Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

¿'Ruido de sables' en Grecia?

La sustitución de la plana mayor del Ejército heleno ha provocado una oleada de críticas en la oposición, desatando los rumores de ruido de sables en Grecia.

0

El pánico financiero que causó el martes el inesperado anuncio de celebrar un referéndum en Grecia sobre las condiciones del nuevo plan de rescate, abriendo la puerta a que el país salga del euro, llegó a tapar relativamente una decisión política de importante calado: la renovación de la cúpula militar helena.

El Gobierno de Atenas relevó el martes por la tarde a la plana mayor de las Fuerzas Armadas a propuesta del ministro de Defensa, Panos Beglitis, durante una reunión extraordinaria del Consejo Gubernamental de Asuntos Externos y Defensa (KYSEA). Beglitis propuso los cambios de los jefes del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea: como nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército se ha nombrado al teniente general Michalis Kostarakos; en la jefatura del Ejército se ha nombrado al teniente general Konstantinos Zazias; de la Fuerza Aérea a Antonis Tsantirakis; y de la Marina a Kosmas Christidis.

En la reunión del KYSEA estuvo presente el primer ministro griego, George Papandréu, y aunque, oficialmente, no se alegó ningún motivo que justificase este relevo, fuentes del Ministerio de Defensa griego declararon posteriormente a Efe que dicha reunión "estaba prevista desde hace tres días" y que "los cambios de la cúpula se habían decidido hace unos 20 días".

Explicación oficial

Tras dicha renovación comenzaron a circular todo tipo de rumores acerca de un posible golpe de Estado debido al descontento que reina en el país por las consecuencias de la crisis financiera y, sobre todo, los recortes de gasto público -que también afectan al Ejército-. "Se trata de una lista de militares que han pasado su vida en las Fuerzas Armadas" y, según esta misma fuente, los cambios deberían de haberse producido ya el pasado agosto. "Desde que el presente Gobierno asumió el poder hace dos años no se habían hecho los cambios y no hay nada parecido a un peligro de golpe de Estado," afirmó.

Otras fuentes oficiales señalan, además, que no se trata de "nada extraño". En Grecia es "práctica habitual" renovar la cúpula militar al completo cuando se produce o prevé un cambio de Gobierno, de forma que cada partido coloca a sus mandos favoritos al frente de las Fuerzas Armadas. Dada la creciente debilidad del Ejecutivo de Papandréu, que se podría ver obligado a dimitir si no logra apoyo parlamentario para sacar adelante su referéndum, el primer ministro está otorgando "favores políticos mientras todavía pueda".

De este modo, "los candidatos elegidos también tienen la oportunidad de ocupar la primera línea del Ejército, al menos hasta que el nuevo Gobierno los sustituya por otros mandos afines a su propio partido", aclaran. Efectivamente, la cúpula militar saliente fue nombrada en agosto de 2009 por el anterior Ejecutivo conservador, poco antes de celebrarse las elecciones generales que otorgaron el poder a los socialistas del PASOK.

Críticas de la oposición

Hasta aquí la versión oficial, pero ésta no ha aplacado del todo la incertidumbre que ha generado dicho movimiento, en un momento en el que Grecia se dirime entre seguir dentro o fuera de la Unión Monetaria.

Así, por ejemplo, todos los grupos de la oposición han criticado duramente esta renovación militar: el partido conservador Nueva Democracia se comprometió a "no reconocer los cambios anunciados" si llega al Gobierno, ya que se trata de un "acto antidemocrático que se dirige contra los intereses nacionales"; el Partido Comunista exigió explicaciones claras sobre esta destitución; la formación Laos calificó los nombramientos de "políticamente indecentes y moralmente inaceptables", agregando que "pocas horas antes de la caída del Gobierno, los mandos de las fuerzas armadas se han roto totalmente"; por último, la Coalición de Izquierda Radical (Syriza) dijo que era inaceptable que el ministro de Defensa decidiera sobre una cuestión tan importante en un momento como el que vive actualmente el país.

Descontento militar

Además, pese a que Atenas reafirma que la decisión ya se había tomado hace tiempo, ésta ha cogido por sorpresa a numerosos mandos militares e, incluso, miembros del propio Ejecutivo de Papandréu. Y es que, el reemplazo se podría haber acelerado como consecuencia del creciente malestar existente en el Ejército tras los recortes presupuestarios sufridos.

A finales de septiembre, cerca de 2.000 militares que ya no se encuentran en activo se manifestaron contra el Gobierno por la reducción del 30% que han sufrido sus pensiones, debido a la exigencias de austeridad que dicta al país heleno la UE y el FMI. Incluso, durante ese acto de protesta, 300 de esos militares retirados llegaron a irrumpir en la sede de Defensa. El ministro Beglitis denunció entonces este tipo de acciones como actos de "intimidación antidemocrática" llevadas a cabo por "el Estado dentro del Estado", llegando incluso a ordenar al fiscal de la Corte Militar de Atenas la apertura de una investigación preliminar para comprobar si tales protestas podían constituir algún tipo de delito contra las instituciones militares.

Además, por primera vez, la semana pasada se canceló el tradicional desfile militar que se celebra todos los años en la norteña ciudad de Salónica, uno de los eventos más emblemáticos en el calendario político de Grecia, debido, precisamente, al malestar existente.

Causas de la incertidumbre

La cuestión es que, pese a las explicaciones ofrecidas, los rumores sobre las causas de esta renovación se han disparado en las últimas horas, tanto en los medios nacionales e internacionales como en la red, lo cual no es de extrañar si se tienen en consideración, al menos, tres factores: el peso del Ejército griego; el reciente pasado de dictadura militar; y los diversos informes existentes que alertan sobre la posibilidad de un golpe de Estado o algún tipo de régimen autoritario.

1. El peso del ejército

Grecia, uno de los países más militarizados de la UE debido a la tensión geopolítica que mantiene con su vecina Turquía, cuenta con cerca de 400.000 militares, entre activos y reservistas, un ratio de 37,1 por cada mil habitantes, tan sólo superado por Rusia.

2. Pasado militar

El país heleno estuvo bajo el mando de una junta militar conocida como el Régimen de los Coroneles desde 1967 a 1973. Desde entonces, las fuerzas armadas han estado sometidas a una estricta vigilancia bajo mando civil. De ahí, precisamente, que los jefes del Ejército sean a menudo seleccionados en base a su lealtad al partido, algo muy propio del tradicional sistema de clientelismo político que opera en Grecia.

3. Efectos de la crisis: revueltas y golpes militares

Pero, sin duda, el elemento de mayor preocupación entre los analistas internacionales radica en el caos social y político que podría provocar un agravamiento de la crisis helena, ya sea por una intensificación de las revueltas sociales en contra de las reformas y las medidas de austeridad, ya sea por la hipotética declaración de un estado de excepción en caso de quiebra y salida del euro.

Así, por ejemplo, un informe de la CIA estadounidense alertaba el pasado mayo de un posible golpe militar en caso de que se agravaran las protestas y aumentara la escalada de violencia en las calles en contra de los recortes públicos, hasta el punto de que el Gobierno de Atenas pudiese perder el control de la situación, según informaba el diario alemán Bild.

En este sentido, hace ya algunos meses, en una carta abierta enviada al Gobierno, la Asociación de Apoyo y Cooperación de las Fuerzas Armadas del Estado, una importante asociación profesional de militares en activo, mostraba su "desconfianza" y "preocupación" hacia las "intenciones del Estado". El pasado febrero, según el diario Athens News, el Ejército heleno llevó a cabo un simulacro en el que los soldados se enfrentaban a los manifestantes que desde hace tiempo ocupan las calles de Atenas.

Pero ahora se podría producir una situación diferente: los efectos sociales que conllevaría el abandono del euro. Un reciente informe de UBS, titulado La ruptura del euro: consecuencias, alertaba sobre este hipotético escenario, concluyendo lo siguiente: la separación o desintegración de zonas monetarias comunes suele producirse con la concurrencia de algún tipo de "gobierno autoritario o militar para contener o reprimir el desorden social" e, incluso, una "guerra civil" por el estallido de un gran caos social, según casos acontecidos en el pasado.

En este sentido, el número dos del ejecutivo heleno, Theodoros Pangalos, llegó a advertir hace escaso meses de que "si dejamos el euro habría que defender los bancos con tanques", haciendo así una alusión explícita a la participación del Ejército para contener el posible estallido social que causaría el consiguiente corralito financiero.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Así es como Podemos quiere boicotear tus compras del Black Friday
    2. El Supremo rechaza que una mujer indemnice a su exmarido por ocultarle que no era el padre de su hijo
    3. La vergüenza de Marlaska: hasta Rahola condena los ataques a Llarena
    4. Las ocho grandes mentiras de los políticos sobre el Impuesto de Sucesiones
    5. El PSC se aviene a formar parte del último juguete separatista: el Espacio de diálogo
    0
    comentarios
    Acceda a los 8 comentarios guardados

    Servicios