Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

¿Puede España aplicar un tipo único del 20% o 30% en el Impuesto sobre la Renta?

La idea del flat tax ha recibido apoyos de todo tipo, incluyendo a distintos políticos de PP, PSOE y VOX. 

0
Propuesta sobre la mesa | Europa Press

En las últimas semanas, Italia se ha enfrascado en un debate fiscal que gira en torno a la posibilidad de sustituir su Impuesto sobre la Renta por un nuevo sistema tributario acorde a los principios del impuesto de tarifa plana, también conocido como flat tax. Esta idea ya ha sido desarrollada en decenas de jurisdicciones, incluyendo países miembros de la Unión Europea como las repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania.

En España, la posibilidad de introducir un impuesto sobre la renta de tipo único ha seducido a figuras relevantes de la izquierda y la derecha. Existen discrepancias sobre el gravamen exacto que debería fijarse, puesto que las distintas propuestas de flat tax que hemos conocido parten de distintos objetivos recaudatorios. Sin embargo, sí parece haber un grupo heterogéneo de voces que reclama la apertura de este debate.

En el plano académico, el director de Estudios Tributarios de Funcas, José Félix Sanz, ha defendido una reforma fiscal que no supondría un flat tax puro, pero sí simplificaría el IRPF hasta dejarlo en apenas dos tramos de imposición, del 25% y el 35%. Otra propuesta que surgió del terreno de la investigación fue la que presentaron Josep Pijoan-Mas y Marta González en 2005. Dicho trabajo fue divulgado por el CEMFI, un centro de estudios dependiente del Banco de España. Pijoan-Mas y González defendían un flat tax del 20% que dejaba exento de imposición el 25% de la renta disponible de cada contribuyente.

Propuestas de izquierda y derecha

En las filas de la izquierda, la última propuesta de calado que hemos conocido en esta línea corresponde al difunto David Taguas, que en 2014 publicó en la editorial Deusto el libro Cuatro bodas y un funeral. El que fuera ejecutivo de BBVA y Jefe de la Oficina Económica de Moncloa entre 2006 y 2008 abogó en dicho libro la adopción de un tipo único del 35%, con un mínimo exento de 12.000 euros. Esta propuesta también ha sido defendida a lo largo de los años por el ex ministro de Industria, Miguel Sebastián. El ex ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, ha coqueteado también con esta idea, aunque sus menciones a la misma datan de 2002-2003.

Por el flanco de la derecha, Vox presentó en 2015 un manifiesto que incluía la adopción de un tipo fiscal único del 21%. Aquella propuesta dejaba exentos los primeros 12.000 euros, el mismo umbral fijado por Taguas, aunque aplicaba un tipo más bajo al ir acompañada de distintas propuestas de reducción del gasto. Algo parecido ha defendido recientemente el popular José Ramón Bauzá, que ha constituido la corriente Regeneración Liberal coincidiendo con el proceso de primarias que está celebrando el partido azul. El ex presidente balear, que firmó un documento programático al alimón con Percival Manglano, defiende que su partido debería abrazar la idea de aplicar una tarifa plana del 20% en el IRPF y el Impuesto de Sociedades.

Hay, por tanto, un curioso fenómeno de transversalidad en el debate sobre la simplificación del Impuesto sobre la Renta. La pregunta es si los cambios políticos que está viviendo nuestro país permitirán que el debate sobre esta cuestión vaya a más o si, por el contrario, nos quedaremos al margen de una conversación fiscal que ya ha llegado a Italia tras conquistar decenas de países.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios