La trampa estadística que oculta el verdadero peso de los impuestos

La metodología empleada subestima en un 22% el impacto de los tributos sobre nuestros bolsillos.

Efe

A la hora de hablar del peso de los impuestos en España y otros países, la medida estadística a la que solemos acudir es la que compara la recaudación tributaria con el tamaño del Producto Interior Bruto. Sin embargo, tal y como explica Nima Sanandaji, "la carga que soportan los contribuyentes es muy superior a lo que pueda parecer de acuerdo con este indicador".

Sanandaji entiende que una forma más adecuada de estudiar el peso de los impuestos sobre la economía pasa por expresar la recaudación tributaria en relación con la renta nacional, agregado que suma las distintas retribuciones de los distintos factores nacionales de producción. Aplicar este método a nuestro país arroja conclusiones interesantes.

Así, tomando como referencia el periodo que va de 2010 a 2013 vemos que la presión fiscal expresada como el peso de la recaudación impositiva sobre el PIB suma el 32%, mientras que el cálculo sugerido por Sanandaji, comparando los ingresos tributarios con la renta nacional, eleva este indicador hasta el 39%.

Por tanto, dando por buena la metodología de Sanandaji, la incidencia de los impuestos en el bolsillo de las familias y las empresas es un 22% mayor de lo que reflejan las mediciones habituales sobre esta cuestión.

Según el Plan Presupuestario que el gobierno ha enviado a Bruselas, la presión fiscal habrá alcanzado el 34,1% del PIB en 2015. Aplicando el diferencial del 22% que arrojan los cálculos de Sanandaji, el umbral en el que quedaría el esfuerzo de los contribuyentes llega al 41,6% de la renta nacional.

En Libre Mercado