Menú

Así ha sido el vuelo más largo del mundo: 20 horas y 16.000 kilómetros

La aerolínea Qantas Airways está trabajando en minimizar el peso de los aviones para viajar con la cantidad concreta de combustible.

Patricia Malagón
0
La aerolínea Qantas Airways está trabajando en minimizar el peso de los aviones para viajar con la cantidad concreta de combustible.
Pasajeros en un avión | Pixabay/CC/RyanMcGuire

Para aquellos que tengan miedo a volar o que no les gusten mucho los aviones, la ruta directa de Nueva York a Sídney no es la más recomendable. El pasado domingo, 20 de octubre, un Boeing 787-9 Dreamliner batió un nuevo récord del mundo al volar más de 16.000 kilómetros sin escalas. Para conseguir tal hazaña, la aeronave, operada por Qantas Airways, se mantuvo en el aire 20 horas y atravesó 15 husos horarios diferentes. Pero, además, no fue un vuelo normal, ya que hubo científicos para analizar el comportamiento de la tripulación y de los pasajeros.

Este vuelo es uno de los tres trayectos experimentales que conforman el Proyecto Amanecer de Qantas. La aerolínea está trabajando en minimizar el peso de los aviones para viajar con la cantidad concreta de combustible. La idea de la compañía es crear líneas regulares directas desde Australia a Londres y Nueva York. Actualmente, para viajar a tierras australianas desde Europa o Estados Unidos es necesario hacer escala en algún país.

Un problema que enfrenta la aerolínea es el del agotamiento del personal. La empresa deberá contar con el permiso del regulador de aviación civil de Australia para permitir que la tripulación pueda está más de 20 horas en cabina. La empresa también tendrá que crear un nuevo acuerdo con los pilotos y el resto de la tripulación para poder dar luz verde a esas líneas directas.

Experimento científico

En este vuelo, y en los otros dos más que se harán bajo el proyecto, los medios y científicos analizarán el comportamiento del personal de tripulación, de los pilotos y de los pasajeros. Buscarán conocer el estado de alerta y monitorear el sueño, la comida y el resto de necesidades básicas.

En cuanto a los pasajeros, se buscará estudiar más en profundidad el fenómeno del jet-lag, causado por el desajuste horario. Quieren encontrar fórmulas que reduzcan las consecuencias de los cambios horarios bruscos. De hecho, a los pasajeros de este vuelo se les ha dado una bolsa con medicamentos como: tabletas de melato, un medicamento contra la ansiedad, Xanaz y gafas emisoras de luz P ropeaq, que sirven para devolver al cuerpo a la normalidad. El jet-lag afecta a una gran parte de los 4.300 millones de pasajeros aéreos. Se espera que la cantidad de viajeros se duplique en 2037, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo.

Con todo ello, este vuelo no solo es el más largo del mundo, sino que servirá también para conocer el estado físico y mental de los pilotos y trabajadores y para encontrar fórmulas que disminuyan los efectos del jet-lag.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios