Menú
Sergio Brabezo

Más gasolina a la inflación

Es necesario eliminar el exceso de oferta monetaria vía reducción del gasto público y ofrecer seguridad jurídica y política para aumentar la inversión a largo plazo.

Es necesario eliminar el exceso de oferta monetaria vía reducción del gasto público y ofrecer seguridad jurídica y política para aumentar la inversión a largo plazo.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ayer lunes, con sus principales ministros | EFE

Ayer Pedro Sánchez volvió anunciar un paquete de medidas como la prohibición del despido, más créditos ICO y repetir el proceso de los ERTE. Como si fuera una acción novedosa y rupturista, Sánchez propone lanzar más dinero a una economía muerta, es decir, generar más inflación. Y, por otro lado, frenar la subida generalizada de precios mediante el control de "costes" como el tope en el precio de los inmuebles. Esta receta ochentera ya se ha utilizado y lleva a los países directamente al fracaso.

Hoy, las palabras del premio Nobel Friedrich Von Hayek están más presentes que nunca "El curioso cometido de la economía es enseñar a los hombres lo poco que realmente saben sobre aquello que imaginan que pueden diseñar". Mutatis mutandis la economía puede crecer o decrecer, pero la economía siempre está activa, por eso, actuar sobre ella puede generar resultados inesperados.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, decidió que el BCE debía comprar deuda soberana y ofrecer todo el dinero necesario que de las economías de la zona euro requieran para sortear esta crisis. Así, Lagarde ha cambiado el objetivo principal del Banco Central, pasando de contener la inflación a toda costa a la activación de la economía cueste lo que cueste. Por ello, la zona euro sufre una inflación media del 5,8%, algo jamás visto antes en el euro.

Sin embargo, España sufre una inflación del 7,5% muy superior a nuestro vecino Portugal que es del 4,4%, Alemania del 5,5% y Grecia del 5,7%. Entonces, ¿por qué hay países de la zona euro que sufren una menor inflación? Porque la mayoría de los países europeos han recuperado el PIB previo a la crisis sanitaria incluso hay otros países o regiones europeas que ya están en crecimiento. Como resultado, las economías en crecimiento son capaces de absorber la inyección de dinero.

En qué debería centrarse Sánchez para evitar mal que provoca la inflación. En mi opinión hay tres objetivos claros: crecimiento, crecimiento y crecimiento.

  • Crecimiento sector privado. La administración debe lanzar dinero en una economía maltrecha y dejar crecer empresas, autónomos y emprendedores. Es fundamental que el Estado reduzca el gasto público. Todo ello permitirá disfrutar de una estabilidad financiera y retirar circulante del mercado.
  • Crecimiento del ahorro. Estado debe abandonar la extracción de dinero de las familias y favorecer un ahorro que no se limite afrontar los golpes de la crisis. Lo que necesitamos es que ese ahorro se traduzca en depósitos para la financiación de terceros. Es decir, necesitamos un ecosistema político que permita tener un mercado previsible.
  • Crecimiento de la inversión a largo plazo. Recordemos que el ahorro es consumo futuro y que la inversión es producción futura. Por lo tanto, si queremos que las inversiones crezcan en necesitamos seguridad jurídica.

En conclusión, poner más gasolina al coche no aumenta la velocidad al igual que inyectar más dinero a una economía no provoca crecimiento. Así que a pesar de los graves errores de Christine Lagarde el gobierno de Sánchez podría actuar de forma contundente para responder a la inflación tal y como hacen sus socios europeos. Eliminar el exceso de oferta monetaria vía reducción del gasto público, ofrecer seguridad jurídica y política para aumentar la inversión a largo plazo, y así contactaremos ahorro real con inversión real. Sin embargo, Sánchez prefiere seguir echando más gasolina a la inflación.

Temas

En Libre Mercado