Menú

Las otras víctimas de la subida de precios: vacas sacrificadas y cerdos que se comen entre ellos

Ganaderos de toda España relatan a Libre Mercado la delicada situación a la que se ven abocados por la subida de precios y la huelga de transportistas

Ganaderos de toda España relatan a Libre Mercado la delicada situación a la que se ven abocados por la subida de precios y la huelga de transportistas
Manuel, en su granja de Valencia de las Torres (Badajoz) | Hache Benítez

La huelga de transportistas está afectando de forma crítica a muchos ganaderos que se ven obligados a tirar litros y litros de leche porque nadie pasa a recogerlos y que afrontan serias dificultades para alimentar a sus animales porque los piensos no llegan. Sin embargo, el sector insiste en que ésta no es más que la punta de un iceberg que lleva meses amenazándoles y que ya se ha cobrado sus primeras víctimas. "Desde el pasado mes de octubre, estamos matando vacas para poder pagar las facturas", confiesa a Libre Mercado Roberto López, el ganadero de Lugo que se erigió como portavoz de la Plataforma de Ganaderos Lácteos Unidos en las protestas de finales del año pasado.

roberto-ganadero-lugo-24032022.jpeg
Roberto, en una de las últimas manifestaciones

Tal y como denunciaron entonces, a pesar de las subidas de la luz, el diésel y los piensos, la industria cada vez les paga menos por el litro de leche, lo que, en muchos casos, les lleva incluso a perder dinero. "La huelga de transporte es un golpe más, pero es que ya venimos muy golpeados de antes", lamenta López, que resume así la encrucijada a la que se enfrentan los ganaderos de toda España: "La mayoría somos agricultores que tenemos, además, que preparar nuestras tierras, abonar nuestras praderas, tenemos que comprar abonos, tenemos que encender nuestros tractores… ¿Y cómo vas a encender el tractor con el diésel a 1,60 euros? Es imposible y, claro, llega un momento en el que la desesperación te lleva a hacer esto", explica en referencia al sacrificio de sus propias vacas.

A más de 900 kilómetros, desde la Granja Maravillas situada en Granada, Manuel García comparte el diagnóstico. "He tenido que llevar al matadero a 50 vacas para poder pagar las facturas. A mis 73 años, es la única opción para evitar pedir préstamos y es una pena, porque llevo toda la vida trabajando y al final pierdo los animales por esto", lamenta.

Tal y como explica a LM, a él le pagan la leche a 37 céntimos y sólo la harina de soja, uno de los concentrados proteicos más utilizados en la alimentación de las vacas, "está a más de 60 céntimos el kilo". Hace apenas cuatro meses, Manuel tenía 350 vacas. Hoy, tiene 300. Si nada lo remedia, asegura que tendrá que deshacerse de 50 más. "Y, al paso que vamos, no nos va a quedar ni una", lamenta.

En Badajoz, otro Manuel dice haber perdido 40 cerdos en la última semana y, en este caso, no porque él haya decidido sacrificarlos. "Hemos tenido algunos episodios de canibalismo por culpa de la falta de pienso", corrobora este ganadero extremeño al otro lado del teléfono. La huelga de transportes no le está permitiendo mantener su dieta habitual y los cerdos, acostumbrados a engullir todo lo que tienen a su alrededor, han encontrado su propia solución: "Como tienen menos comida, el grande ataca al débil y lo mata y, una vez muerto, se lo empieza a comer".

cerdos-granja-manuel-ortiz-24032022.jpg
Manuel, en su granja de Valencia de las Torres (Badajoz)

A la espera de que la huelga llegue a su fin, no ha tenido más remedio que reorganizar su granja. "De momento, a los que hemos visto más débiles los hemos separado de su grupo y los hemos metido en otro corral", explica Manuel Benítez que, al igual que el resto de sus compañeros, insiste en que esto no es más que la gota que colma el vaso: "Llevamos más de un año arrastrando subidas constantes de materias primas, de luz y de todo, y esta va a ser la puntilla. Los costes de producción nos han incrementado alrededor de un 40%, el último 30% de enero para acá y con las tarifas de piensos que nos han pasado hoy ya vamos a producir a pérdidas, con lo cual esto se llevará por delante a muchos agricultores y ganaderos".

Desde Lugo, el portavoz de los Ganaderos Lácteos Unidos llama a no tomarse a broma estas advertencias. "Cuando nos quedemos sin agricultores y ganaderos, ya nos explicará el Gobierno de dónde va a traer la leche y la carne y cómo va a hacer para abastecer a la sociedad", advierte Roberto López, que insiste en que "aunque cualquier producto se puede traer de fuera, hay que plantearse a qué precio y en qué condiciones".

Precisamente por eso, lanza una advertencia muy clara al Gobierno: "Que tomen medidas urgentes, porque nosotros somos los que vamos a dar de comer a la gente, no ellos. Se les llena la boca de decir que van a garantizar el abastecimiento, pero los que lo vamos a garantizar somos nosotros si seguimos en el sector. Si no, no".

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro