos en el impulso de la contratación no son todavía suficientes, aunque muy probablemente ésta sea una de las áreas en las que las medidas necesitan tiempo para desplegar todos sus efectos", añade.

Efectivamente, el empleo descendió un 4,4% interanual en 2012 como consecuencia de la crisis, hasta situarse en una tasa del 55,4% sobre la población activa, casi doce puntos por debajo de su nivel en 2007. El problema, sin embargo, no radica tanto en la destrucción de puestos de trabajo, cuyo ritmo fue similar a ejercicios pasados, como en la dificultad de regresar al mercado laboral, elevando la duración media de la situación de desempleo hasta más de 10 meses frente a los 5 meses de duración en 2007.

De esta forma, la incidencia del paro de larga duración se situó en un 52,4% del total de desempleados, siendo especialmente elevada en los colectivos de mayor edad y menor nivel de formación. "Este aumento en la duración media de los períodos de desempleo habría vuelto a elevar el componente estructural del desempleo", indica el informe.

Por ello, dada "la gravedad de la situación por la que atraviesa el mercado laboral aconseja mantener y profundizar el impulso reformador mediante la adopción de medidas adicionales que promuevan la creación de empleo a corto plazo y faciliten la flexibilidad de los salarios. Entre ellas, cabría explorar la posibilidad de establecer nuevas fórmulas que permitieran, en casos especiales, la desviación temporal respecto a las condiciones establecidas en la negociación colectiva, o mecanismos excepcionales para evitar que el salario mínimo actúe como una restricción para grupos específicos de trabajadores con mayores dificultades para su empleabilidad", como los de larga duración. Asimismo, el BdE estima que "también se deberían dar pasos adicionales para asegurar que la reducción del alcance de las cláusulas de indexación salarial no se revierta en fases de crecimiento económico".

Las recomendaciones del organismo en materia laboral coinciden parcialmente con las realizadas recientemente por la Comisión Europea y algunos expertos en la materia. Entre otras, destaca la posibilidad de introducir el contrato único, reformar las políticas activas de empleo, reducir las cotizaciones sociales y, especialmente, esquivar el SMI y/o aplicar los conocidos minijobs.

Salario mínimo en España y la UE

En comparación con otros países europeos (dividido en 12 pagas), el SMI en España asciende a 753 euros al mes en 2013, inferior al de Luxemburgo (1.874,19), Bélgica (1.501,82), Irlanda (1.461,85), Países Bajos (1.456,2), Reino Unido (1.264,25), Francia (1.430,20) o Eslovenia (783,66), aunque superior al de Malta (697,42), Grecia (683,76), Portugal (565,83) o la mayoría de países del Este.

Los defensores del salario mínimo argumentan que este umbral favorece a los trabajadores menos cualificados, ya que les garantiza un determinado umbral de ingresos. De hecho, uno de sus lemas habituales consiste en afirmar que la rebaja o eliminación del SMI condenaría a sueldos de miseria a millones de trabajadores, pero se trata de una mera falacia:

  • El nivel salarial no lo determina el Gobierno por ley sino que depende de la productividad.
  • El salario mínimo en España, en realidad, ronda los 14.000 euros al año, poco menos de 1.200 euros al mes, casi el doble que el SMI, una vez sumados todos los costes laborales que debe sufragar la empresa.
  • El SMI es un umbral mínimo, fijado arbitrariamente por el Estado, por lo que su eliminación no afectaría a los actuales trabajadores, cuyo salario es igual o superior a éste y ha sido establecido por el mercado. Es decir, el que hoy cobra 2.000 euros no va a cobrar 500 porque se elimine el SMI, ya que su sueldo ha sido fijado por la oferta y la demanda.
  • La eliminación del SMI beneficiaría a los parados menos capacitados, cuya productividad es inferior a dicho umbral, ya que facilitaría su contratación.

Países sin salario mínimo

De hecho, muy al contrario de lo que se piensa, no todos los países europeos aplican un salario mínimo y, lo más curioso, es que los que carecen de este umbral arbitrario gozan de unas condiciones laborales muy superiores a las que existen en España.

En concreto, un total de diez países del Viejo Continente carecen de SMI y, además de contar con un salario medio mucho más alto que el español, gozan de una tasa de paro muy inferior a la nacional: en Suiza, el sueldo medio ronda los 4.500 euros al mes, mientras que el paro apenas ronda el 3,2%; en Noruega, 3.644 euros al mes y 3,7% de paro; Dinamarca, 3.572 euros y tasa del 7%; Finlandia: 2.459 euros, 8,2%; Alemania: 2.421 al mes y 5,4% de desempleo; Suecia: 2.382 euros y 8,4%; Austria: 2.056 euros y 4,9%; Islandia, 2.000 euros al mes y 5,6%; Italia, 1.898 euros y 12%; y Chipre, con 1.657 euros al mes y un paro del 15,6%.

En España, el salario medio es de 1.615 euros brutos al mes y el paro supera el 27%. Es decir, en los países sin salario mínimo, los trabajadores cobran un 65% más de media que los españoles (1.045 euros extra al mes), y registran una tasa media de paro de apenas el 7,4% (un 73% inferior a la española).

En Libre Mercado

    Lo más popular