Menú

¿Por qué los españoles somos más pobres tras la pandemia y los irlandeses un 20% más ricos?

España fue campeón en deuda, impuestos y gasto durante la pandemia. Irlanda la que menos se endeudó.

España fue campeón en deuda, impuestos y gasto durante la pandemia. Irlanda la que menos se endeudó.
Un comedor social en Málaga. | Ángeles Malagueños de la Noche

Los datos de la oficina estadística de la Unión Europea, Eurostat, son demoledores para el desempeño del gobierno español durante la pandemia. Con los datos delante, puede entenderse la enorme reticencia de algunos socios europeos a que España recibiera ayudas europeas a fondo perdido en el gran reparto para el que en España ya prepara grandes despilfarros, tal y como está dando cuenta Libre Mercado.

Las cifras que recoge Eurostat refleja el incremento de deuda pública experimentada por los distintos países del continente desde el tercer trimestre de 2019 hasta finales del tercer trimestre de 2021. España es, de manera indiscutible, el país que con más intensidad vio crecer su deuda pública, con 26,3 puntos porcentuales más en dos años.

uk-debt-dos.jpg
Crecimiento de dueda pública sobre PIB durante la pandemia

Todo ello, nos lleva a que desde que gobierna Sánchez la deuda se ha incrementado en 264.357 millones de euros. Durante el primer año, aumentó en 38.688 millones, y al cabo de más de cuarenta meses de mandato el incremento es de más de casi 265.000 millones de euros. - Seguir leyendo:

deuda-pib-rote-3.jpg

Desde distintas instancias públicas, señalan que los problemas económicos que ha tenido que afrontar España debido al cerrojazo de la economía que decretó el Gobierno de Sánchez ha obligado a nuestro país a disparar el gasto público, incrustarlo en la estructura de gasto (enterrando la posibilidad de que sólo fuera coyuntural) y acompañarlo de un crecimiento récord de deuda pública y déficit.

Es decir, el argumento al que estamos acostumbrados es que "para salir de la crisis de una manera distinta y socialmente más justa" era necesario apretar el acelerador del gasto público y la deuda, acompañada de subida indiscriminada de impuestos.

El problema es que las cifras dejan ese argumento en pañales, y el mejor ejemplo lo ofrece un pequeño país a 2.500 kilómetros al norte de España: Irlanda.

Este país, que fue especialmente golpeado en la crisis subprime al final de la primera década de los 2000, aprovechó la disciplina presupuestaria que le impusieron los famosos hombres de negro. Hoy en día, si echamos un vistazo a los datos que ofrece Eurostat, Irlanda es el país en el que menos ha crecido el endeudamiento. Es más, mantiene el ratio deuda sobre PIB, en los márgenes que señala el tratado de Maastricht, por debajo del 60% del PIB (España supera el 120%). Curiosamente, en 2012, Irlanda tenía una deuda sobre PIB del 120% (como España hoy) y 10 años más tarde está por debajo del 60%. España ha recorrido el camino opuesto, pasó del 60% de deuda sobre PIB en 2010 al 120% en 2021.

El desempeño durante la Pandemia

Si comparamos el endeudamiento de España e Irlanda durante la pandemia, nos damos cuenta de que desde el cuarto trimestre de 2019 a finales del tercer trimestre de 2021, España ha disparado su endeudamiento en 26,3 puntos porcentuales mientras Irlanda lo ha hecho sólo en 0,4 puntos.

Pero el discurso que vincula incremento de gasto público con mejoría de la riqueza de sus ciudadanos y de la justicia social en la salida de la crisis, que tanto le gusta a la izquierda, se cae por su propio peso si vemos los efectos sobre la renta per cápita de unos y otros.

Los irlandeses son un 20% más ricos ahora que antes de la pandemia, mientras que a España ya nos supera Eslovenia en renta per capita. Nuestro país cerró 2021 como el país desarrollado con peor desempeño económico, los que más caímos en PIB y en PIB per cápita. Además, nuestro mercado, representado por nuestro indicador Ibex 35, fue el que menos creció del continente.

En el tercer trimestre de 2021, la renta per cápita de España, a precios corrientes, se situó en 5.969, mientras que el tercer trimestre de 2019 era de 6.480. En términos absolutos, el PIB per cápita en España fue de 26.420 euros en 2019, de 23.690 en 2020 y de 25.409 en 2021. Es decir, que seguimos en 2021 casi un 4% en renta per cápita por debajo de 2019.

En resumen, España, siendo el país que más se ha endeudado durante la pandemia, donde más han crecido los impuestos y donde el gasto público se ha disparado en mayor medida estamos a la cola de la UE en renta per cápita. Sin embargo, el país que menos se ha endeudado durante la pandemia, Irlanda, donde menos ha crecido el gasto púbilco es donde han logrado un mayor crecimiento de la riqueza de sus ciudadanos en términos de ratio sobre PIB.

the-economist-espana-vs-resto-paises.jpg

Muchos críticos con el desempeño económico de Irlanda se quejan de que estos datos son posibles por el establecimiento en ese país de grandísimas multinacionales que sobredimensionan los ratios que tienen que ver con el PIB. Quizá a esos críticos habría que preguntarles por qué estas grandes empresas se instalaron en Irlanda y también habría que preguntarles si quizá no deberíamos copiar el modelo que mejor funciona en lugar del que lo hace peor, exprimiendo con impuestos al tejido productivo para disparar el gasto improductivo, tal y como hace España. Recordemos que España es el país de la OCDE que más ha subido los impuestos durante la pandemia.

La economía española representaba a finales de 2021 sólo el 8,4% del Producto Interior Bruto europeo, el peor dato en 20 años, y hay ya 16 estados miembros que la rebasan en renta per cápita, más de la mitad de los 27.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad