Menú

Los cinco engaños con los que Sánchez justifica su sablazo fiscal a los españoles

El informe "España 2050" está repleto de aseveraciones sesgadas con las que se pretende justificar el "estallido fiscal" del sanchismo.

0
El informe "España 2050" está repleto de aseveraciones sesgadas con las que se pretende justificar el "estallido fiscal" del sanchismo.
Pedro Sánchez quiere más subidas de impuestos | EFE

Esta semana se ha presentado el documento "España 2050", un informe encargado por el gobierno de Pedro Sánchez a un grupo de economistas, científicos o sociólogos que, como ha explicado Libre Mercado, coinciden plenamente con los postulados del Ejecutivo y recomiendan un auténtico "estallido" en materia impositiva.

Sin embargo, las recomendaciones realizadas están lejos de tener el debido rigor y, de hecho, incurren en todo tipo de bulos para justificar el "sablazo fiscal" que quiere sacar adelante Sánchez. En el Impuesto sobre la Renta, por ejemplo, el documento considera que su volumen de recaudación se ve afectado "por la existencia de ciertos beneficios fiscales", pero no plantea en absoluto el verdadero motivo por el cual este tributo recauda menos en España que en otros países de nuestro entorno: a saber, un nivel de paro que duplica el promedio europeo y que lastra de forma significativa el potencial de ingresos derivados de un gravamen así. De hecho, según los cálculos realizados por BBVA Research, los niveles de recaudación se elevarían tanto que España mejoraría su saldo presupuestario en 60.000 millones de euros, al obtener más ingresos y también atender menos gastos. En la misma línea, los informes del Instituto de Estudios Económicos señalan que la fiscalidad sobre las rentas trabajo supera el promedio europeo una vez se considera el peso del empleo informal y del paro, de modo que la ansiada "armonización" no se producirá incrementando la recaudación entre quienes ya aportan al sistema, sino haciendo lo propio entre los millones de españoles que están fuera del mercado de trabajo, bien por su participación en la "economía sumergida", bien por su situación de desempleo.

Sobre el Impuesto de Sociedades, el informe argumenta que sus ingresos han disminuido hasta situarse en niveles similares a los que se alcanzaban en 2006. Entre los motivos que lo explicarían, se cita la rebaja del tipo general, que pasó del 30% al 25% durante la Administración Rajoy. Sin embargo, los informes de recaudación de la Agencia Tributaria muestran que este gravamen generó 5.900 millones más tras la aprobación de dicha reducción, lo que supuso una subida del 29% en la aportación de Sociedades a las arcas públicas.

En el IVA, se afirma que está considerado "una figura impositiva regresiva", a pesar de que los estudios realizados por diversos expertos muestran que el tipo medio abonado por las rentas altas ronda el 14%, frente al 12% que soportan las personas de menores ingresos. Por lo tanto, sí existe progresividad en la estructura recaudatoria del IVA.

El Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones también están en la diana del gobierno, que pretende subir estos tributos en comunidades como Madrid a base de imponer una "armonización fiscal". Sin embargo, el propio documento admite que estos gravámenes tienen una "menor cuantía recaudatoria", lo que pone de manifiesto la naturaleza ideológica de estas recomendaciones. Así, aunque se plantea que Patrimonio y Sucesiones/Donaciones son figuras "relevantes para la progresividad del sistema tributario", la evidencia muestra que estos gravámenes no tienen efectos notables sobre la distribución de renta o riqueza. En Estados Unidos, por ejemplo, aplicar el Impuesto sobre el Patrimonio solo reduciría 0,004 puntos la desigualdad de renta, mientras que la desigualdad de riqueza bajaría solamente 0,0005 puntos. En nuestro país, repartir la recaudación de Patrimonio entre el conjunto de la población supondría menos de 2 euros mensuales para ciudadano.

Y, quizá lo más importante de todo, el documento insiste en que España debería igualar su presión fiscal con Europa, cuando un análisis detallado del diferencial recaudatorio que mantenemos con los demás países de nuestro entorno revela que la brecha se esfuma una vez tomamos en consideración la situación del empleo y de la "economía sumergida". Además, al considerar la renta por habitante, podemos ver que el esfuerzo fiscal de los contribuyentes españoles supera el promedio comunitario. De manera que el argumento estrella sobre el que se sostienen las propuestas recaudatorias tiene muy poco recorrido una vez se estudian los verdaderos factores que explican la estructura de los ingresos fiscales en España y el resto de Europa.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot