Menú

El Gobierno planta cara a los sindicatos a unas horas de la huelga general

De Guindos asegura que no se tocará "ni un ápice" de la reforma laboral; Pastor pide que no se secunde el paro.

LIBRE MERCADO
0

El Gobierno y los sindicatos han aprovechado las horas previas a la huelga general para medir sus fuerzas, al menos en el terreno dialéctico. Como si de dos boxeadores se tratase, lanzándose amenazas durante la ceremonia del pesaje previa al combate, los ministros y los secretarios generales de CCOO y UGT se han pasado la jornada previa al paro enviándose mensajes. Los púgiles cruzarán los puños este jueves; el miércoles previo, el 28-M, ha servido de calentamiento.

De esta manera, el tono de Ignacio Fernández-Toxo y de Cándido Méndez se ha elevado bastante respecto al utilizado en la última huelga general, la del 29 de septiembre de 2010, con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Su mensaje ha sido claro: ni se comprometen a garantizar los servicios mínimos, ni están dispuestos a respetar el derecho de los españoles a ir a trabajar, que según ellos están supeditado al derecho de huelga.

Mientras, el Ejecutivo ha respondido en dos direcciones. Por un lado, llamando a los españoles a trabajar y a no secundar la huelga. En este sentido, Ana Pastor ha solicitado a los ciudadanos que "arrimen el hombro" y acudan a trabajar. Mientras, los ministros del área económica se han centrado en las causas de la convocatoria. Montoro ha asegurado que el Gobierno "no cederá" ante la presión sindical y Luis de Guindos ha afirmado con rotundidad que no se cambiará ni "un ápice" de la reforma laboral tras el 29-M.

Ahora, la clave es saber cuál de los dos contedientes sale victorioso de la jornada y si alguno cede en sus posiciones a partir del próximo viernes. Han sido muchos los gobiernos que se han achantado tras una huelga general y han retirado la normativa que no gustaba a las grandes centrales. En medio están los empresarios, los creadores de riqueza que tanto necesita la economía española, temen los daños que los piquetes informativos de los sindicatos puedan realizar en los negocios de aquellos que se atrevan a abrir sus puertas.

Montoro: "No" se cederá

Cristóbal Montoro, ha asegurado este miércoles que el Gobierno "no va a ceder" ante la huelga general porque supondría "profundizar" una crisis que ya ha destruido muchos empleos. "La disyuntiva no es una huelga general más o menos seguida, la disyuntiva es salir de la crisis o no salir de la crisis, eso es lo que está en juego", ha afirmado el ministro en declaraciones a los medios de comunicación en los pasillos del Congreso.

Según ha dicho, ese es el sentido de la reforma que está promoviendo el Gobierno y que está sometida a las aportaciones que los grupos políticos puedan hacer durante su trámite en el Parlamento. Es en el ámbito parlamentario y no en la calle donde Montoro considera que se debe hacer la reflexión política sobre la reforma laboral. "La huelga por supuesto es un elemento propio de la democracia, del Estado de Derecho, pero no es un elemento de debate político para hacer retroceder al Gobierno, ése no es el sentido, el sentido es llevar las iniciativas pertinentes a un Cámara", ha dicho al respecto.

Montoro ha insistido en que la situación que atraviesa el país es "límite" que obliga al Gobierno a acometer reformas "que modernicen los mercados esenciales, incluido el laboral, y modernicen las relaciones laborales".

De Guindos: no se cambiará "un ápice"

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha asegurado que el Gobierno no modificará "un ápice" la reforma laboral tras la huelga general convocada para mañana por los sindicatos en rechazo a la norma. "Con independencia de lo que se defina como éxito o fracaso de la huelga, el Gobierno no va a modificar un ápice de la reforma", dijo De Guindos en una conferencia organizada por ABC, Deloitte y Ferrovial. El ministro incidió en que el objetivo de la reforma laboral es poner fin al elemento diferencial de la economía española respecto al resto de países europeos: su elevada tasa de paro y generación de desempleo.

De Guindos subrayó que el Gobierno "respeta absolutamente" el derecho de huelga y espera de igual forma que se respete el derecho a trabajar, por lo que redoblará esfuerzos para garantizar éste último. "Espero que sea un día pacífico para que todos puedan ejercer sus derechos, a la huelga o a trabajar", enfatizó. Sobre el papel de los sindicatos en la crisis y la convocatoria de la huelga general, el ministro dijo que "no tienen que estar en el Consejo de Ministros ni en la calle, sino haciendo su trabajo", tratar de mejorar las condiciones de trabajo.

Pastor: "Arrimar el hombro"

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha pedido este miércoles a los ciudadanos que "arrimen el hombro" y no secunden la huelga general convocada para mañana, aunque ha reiterado su "respeto" al derecho a la huelga, según ha declarado en el marco de su comparecencia en la Cámara Baja.

Preguntada por la jornada de huelga general, Pastor señaló que desde el departamento que dirige se ha intentado "equilibrar" el derecho a la huelga con los derechos de movilidad de los ciudadanos. "Ese es mi compromiso y en eso estoy contribuyendo", destacó la ministra, haciendo referencia a los servicios mínimos pactados por Fomento y los sindicatos el pasado fin de semana.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation