Menú

Las marcas de mujer, a la 'caza' de los hombres

Las firmas de ropa y complementos tradicionalmente femeninas lanzan líneas de hombre.

5
Las firmas tradicionalmente femeninas lanzan líneas de hombre | LIBERTAD DIGITAL

Las firmas de moda de mujer conquistan al público masculino. Las marcas más vendidas de nuestro país han visto en el hombre un nuevo nicho de mercado aún por explotar y una larga lista de ellas se ha aventurado en la creación de sus propias líneas de moda masculina.

Stradivarius ha sido la última en anunciar la puesta en marcha de una colección de prendas y complementos para chicos. El año de lanzamiento será el 2017. La firma de moda joven de Inditex ha comenzado ya el proceso de selección del equipo comercial y de diseño de esta línea que irá dirigida a clientes de entre 20 y 30 años con "un estilo urbano y cosmopolita".

De las siete enseñas propiedad de Inditex, Stradivarius será la quinta en comercializar vestuario para ambos géneros. La firma de ropa interior Oysho y la firma premium del grupo que preside Amancio Ortega, Uterqüe, son las excepciones.

Entre las que tienen como sus clientes a los hombres y a las mujeres se encuentra Bershka, una marca creada en el año 1998 y pensada para chicas adolescentes. Pero no fue hasta el año 2002 cuando la firma decidió dedicarle un espacio en sus tiendas a los chicos.

Los casos opuestos fueron los de Pull&Bear y Massimo Dutti, que nacieron con el público masculino como su cliente potencial. Ambas fueron adquiridas por el gigante textil gallego en el año 1991 y enseguida se adaptaron a las mujeres. Pull&Bear, la enseña que confecciona ropa casual añadió la línea femenina en 1998 y Massimo Dutti en 1995.

Otro asunto distinto fue también el de Zara, la estrella de Inditex, que comenzó sus inicios con con todas las secciones que tiene en la actualidad: hombre, mujer y niño.

No todo es Inditex

Lejos del universo Inditex son muchas las firmas que se han embarcado a diversificar sus líneas de moda a través de la moda masculina.

La primera fue la catalana Mango, que lanzó en enero del año 2008 su primera colección masculina y la bautizó como HE by Mango, en alusión a la expresión latina Homini Emerito, que significa "hombre que disfruta de una recompensa debido a sus méritos". El primer lanzamiento, fue de 46 prendas de estilo casual y urbano a las que puso imagen el modelo vasco Jon Kortajarena.

A finales de 2014, la compañía decidió rebautizar HE by Mango como Mango Man, aunque sólo cambió la nomenclatura porque la presencia de la firma masculina siguió presente tanto en las tiendas de ropa de mujer, como en los ocales propios.

La firma de moda de bajo coste Shana también se ha diversificado. Controlada por el empresario Julián Imaz, Shana nació en el año 2010 en Cataluña para competir entre el público femenino. Cuatro años después, en 2014, Shana se introdujo entre el público masculino.

El caso más llamativo es el de Blanco, la cadena fundada por Bernardo Blanco Solana en 1960 en Bilbao. En el año 2009, la firma de moda juvenil femenina se embarcó en la aventura de incluir al género masculino entre su clientela, pero no funcionó. Comenzaron por los básicos y siguieron ampliando colecciones hasta que en 2013 abandonaron la producción y comercialización por las bajas ventas.

La firma de moda de bajo coste Shana también se ha diversificado. Controlada por el empresario Julián Imaz, Shana nació en el año 2010 en Cataluña para competir entre el público femenino. Cuatro años después, en 2014, Shana se introdujo entre el público masculino.

Los motivos de este fenómeno

Existes varias claves que explican el esfuerzo de las firmas de moda más asequibles en la conquista del público masculino. La crisis económica, unida al cambio en los hábitos de compra de los hombres, que comienzan a incluir en su vestuario ropa que no es considerada como de marca son unas de las principales.

"Tradicionalmente el hombre siempre ha tendido a comprar un producto más caro que la mujer, enfocado a la marca clásica, y la crisis le ha obligado a buscar otras opciones más económicas", explica Jorge Redondo, el bloguero y estilista de Muyfan.

Además el experto considera que "los grandes gigantes se han dado cuenta de que el crecimiento del mercado masculino es exponencial y muy rentable. Las ventas son mucho más fáciles, el hombre no piensa tanto lo que compra, el producto, aunque sea de bajo coste, es más caro siempre al ser de hombre". Redondo añade que a diferencia del público femenino "que tiene muchas más opciones para comprar, en el sector masculino hay mucha menos competencia, por lo que es lógico que quieran acaparar ese segmento".

Para Adriana Rodríguez, editora de Time for Fashion en Elle, uno de los motivos de este cambio de tendencia es el aumento del interés de los hombres por la moda. "El hombre de hoy ya no es ese que iba detrás de su novia o esposa cargando con las bolsas o esperando pacientemente a que salga del probador. Al hombre actual le preocupa su imagen e incluso le ha cogido el gusto a eso de ir de compras y elegir él mismo la ropa y complementos que más le favorecen. Esto, unido al surgimiento de pasarelas de moda exclusivamente masculinas o el auge de la nueva sastrería que convive con el streetwear hacen más grande el universo masculino", explica.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. En vivo: El golpe separatista en directo
    2. Dani Rovira asegura sentir "vergüenza" de ser español
    3. Imanol Arias, en la quiebra: "Lo he vendido todo"
    4. Barcelona amanece repleta de pancartas con la bandera española y la leyenda "Sí a España"
    5. La Guardia Civil desarticula el 1-O y el separatismo se echa a la calle
    0
    comentarios

    Servicios