Menú

El pago con el móvil, a un paso de su implantación

En los últimos meses, las aplicaciones que permiten el pago por móvil se han multiplicado.

En los últimos meses, las aplicaciones que permiten el pago por móvil se han multiplicado.

Atrás quedaron los tiempos de la cartilla bancaria y sus actualizaciones en el cajero. El sector de la banca está viviendo una época de transformación digital y actualmente es posible consultar los movimientos de nuestras cuentas bancarias, hacer una transferencia o gestionar los ahorros en nuestro smartphone desde el autobús, metro o la consulta del médico. No sólo eso. El siguiente paso ha sido el pago a través del móvil. Actualmente contamos con la tecnología necesaria para usar el smartphone como si de una tarjeta o monedero se tratase. De hecho, en los últimos meses, las aplicaciones o funcionalidades que permiten este tipo de pago se han multiplicado y se espera que sean el paso definitivo para la implantación de esta tecnología en nuestro país.

La tecnología NFC para pagar por el móvil en comercios

La tecnología NFC (Near Field Communication) o tecnología de conexión por contacto fue la impulsora del pago por el móvil. Se trata de una tecnología inalámbrica que funciona a corto alcance, conectando dos dispositivos simplemente al mantenerlos a una distancia cercana (unos 10 cm) o con un toque entre ellos. Nació pensada para teléfonos y dispositivos móviles con finalidades como la identificación, recogida e intercambio de información y sobre todo, el pago. Actualmente la usamos a diario en tarjetas de identificación, abonos transporte o tarjetas contactless.

Así, para pagar por el móvil en comercios es imprescindible que, por un lado el establecimiento disponga de un TPV NFC y por otro, que el smartphone cuente con una SIM NFC o un chip NFC y se instale la app o funcionalidad que permita realizar la compra con el móvil. Tras esto, para confirmar el pago bastaría con abrir la app, elegir la tarjeta que queramos utilizar y acercar el teléfono al TPV contacless. Dependiendo de la funcionalidad que se elija, el pago se confirmará mediante un código de seguridad o bien, con la huella dactilar.

El problema de la fragmentación

Sin embargo, España no es un ejemplo de implantación del pago por el móvil. De hecho, según señala el estudio Total Retail 2016 realizado por la consultora PwC, en España sólo el 8% de los ciudadanos reconoce utilizar el pago por el móvil, frente al 77% que usa el metálico y el 56% las tarjetas de débito.

Y esto a pesar de las numerosas aplicaciones y funcionalidades que existen para este tipo de pago. Samsung Pay ha llegado a España recientemente, y Android Pay y Apple Pay se espera que lo hagan en los próximos meses. Además, prácticamente todas las entidades financieras han creado individualmente sus propias apps de pago a través del móvil para sus clientes. También los operadores de telefonía e incluso los propios comerciantes para facilitar el pago en sus puntos de venta, como ha ocurrido recientemente con Mango e Inditex.

Y es que ninguna empresa ha querido perderse la posibilidad de participar en esta solución de pago. Algo que más que ser una ventaja, parece haberse convertido en un inconveniente para el usuario. No todas las soluciones de pago por el móvil permiten integrar las mismas tarjetas, pagar en todos los establecimientos o ser instaladas de manera universal, independientemente del banco del que se sea cliente. Esto puede generar confusión en el usuario al tener que utilizar distintas funcionalidades para pagar con el móvil en diferentes sitios, además de desconfianza por tener que introducir los datos de su tarjeta en diversas plataformas.

Bizum, la apuesta común de la banca

Y ante tal fragmentación del mercado, surge una apuesta que pretende unificar este servicio. Recientemente se ha lanzado Bizum, un proyecto lanzado por el casi todo el conjunto de la Banca española que nace con el objetivo de convertirse en la funcionalidad universal para todos los usuarios. Y es que se espera que Bizum esté presente en casi la totalidad de las entidades bancarias que operan en España. Actualmente ya está operativo en 17.

Aunque por ahora Bizum sólo funciona para el pago entre particulares (como ya hacen otras aplicaciones como Twyp, de ING Direc), la novedad reside en que pronto cubrirá todas las necesidades habituales de pago, según informa Ángel Nigorra, CEO de la compañía: "pago entre particulares en esta primera fase lanzada en octubre, más comercio físico y tiendas online, funcionalidades que se lanzarán en los próximos meses", declara.

El pago entre particulares a través del móvil

Otro de los pagos que es posible hacer mediante el móvil es entre particulares, o peer to peer. A través de diversas aplicaciones es posible enviar y recibir pagos de manera inmediata desde el móvil, sólo con introducir un número de teléfono y sin necesidad de conocer el número de cuenta del destinatario. Twyp, del banco ING Direct, y Bizum permiten realizar este tipo de transacciones.

En concreto, Twyp puede usarlo cualquier usuario, independientemente de la entidad de la que sea cliente. De hecho, según señala el director de Medios de Pago de ING Direct, Gonzalo Caselles, actualmente cuenta con unos 300.000 usuarios, de los que el 40% no son clientes de la entidad.

La seguridad del pago por el móvil frente a la tarjeta

Al hablar de pagos, transacciones y demás operaciones bancarias, la seguridad es uno de los aspectos que más preocupa a los usuarios. Más aún si hablamos de banca electrónica. Sin embargo, en el caso del pago a través del móvil diversos expertos opinan que puede llegar a ser incluso más seguro que el pago tradicional con una tarjeta. La explicación a esto es que la información y los datos de la tarjeta nunca salen de la app o la funcionalidad ni se muestran en el comercio donde hacemos la compra. Además, aunque en algunos casos la identificación del usuario se hace mediante un código PIN, también puede hacerse mediante la huella dactilar e incluso con tecnología de reconocimiento facial, o incluso de voz, lo que hace que la transacción sea mucho más segura.

En cuanto a los datos del usuario, desde aplicaciones como Twyp o Bizum señalan que la protección es total. "Twyp almacena los datos bajo los más estrictos controles de seguridad y en cumplimiento de las leyes y normativas de privacidad. En ningún caso es posible acceder a la información completa de la tarjeta ni del IBAN desde la propia aplicación", declara Gonzalo Caselles, director de Medios de Pago de ING Direct.

Todas las finanzas en 'smartphone'

La comodidad de poder pagar en una tienda sin ir hasta el cajero a sacar efectivo, o incluso sin llevar las tarjetas en la cartera, son algunas de las ventajas que tiene el pago por el móvil. Y es que gracias a los dispositivos móviles y la banca electrónica gestionar nuestras finanzas es mucho más sencillo. "Las aplicaciones móviles cada vez nos permiten acceder a más ámbitos de nuestras finanzas y de una manera más rápida. Antes, para hacer una transferencia, activar una tarjeta o incluso contratar un préstamo teníamos que acudir físicamente a la entidad. Ahora todo eso podemos hacerlo desde nuestro smartphone con nuestras claves personales y en apenas unos minutos", declara Fernando Summers, CEO del comparador, Rastreator.com.

Si quieres saber más sobre el pago por el móvil, puedes leer el reportaje completo en este enlace.

En Libre Mercado