Menú

¿Qué pasaría si Guindos, Sevilla y Garicano se encierran en una habitación?

Desde el punto de vista económico, la distancia entre las tres formaciones no es tan pronunciada como podría parecer.

60
El programa económico que podrían pactar Sevilla, Guindos y Garicano | LD

Aunque el cálculo político hace difícil creer en la posibilidad de un acuerdo a tres bandas entre PP, PSOE y Ciudadanos, lo cierto es que, desde el punto de vista económico, la distancia entre las tres formaciones no es tan pronunciada como podría parecer.

Tal y como planteaba Manuel Llamas en Twitter, parece razonable pensar que figuras como Luis de Guindos, Jordi Sevilla o Luis Garicano serían capaces de pactar un programa económico si sus respectivos líderes políticos les diesen la oportunidad de iniciar una ronda de negociaciones.

¿Por qué puntos pasaría esa hipotética negociación? Libre Mercado entiende que habría cuatro aspectos clave para el entendimiento "a tres": la reforma laboral, la austeridad fiscal, los impuestos y los servicios públicos.

Reforma laboral

El PP ha defendido su reforma laboral a capa y espada, esgrimiendo la creación de empleo de los últimos años como el mejor argumento a favor de su gestión. Por su parte, el PSOE y Ciudadanos han defendido la urgencia de simplificar radicalmente el número de contratos de trabajo para reducir la desigualdad en el mercado laboral.

Quizá la llave para un acuerdo en este tema la tiene el PSOE. A Jordi Sevilla le gusta la idea de una reforma en la que solamente quedasen en pie tres modalidades de contratación: la indefinida, la temporal y la de formación. Ciudadanos aboga por un contrato único, pero evidente que una simplificación así podría ser suficiente.

En la mesa quedarían otras cuestiones. Quizá la más fácil de abordar sería la de la "mochila austriaca", mientras que la más compleja sería la de la negociación colectiva. No obstante, respetando el espíritu de flexibilidad de la reforma de 2012, una solución de consenso no parece imposible de acordar.

Austeridad fiscal

La polémica sobre el cumplimiento de los objetivos presupuestarios fijados por Bruselas ha puesto de manifiesto que PSOE y Ciudadanos son conscientes de que el gobierno no puede incurrir en desviaciones fiscales como las que se han dado en los primeros cinco años de la crisis. No obstante, el grueso del discurso socialista en los últimos años se ha basado en denunciar la "austeridad" y los "recortes" del gobierno del PP.

Así las cosas, el acuerdo en este capítulo pasa por partir de un principio irrenunciable: el del cumplimiento de los objetivos de déficit. A partir de ahí, PSOE y Ciudadanos podrían trazar las "líneas rojas" que considerasen oportunas a cambio de que los presupuestos reflejasen año tras año un balance entre ingresos y gastos acorde con lo que la Unión Europea exige a Bruselas.

Para respaldar el pacto "a tres", las tres formaciones podrían presentar un frente común y arrancar de los socios comunitarios el compromiso de flexibilizar ligeramente los objetivos de déficit. El gobierno de España ya lo logró en 2012... y los miedos en Bruselas a la irrupción de Podemos se antojan suficientes para que las instituciones europeas concedan un cierto alivio en materia de objetivos de déficit.

Impuestos

En el plano tributario, el PSOE se ha presentado con un mensaje ambiguo; por tanto, obtener el "sí" de Sevilla pasaría por acordar medidas con más calado político que económico. Un ejemplo lo tenemos en la propuesta de bajar el IVA cultural, defendida con más o menos fuerza por las tres formaciones. Otro ejemplo lo tenemos en el Impuesto de Patrimonio, para el que Ciudadanos y PSOE quieren un tipo mínimo nacional.

El consenso "a tres" en el IRPF sería algo más difícil de conseguir, ya que el PSOE no ha planteado ninguna medida en este campo. Quizá PP y Ciudadanos podrían alcanzar un entendimiento en este punto acotando sus propuestas de rebaja a las rentas medias y bajas.

Por otro lado, en el Impuesto de Sociedades se podría encontrar una solución "a tres" basada en bajar el tipo general del gravamen a cambio de reducir deducciones.

Servicios públicos

En gran medida, PP, PSOE y Ciudadanos respaldan el llamado "Estado del Bienestar". La diferencia, quizá, estriba entre el discurso de máximos que tienden a adoptar los socialistas y la postura más pragmática que caracteriza a PP y Ciudadanos.

El primer paso para cerrar un acuerdo "a tres" podría ser la renuncia a nuevas políticas de ajuste. El PP ya asumió este compromiso a mediados de 2014, por lo que ese "guiño" al PSOE no debería resultar difícil de conseguir.

Quedaría pendiente en este campo la incorporación de algunos cambios solicitados por Ciudadanos, que probablemente se centrarían en lograr un pacto educativo pensado para el medio o largo plazo.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Malestar en la Policía con los Mossos por la falta de coordinación
    2. Un solo agente de los Mossos abatió a cuatro de los terroristas en Cambrils
    3. Abaten a cinco terroristas después de que atentasen en Cambrils
    4. La Generalidad intenta 'catalanizar' los atentados de Barcelona y Cambrils
    5. Los comerciantes de las Ramblas: "¿Por qué no había bolardos?"
    0
    comentarios

    Servicios