Menú

La hemeroteca 'desnuda' al polémico Miguel Ángel Revilla

Su gestión de Gobierno no ha estado exenta de escándalos que ahora no duda en denunciar desde la oposición.

100
El ex presidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla | Archivo

A lo largo de su carrera política reciente, Miguel Ángel Revilla ha ocultado de forma sistemática su pasado franquista. El ex mandatario cántabro ha afirmado incluso que se significó en la universidad como un opositor al régimen, lo que habría sentado muy mal a su padre. No obstante, la hemeroteca revela que Revilla fue delegado comarcal del Sindicato Vertical y que participó en numerosos actos públicos del régimen, en los que pidió participar "en la olimpiada mundial de las ideologías con la nuestra, que no es otra que la del fundador de la Falange. Y aunque algunos países sigan poniéndonos condicionamientos y objeciones políticas, debemos mantenernos inflexibles". Revilla también hablaba en aquellos actos de "exportar y actualizar el pensamiento de José Antonio Primo de Rivera".

Si Revilla no ha conseguido ocultar sus vínculos con el franquismo, tampoco se puede decir que haya logrado silenciar los escándalos de su gestión de gobierno en Cantabria. A continuación, algunos ejemplos del despilfarro registrado durante su paso por la Presidencia (2003-2011, en coalición con el PSOE):

  • En 2004, el Gobierno de Revilla gastó 35 millones de euros en un proyecto de fibroyeso que acabó en la ruina. El Ejecutivo compró el 30% del capital social de una empresa que no llegó a producir nada y acabó en suspensión de pagos tras haber despedido a 77 trabajadores.
  • En 2007, la Administración de Revilla creó la Fundación Comercio Cantabria para "dinamizar el comercio" en la región. Tras gastar más de 20 millones de euros, apenas 500 de los 9.000 comercios cántabros se afiliaron a la entidad.
  • En 2010, se confirmó que Pablo Coto, que presidió el Consejo Económico y Social del Gobierno de Revilla, se gastó 25.000 euros en copas y comilonas. El gasto fue imputado a la tarjeta de crédito del organismo, al igual que ocurrió con otros miles de euros destinados a pagar taxis y conductores. Coto fue cesado por el Ejecutivo de Revilla dos años después de que se conociesen estos polémicos gastos.
  • En mayo de 2011, tras el cambio de gobierno, el Ejecutivo de Ignacio Diego reveló que la gestión de Revilla dejó un agujero de 440 millones de euros en las cuentas públicas.
  • También en mayo de 2011 se publicó que Revilla gastó más de un millón de euros para construir un aeródromo en una zona en la que no pueden aterrizar las avionetas debido a la proximidad de un parque eólico.
  • En 2013, salió a la luz que, en su última legislatura, el Gobierno de Revilla y el PSOE fraccionó pagos para intentar ocultar que gastó en comidas y dietas casi cuatro millones de euros. La Consejería de Presidencia, directamente vinculada a Revilla, gastó 224.000 euros en comprar anchoas con el dinero de los contribuyentes.
  • También en 2013 se publicó que la Administración Revilla ocultó facturas por 200 millones de euros a través de la red de empresas públicas del Gobierno cántabro. Revilla, que a menudo habla de transparencia y buena gestión, cebó la administración paralela para camuflar de este modo importantes compromisos de gasto que ahora salen a la luz. Es importante recordar que, durante su Presidencia regional, las empresas públicas autonómicas no pararon de crecer, pasando de 32 en 2007 a 45 en 2011.
  • Entre 2003 y 2011, diversos contratos fraccionados del Gobierno de Revilla intentaron camuflar gastos de hasta 10,5 millones de euros. La empresa que recibió los contratos diseñó todas las campañas electorales del partido de Revilla, el PRC. Entre los gastos sufragados por el contribuyente, encontramos 3.500 bolas de chocolate (20.235 euros), cestas de Navidad (32.000 euros), pulseras de silicona para 450.000 personas (103.000 euros), camisetas promocionales (240.000 euros), etc.
  • Una empresa pública del Gobierno de Revilla pagó la decoración de casas de sus directivos. El coste superó los 35.000 euros, cargados al bolsillo de los cántabros.

Otras contracciones de Revilla

En 2009, Miguel Ángel Revilla afirmó que "hay un millón y medio de españoles que no quiere trabajar". Refiriéndose a los desempleados, el entonces mandatario de Cantabria afirmó que no tener trabajo durante un año conduce a "costumbres nocivas, como salir por las tardes a jugar la partida o al bingo".

En marzo de 2011, el Gobierno de Revilla concedió un permiso para que Cantabria explorase la energía por fracturación hidráulica, más conocida como fracking. Dos años después, el propio Revilla no ha dudado en presentarse en manifestaciones contra dicha técnica de producción energética.

Semejante contradicción resulta chocante, pero la hemeroteca guarda muchas más. Por ejemplo: si hoy escuchamos a Revilla hablando sobre las preferentes, no hace tanto leíamos que Caja Cantabria emitía 143 millones de euros en emisiones de participaciones preferentes. Peor aún: ahora que Revilla despotrica del sistema financiero y de los paraísos fiscales, conviene recordar que en 2011, cuando el ex presidente cántabro ocupaba la Vicepresidencia del Ejecutivo regional, Caja Cantabria emitió otros 30 millones de euros en preferentes a través de una filial en las Islas Caimán denominada Cantabria Capital Limited.

Una última noticia de archivo: en 2010, Miguel Ángel Revilla aprobó una subida del tramo autonómico del IRPF… De la que excluyó a los integrantes de su Gobierno, fijando el aumento impositivo ligeramente por encima de sus salarios.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: '¿Qué aplaudían?'
    2. Bronca entre un bosnio y un independentista en Twitter
    3. El diestro Antonio Ferrera se niega a banderillear al pitarse en Bilbao la bandera de España
    4. El mosso que abatió a los cuatro islamistas de Cambrils es un exlegionario
    5. Antoni Puigverd, a los medios de Madrid: "¡No os reprimisteis ni cuando la sangre de los muertos era tibia!"
    0
    comentarios

    Servicios