Menú

Los taxistas a Uber y Cabify: "Un bote, dos botes, cucaracha el que no bote"

Cuatro asociaciones madrileñas de taxistas han convocado una multitudinaria manifestación en la capital y 2 horas de paros.

0
Una pancarta de la manifestación | LD

La guerra del sector del taxi contra las plataformas de alquiler de conductor continúa. Este jueves las cuatro asociaciones madrileñas de taxistas han convocado una multitudinaria manifestación y 2 horas de paros. La marcha ha partido a las 11:00 horas de la Plaza de Colón y ha concluido a las 13:00 en Cibeles, donde sus líderes han entregado en el Ayuntamiento de Madrid un escrito para la alcaldesa Manuela Carmena.

El objetivo de la movilización es "reclamar al Ayuntamiento de Manuela Carmena y su Concejala de Movilidad, Inés Sabanés, una decidida apuesta por el taxi en la movilidad de los madrileños que dé un giro de 180 grados a su actual política favorecedora de la privatización de dicho servicio para su prestación mediante vehículos de alquiler con conductor (VTC) organizados por las multinacionales Uber y Cabify".

Los taxistas piden al Ayuntamiento de la capital que "deje de actuar de manera irresponsable, atacando a 15.700 taxistas, la gran mayoría trabajadores autónomos, en favor de grandes multinacionales extranjeras que tienen sus sedes fuera de España y no van a tributar en el país", tal y como señala la nota de prensa que publicaron en pasado lunes.

En la misiva dirigida a Carmena también señalan "la incapacidad de los agentes municipales para controlar y vigilar las malas praxis" de los conductores de Uber o Cabify "de lo que resulta un escenario de ley de la jungla".

Los convocantes de la movilización son la Asociación Gremial del Taxi de Madrid (AGATM), la Federación Profesional del Taxi de Madrid (FPTM), la Asociación Madrileña del Taxi (AMT) y Élite Taxi Madrid.

"La llegada de Ahora Madrid nos llenó de esperanza"

El presidente de la Asociación Gremial del Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal, ha pedido a Manuela Carmena que "no trate con multinacionales que vienen a sustituir el servicio del taxi privatizando el transporte de viajeros", según ha declarado a Libre Mercado. También se ha mostrado decepcionado con la actuación de Ahora Madrid ante sus peticiones."La llegada de Podemos o Ahora Madrid nos llenó de esperanza porque pensábamos que iba a haber más municipalidad y más servicio público. No nos cabe en la cabeza que apoyen a estas empresas porque va en contra de su ADN", ha asegurado.

Leal considera que sí es posible convivir con los conductores que posean licencias VTC "siempre que cumplan las normas". Uber y Cabify exigen a sus conductores la posesión de estas licencias para poder operar. "No son taxis y no pueden trabajar como taxis. No pueden pararse en la puerta de un hotel o una discoteca a captar clientes o circular por la ciudad, y lo están haciendo", añade debajo de una pancarta que lleva escrito VTC=App.

En la misma línea va Guillermo Marquina, el secretario de Élite Madrid cuando le preguntamos si es posible la convivencia. "La VTC siempre ha existido, pero no son taxis. No pueden, por ejemplo, estar circulando por la ciudad, tienen que tener una hoja de ruta", asegura. Élite Taxi nació en el año 2014, a partir de la huelga general del taxi en la que también se clamaba contra la irrupción de Uber y es conocida como la asociación más extremista del sector, algo que niega rotundamente Marquina."No somos radicales", declara.

"La cucarachas están en Atocha"

Sobre los desperfectos y las agresiones que denuncian algunos conductores de estas apps, el secretario de Élite Madrid asegura que "no me constan. El sector esta crispado y puede haber enfrentamientos pero también hay taxis que aparecen con roturas de cristales y no señalamos a nadie". Respecto a las 3.000 licencias VTC que podría dar luz verde la Justicia en los últimos meses, Marquina cree que sería "una fatalidad para taxistas y los que ya tienen VTC. No hay pastel para tantos". En Madrid hay 15.000 taxis frente a 2.000 licencias VTC.

Élite es una de las asociaciones más activa en las denuncias de las supuestas actividades ilegales de los conductores de Uber o Cabify. De hecho, en su página de Facebook suben sistemáticamente vídeos de la Policía pidiendo la documentación a estos chóferes. "No les perseguimos. Trabajamos, detectamos y denunciamos", señala Marquina.

Ante el discurso conciliador de los portavoces de las asociaciones, algunos de los eslóganes de los participantes han sido menos amistosos llegando a descalificar a sus competidores. "Un bote dos botes, cucaracha el que no bote", han cantado en varias ocasiones. El término cucaracha es empleado por los taxistas para referirse a los conductores de Uber o Cabify, cuyos coches de lujo suelen ser de color negro. "Las cucarachas está en Atocha ofreciéndose como taxis. Esto ya es lo último", decía uno de los encargados al micrófono.

Entre los asistentes también había opiniones enfrentadas sobre cómo abordar la llegada de las apps y las licencias VTC. "Que se vayan las VTC fuera de España, que se larguen de aquí que vienen a robarnos", clamaba un taxista quien aseguraba a este periódico que el verdadero objetivo de Uber es acabar con los taxis para después "poner lo precios que les de la gana". Este profesional asegura que "no hay forma de convivir. Se tienen que marchar de aquí porque nos quieren comer nuestro trabajo".No ha dudado en calificar de "rastreros" y "arrastrados" a los taxistas que han abandonadola profesión para convertirse en conductores de Uber o Cabify. Sin embargo, otro de los manifestantes rechazaba los descalificativos hacia sus competidores. "Los conductores de Uber no son los responsables de esto, no son mis enemigos, ellos se están ganando la vida, pero el problema es que no estamos en igualdad de condiciones", asegura.

En general, la manifestación se ha desarrollado sin incidentes entre gritos de "si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra" o "el taxi unido jamás será vencido", silbatos, petardos y bombas de humo de colores. Avisan que en abril y mayo volverán a la carga.

Más tensa ha sido la jornada de 12 horas de huelga de taxistas que se ha vivido hoy en Barcelona. Los taxistas de la Ciudad Condal también claman contra la liberalización del sector y la llegada de las plataformas de chóferes, pero algunos han llegado a lanzar objetos a su llegada al Ayuntamiento de Ada Colau.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Los dos 'palos' que esperan a los pensionistas del futuro (y de los que nadie les avisa)
    2. Marhuenda confunde a Rajoy con el mismísimo Dios
    3. Pedro Sánchez cambia el Congreso por el programa de Ferreras
    4. La incómoda pregunta de Antonia dell'Atte a Ana Obregón sobre Alessandro Lecquio
    5. Úrsula Corberó posa "en tetis" y desafía la censura de Instagram
    0
    comentarios

    Servicios