Menú
Sergio Brabezo

Defender a los autónomos de Pedro Sánchez

Bonificar las cuotas de los autónomos mientras dure esta crisis sanitaria es una obligación, el camino correcto para ayudarles a superar el bache y salir lo antes posible de la recesión.

Sergio Brabezo
0
Bonificar las cuotas de los autónomos mientras dure esta crisis sanitaria es una obligación, el camino correcto para ayudarles a superar el bache y salir lo antes posible de la recesión.
Mercamadrid, a pleno rendimiento, en una imagen de archivo I PromoMadrid, Max Alexander

El Gobierno ha paralizado la actividad económica casi en su totalidad en un intento de frenar el coronavirus. Vivimos un parón sin precedentes que ha hundido la afiliación a la Seguridad Social, restándonos hasta 834.000 cotizantes, lo que significa menos músculo para afrontar las necesidades económicas. Y frente a ello, el Ejecutivo de Pedro Sánchez sigue sin generar certidumbre y sin tomar las decisiones necesarias para que los autónomos y las pymes puedan sobrevivir.

Mientras autonomías como la Comunidad de Madrid han marcado el paso al Gobierno a la hora de restringir la movilidad y a la de tomar decisiones económicas, Sánchez e Iglesias van a trompicones y ponen sobre la mesa desde subidas de impuestos hasta nacionalizaciones. Madrid, en cambio, con un Gobierno liberal, acaba de aprobar la bonificación total de las cuotas de los autónomos afectados por el covid-19 durante marzo y abril –a propuesta del vicepresidente, Ignacio Aguado–, y nuevas medidas para garantizarles liquidez inmediata.

Necesitamos defender a los autónomos para que el tejido empresarial resista el frenazo, ya que ni el Boletín Oficial del Estado genera empleo ni el buenismo financia, por ejemplo, la sanidad pública, a pesar de la propaganda de Pablo Iglesias. Afrontamos una tormenta perfecta con shock de oferta, shock de demanda y una profundización en la información asimétrica. En una economía como la nuestra, se multiplican las pérdidas por servicios ofrecidos que se han quedado sin vender (alojamiento, oferta hostelera, paquetes vacacionales o turísticos, transportes, congresos, etc.). En otras palabras, nuestros autónomos han incurrido en costes que no les van a generar un beneficio, lo que amenaza con llevarlos a la quiebra.

Quiero exponer tres razones por la cuales las cuotas de los autónomos deben ser bonificadas:

1. Prohibirles trabajar por razones sanitarias tiene cierta lógica; pero obligarles a asumir gastos sin ninguna compensación, no.

2. Hasta los más liberales protegen su tejido empresarial. El Gobierno de Singapur, por ejemplo, aprobó recientemente medidas que incluyen la protección al trabajador autónomo, emprendedor o autoempleado por un monto de 30.700 millones de euros (llevando su déficit al 7,9% del PIB), porque reconoce que sin empresas no hay futuro.

3. La evidencia empírica demuestra que durante un shock negativo de oferta bajar o anular impuestos es la única solución. El reconocido economista Robert Barro lo explicó en su obra Macroeconomics (1984): reducir o congelar el pago de impuestos provoca un aumento productividad que ayudará a expandir la oferta.

En conclusión, si el Gobierno de Sánchez no hace nada, alguien debe coger las riendas. Desde la Comunidad de Madrid hemos liderado la respuesta al coronavirus y hemos abierto el camino de las soluciones económicas. Bonificar las cuotas de los autónomos mientras dure esta crisis sanitaria es una obligación, el camino correcto para ayudarles a superar el bache y salir lo antes posible de la recesión. Sánchez no ha tomado esa decisión, pero sí lo ha hecho Madrid, porque nosotros no vamos a dejar a los autónomos en la estacada.


Sergio Brabezo, portavoz adjunto de Cs en la Asamblea de Madrid.

En Libre Mercado

    Servicios