Menú

Portugal pone fin a su 'oasis fiscal' para los jubilados

El Gobierno de Antonio Costa ha decidido aplicar un impuesto del 10% para aquellos jubilados que cobren una prestación de su país de origen.

0
El Gobierno de Antonio Costa ha decidido aplicar un impuesto del 10% para aquellos jubilados que cobren una prestación de su país de origen.
Una calle de Lisboa | David Alonso Rincón

Desde el año 2009, Portugal se había convertido en un oasis fiscal para aquellos jubilados extranjeros que vivían en el país luso como "residentes no habituales". Hasta ahora, un jubilado que estuviera a caballo entre Portugal y otro país, como España, evitaba pagar impuestos tanto en Portugal como en su país de origen.

El Gobierno de Antonio Costa ha decidido poner fin a esto imponiendo un impuesto del 10% para aquellos jubilados que cobren una prestación de su país de origen y residan en Portugal como "no habituales". Hasta ahora, los ciudadanos en esta situación podían evitar pagar impuestos en ambos países debido a un vacío legal existente.

Sin embargo, la nueva normativa planteada por el gobierno socialista portugués hará que todos los jubilados extranjeros tengan que pagar esa tasa del 10% sobre la renta. La parte positiva para los afectados es que la ley no tendrá carácter retroactivo.

El paraíso de los residentes no habituales

Portugal tiene una normativa mediante la cual los residentes no habituales tributan al 20% por las rentas obtenidas en territorio portugués y están exentos de pagar al fisco por sus pensiones, tanto en Portugal como en el país de origen. Desde 2009, el número de españoles residentes en Portugal se ha disparado un 46%. En total, unos 6.300 pensionistas españoles viven el país vecino.

Sin embargo, la presión de Bruselas y de otros países ha hecho que Costa se haya visto obligado a retocar esta situación. "Portugal ha lanzado un plan agresivo para captar jubilados del mundo. Tan agresivo que les quita los impuestos y que ha puesto en solfa el sistema de bienestar social nórdico", señalaba Iñaki Ortega, director de Deusto Business School en Madrid al diario 65ymás.

Hasta ahora, el Gobierno portugués permitía cobrar la pensión de forma bruta sin retenciones durante diez años con la única condición de vivir en el país durante 183 días como mínimo al año. Lo más atractivo de esto era que los pensionistas que decidieran rescatar sus planes de pensiones privados lo podían hacer sin pagar nada en impuestos.

En Libre Mercado

    Servicios