Menú

La huelga de transporte llega a una encrucijada: o acuerdo o paro general

Ni patronal, ni gobierno ni sindicatos. Nadie se ha reunido con los convocantes de los paros en el transporte.

Ni patronal, ni gobierno ni sindicatos. Nadie se ha reunido con los convocantes de los paros en el transporte.
La ministra Raquel Sánchez reuniéndose con los transportistas que no han convocado la huelga | EFE

Llegados al octavo día de huelga de transportes llama la atención que ni patronal, ni gobierno, ni sindicatos se hayan puesto en contacto con los convocantes de los paros.

Recordemos que fue Plataforma Nacional, asociación que aglutina entre el 80 y el 90% de pequeñas y medianas empresas de transporte y autónomos, quien convocó los paros después de reunirse con sus representados en una multitudinaria reunión en el Palacio de Vistalegre la semana previa al inicio de los paros. Hay que recordar que Plataforma Nacional es una organización financiada, no con subvenciones, sino por sus socios y asociados.

¿Una minoría o una mayoría del sector ?

En este sentido, merece la pena aclarar la constante divergencia entre quien acusa a Plataforma Nacional de ser una asociación residual o minoritaria y que dicha plataforma insista en que aglutina a cerca del 90% del sector. La cadena asociativa es la siguiente: las diferentes asociaciones de transportistas de cada comunidad autónoma cuenta en sus filas con la mayor parte de las pymes y autónomos del sector en la región. Estas agrupaciones, a su vez, integran federaciones de asociaciones mayores, que terminan representadas en el Comité Nacional del Transporte por Carretera del Ministerio de Transportes. El CNTC está representado por el presidente del departamento de mercancías, Carmelo González, y por representantes de 12 asociaciones del sector: Astic, ACTE, CETM, Fenadismer, Feintra, Fetransa, Fitransa, Fitrans, Anatrans, FVET, Feteia, Atfrie y UNO.

Sus números y listados están en lo cierto: el 90% del sector está representado en ese comité. ¿Qué sucede entonces? Que el 90% de esos pequeños y medianos empresarios y autónomos, ante la situación límite que están viviendo se han agrupando entorno a la única asociación que desde un primer momento no sólo no les ha pedido nada, sino que ha decidido defender sus reivindicaciones, según nos cuentan: Plataforma Nacional. Así, aunque formalmente es una asociación minoritaria, ahora mismo aglutina la representación de entre el 80% y el 90% del transporte de mercancías por carretera.

Prueba de ello es que el Gobierno ha tenido que a la calle exactamente a 23.598 agentes, de los que 16.476 son de la plantilla de la Guardia Civil y 7.122 de la de la Policía Nacional. Todo, para tratar de contener el golpe que el paro del sector está ocasionando a diferentes industrias, desde el sector primario hasta el terciario y cuyos efectos ya se notan en supermercados e industrias cerradas.

¿Con quién se reúne la ministra?

Pero hasta el momento la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, sigue sin reunirse con los convocantes. Eso sí, ha reunido en varias ocasiones al llamado Comité Nacional del Transporte que no apoyó los paros desde el primer momento. También se ha reunido con la patronal mayoritaria la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que tampoco apoyaba los paros, como así hizo público este domingo en un comunicado difundido en su página web donde decían que no consideraban que fuera el momento de secundar un paro de transportes.

Este mismo lunes el Gobierno se ha reunido con los transportistas del Comité Nacional de Transporte por Carretera (Comité integrado en el Ministerio de Transportes) sin que se haya alcanzado un acuerdo. Los transportistas representados en dicho comité han calificado la reunión de "fracaso", por lo que continuarán la reunión por la tarde.

El propio comité sabe que cada vez más asociaciones que cuelgan de su organización están uniéndose al paro indefinido convocado por Plataforma Nacional, ya que son pymes y autónomos que están trabajando a pérdidas.

Mientras, el Gobierno sigue negándose a sentarse con Plataforma Nacional por no considerarlo interlocutor válido. Parece que el hecho de que sean los convocantes de la huelga es un factor secundario para la señora Sánchez.

No en vano, la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño que asistió a la reunión por la mañana junto con la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, y la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha expresado su confianza en que se pueda "llegar a un acuerdo a lo largo del día" sobre la base de "medidas concretas".
"Hemos hablado de medidas concretas y confío en que podamos llegar a un acuerdo en el curso del día que dé respuesta a la inquietud (del sector) que comprendemos perfectamente y con el que nos solidarizamos", ha declarado a la prensa.

El CNTC ha explicado en un comunicado que, dado que se ha producido un receso, tras el cual el encuentro volverá a reanudarse a las 16:00 horas, "de momento, no hay conclusiones al respecto".

Ni patronal, ni Gobierno ni sindicatos

Pues bien, si la patronal no se ha reunido con los convocantes y tampoco lo ha hecho el Gobierno ¿a lo mejor se han reunido los sindicatos? Tampoco.

Desde los sindicatos de izquierdas, CCOO y UGT poco se ha hecho en este asunto. El encargado del transporte en CCOO, José Francisco Vegas Rosado se ha limitado a pedir una mesa de diálogo social con los empresarios y sindicatos del sector para buscar una solución a la situación "dantesca" que vive el sector. "No puede seguir la ministra reuniéndose sólo con el Comité Nacional del Transporte por Carretera y pretender dar soluciones al sector con la única opinión de las grandes empresas del transporte". A los huelguistas los ha llamado "horda de autónomos y pequeños empresarios"

Sin embargo, poco antes el secretario general de este sindicato Comisiones Obreras (CCOO) Unai Sordo decía que "Lo que hemos dicho es que no hay ninguna huelga convocada en el sector del transporte. Lo que hay que ver, más allá de caracterizar de dónde viene o deja de venir la llamada al paro, es si hay causas (…) Las causas están. Hay grupúsculos que quieren apropiarse de la movilización de los transportistas", aseguraba.

¿Solución o paro general?

Ahora mismo y tras ocho días ininterrumpidos de huelga que están suponiendo la ruina para muchos de estos huelguistas (pequeñas empresas que cada día de paro registran miles de euros de pérdidas), parece que nos encontramos en un punto de inflexión, en el que, o el Gobierno cede y concede alguna de las reivindicaciones, o parece que ante el temor de perder todo el apoyo asociativo, todo el sector del transporte se decida a convocar un paro general, en cuyo caso, paralizarían definitivamente la actividad.

Testimonios

"Tengo clientes que me llaman llorando, que han tenido que despedir a la mitad de la plantilla y que como esto dure un poco más tendrán que echar el cierre", contaba uno de los empresarios que secunda los paros a Libre Mercado. "Esto me está costando cada día de paros 3.500 euros, que sumado a lo que llevo perdido desde septiembre por la subida de los costes de carburantes me he comido cualquier colchón que tuviera. O esto termina de alguna manera o voy a tener que presentar el concurso (quiebra)", cuenta otro de los transportistas a LM.

Otro de los transportistas con los que ha hablado LM lamenta la acción violenta de los piquetes porque "le ha dado la excusa al Gobierno para tratarnos de delincuentes. En 3 días me han registrado el coche más veces de las que hubiera esperado que lo hicieran en 2 vidas. No queremos que nos regalen nada, sólo que nos dejen trabajar y no nos obliguen a trabajar a pérdidas", explica otro.

Consecuencias

Este lunes la industria láctea continúa tirando la producción, no queda pienso compuesto para alimentar a las ganaderías, algunas gasolineras se están quedando sin carburantes que ofrecer en sus surtidores, y cada vez hay más supermercados con estantes vacíos. Las cofradías de pescadores también están parando, en Asturias o Andalucía lo han hecho no sólo por la huelga de transportes, también por los precios de los carburantes. La tensión es cada vez mayor y la situación más insostenible para todos. Especialmente, para los propios huelguistas.

Fuentes del sector que secundan la huelga indefinida se quejan a Libre Mercado de que tanto CETM como el Comité Nacional están contra los paros porque sus asociados mayoritarios son "las grandes plataformas del sector, los gigantes del sector" que son quienes finalmente no dejan a estos pequeños empresarios poder repercutir el alza de precios que sufren. En esencia, porque son "grandes cargadores con grandes centros logísticos que almacenan la producción de sus clientes y dan salida a la producción al precio que consideran oportuno", según nos cuentan.

Pues bien. Al octavo día de huelga son cientos las asociaciones y gremios que se ven afectados. Algunas gasolineras en Albacete y Ciudad Real han tenido que echar el cierre por falta de combustible que servir en los surtidores. Los productores de leche también han parado y se han visto obligados a tirar la producción por no poder darle salida a un producto perecedero como el suyo. Las cofradías de pescadores han hecho lo propio ya que la subida del precio de los carburantes unido a la escasa posibilidad de dar salida al producto les ha hecho imposible salir a faenar.

Los piensos compuestos para el sector ganadero están sufriendo escasez y son muchos los supermercados de España que ya llevan días con estanterías vacías.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro