Menú

Los propietarios niegan que el castillo de Drácula esté en venta

Bram Stoker se basó en la figura de Vlad el empalador y el castillo de Bran para crear su legendaria novela "Drácula".

Libre Mercado
11
El castillo de Bran

Los amantes de Drácula o de "Vlad el empalador" tendrán que esperar para poder vivir en uno de los castillos más famosos del mundo. Pese a que varios medios informasen este martes de la posible venta del castillo del Conde Drácula, el abogado de la familia dueña del inmueble ha desmentido esta posible venta. Situado en Rumanía, el castillo de Bran es uno de los lugares más siniestros del planeta. El castillo se dio a conocer al mundo a partir de la novel de Bram Stoker, el Conde Drácula, que forjó a raíz del malvado personaje histórico "Vlad el empalador", también conocido como "Vlad Draculea".

"El artículo es una recopilación establecida sobre informaciones publicadas en internet hace años", ha asegurado el abogado, según la agencia de noticias rumana Mediafax. No obastante, el abogado reconoce que, en alguna ocasión, el Estado ha tanteado a la familia pero reitera que "el castillo no está en venta".

La historia del castillo

Todas las investigaciones apuntan a que realmente el castillo de Bran no fue jamás su residencia oficial -sólo pasó dos noches en las mazmorras durante la ocupación otomana-, pero el misticismo que genera el castillo fue usado por Stoker a la hora de crear su siniestro personaje de ficción.

La historia real de Vlad, un señor de la guerra rumano, se ubica en el siglo XV. Sus enemigos apodaron con tal sobrenombre a Vlad por su obsesión a empalar a sus enemigos. Según la leyenda negra llegó a ajusticiar a más de 100.000 personas. El castillo de Bran conocería la ira del malvado Vlad, cuando inició una campaña contra los sajones de Brasov, colones de origen germano que se guarecían en el famoso castillo.

En este caldo de cultivo, Stoker ideó la figura elegante -e incluso seductora- del vampiro más popular de todo el orbe. El escritor británico jamás viajó a Rumanía -por increíble que parezca- pero se cree que Stoker conoció el castillo a partir de un libro: "Transilvania: sus productos y su gente".

En donde si hay consenso es en que el castillo Brad es sin duda al que hace referencia Stoker, ya que no hay ninguno de similares caracteríticas en todo el orbe. La fortaleza construida por los Caballeros de la Orden Teutónica, en torno al 1212, es hoy propiedad del Archiduque Dominic, que, cansado de invertir en su mantenimiento, ha decidido ponerla a la venta. Debido a la ingente cantidad de millones, la firma inmobiliaria Herzfeld y Rubin está intentando contrarreloj buscar nuevo casero a esta mansión que cada año recibe medio millón de turistas.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco