Menú

La receta de la izquierda para pagar las pensiones: otro impuestazo de hasta 50.000 millones al año

PSOE y Podemos coinciden en la necesidad de subir o crear nuevos impuestos para hacer frente al mayor gasto derivado de los baby-boomers.

0
PSOE y Podemos coinciden en la necesidad de subir o crear nuevos impuestos para hacer frente al mayor gasto derivado de los baby-boomers.

Los grandes partidos coinciden en mantener el actual sistema de reparto, a excepción de Vox, que apuesta por poner en marcha una profunda reforma para transitar hacia un sistema mixto de capitalización. Además, defienden revalorizar las pensiones en función del coste de la vida, pero las diferencias estriban en cómo financiar el aumento de gasto en pensiones que se producirá en los próximos años como consecuencia del declive demográfico y el retiro gradual de la generación del baby boom.

Y es aquí donde las estrategias varían, ya que se pueden adoptar medidas para contener el gasto, como elevar de nuevo la edad de jubilación, contener la revalorización de las pensiones o ampliar el período de cálculo de la pensión a toda la vida laboral, al tiempo que se introducen incentivos para prolongar la actividad, o bien subir y crear nuevos impuestos con el fin de elevar la recaudación. Este última propuesta es por la que se inclinan los partidos de izquierda, incluido el PSOE, que ha vuelto a poner encima de la mesa la posibilidad de aplicar otra tasa para financiar las pensiones futuras.

Es difícil cuantificar la cuantía de dicho impuestazo, ya que, por el momento, los partidos no han ofrecido propuestas concretas, pero lo que sí existen son cálculos sobre el coste adicional que tendrá que soportar la Seguridad Social tras la jubilación de los baby boomers. Según las estimaciones de la Autoridad Fiscal (AIReF), el progresivo envejecimiento de la población añadirá un gasto extra de entre dos y cuatros punto del PIB hasta 2050, entre 25.000 y más de 50.000 millones de euros anuales, tras la suspensión del Índice de Revalorización de las Pensiones, de modo que el gasto total en pensiones representará cerca del 15% del PIB.

La cuestión es: ¿cómo financiarlo? Aunque el PSOE no incluye medidas específicas en su programa electoral, el gurú económico de Pedro Sánchez, Manuel de la Rocha, señaló en un debate celebrado el pasado martes por el Consejo General de Economistas que su partido estudia la posibilidad de crear un impuesto específico para sufragar las pensiones durante los años de jubilación del baby boom, a partir de 2030 y durante los siguientes 20 años de tensión del sistema.

En su día, el PSOE –e incluso el PP de Mariano Rajoy– ya barajó la opción de aplicar un "recargo solidario" al estilo del vigente en Francia, que supone una subida fiscal de entre el 5% y el 10% sobre todo tipo de asalariados, incluidos pensionistas y desempleados, afectando tanto a rentas del trabajo como plusvalías, rentas del capital y hasta prestaciones. El PP de Pablo casado, sin embargo, se ha desmarcado de esta particular senda.

Podemos, por su parte, incluye diversos aumentos de impuestos para elevar la recaudación destinada a pensiones, desde destopar las cotizaciones sociales, disparando los tributos que soportan las rentas medias y altas, hasta crear un nuevo Impuesto sobre los Grandes Patrimonios, entre otras muchas subidas que incluye su programa.

Asimismo, la formación En Comú Podem plantea diseñar un impuesto finalista sobre las transacciones financieras y los bancos para incrementar los ingresos de la Seguridad Social, así como eliminar las deducciones fiscales sobre los planes de pensiones, entre otras medidas.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot