Menú

Rolls-Royce construirá los minirreactores nucleares que revolucionarán la energía en Reino Unido

Reino Unido convertirá la energía nuclear en el eje de su política energética. Uno de sus pilares serán los SMR que está fabricando Rolls-Royce.

Reino Unido convertirá la energía nuclear en el eje de su política energética. Uno de sus pilares serán los SMR que está fabricando Rolls-Royce.
El futuro SMR de Rolls Royce | Rolls-Royce

Hace unos días el Gobierno británico concretó el futuro rumbo energético de Reino Unido confirmando que la energía nuclear será su pieza central. El país, que aspira así a aumentar su independencia energética y prescindir de las energías fósiles, pretende construir ocho nuevos grandes reactores para que la energía nuclear tenga un peso del 25% frente al 15% actual. Pero quizás la mayor novedad sean los minirreactores nucleares (small modular reactors o SMR) que ayudarán a alcanzar este objetivo: Reino Unido es uno de los países que quiere apuntarse a esta "revolución energética" instalando en su país decenas de estos reactores "pequeños" que, como ya explicó LM, presentan ventajas frente a los convencionales porque son más fáciles de instalar, son más seguros en parte por su menor tamaño, más baratos y con más posibilidades de uso, incluso en lugares remotos.

Aunque ya hay SMR en marcha en Rusia y China, se espera que el momento de su eclosión definitiva sea la década de los 30. Para entonces, los más de 70 proyectos en los que trabajan en todo el mundo estarán previsiblemente listos para funcionar. Entre ellos, está el minirreactor en el que trabaja Rolls-Royce, una compañía de ingeniería más popular por sus coches de lujo pero que lleva años trabajando en el sector de la energía. También es un importante fabricante de motores de aviación, tanto civiles como militares, entre ellos, el del caza de combate Eurofighter Typhoon, en servicio en varios países europeos como España, Reino Unido, Alemania, Italia o Austria.

El responsable de la división Rolls-Royce SMR, Paul Stein, anunció hace unos días que esperan recibir el visto bueno de las autoridades reguladoras en 2024 y que sus minirreactores estén listos para suministrar energía a Reino Unido en 2029. "Estamos intentando trabajar con el gobierno británico" para comenzar a suministrar energía "a mediados de 2029", anunció en declaraciones recogidas por The Guardian. Rolls-Royce quiere tener diez construidas en 2035.

El divulgador Alfredo García (@OperadorNuclear) destacaba este miércoles algunas de las características de los SMR de Rolls-Royce: el reactor tendrá unas dimensiones de 16 metros de largo por cuatro de ancho y la construcción y montaje en fábrica, de forma modular, de hasta el 90% de sus componentes permitirá agilizar los tiempos para levantar la central. Se calcula que sólo se tardará 500 días.

La compañía ha estado depurando el diseño de la central estándar, que ocupará un espacio de unos dos estadios de fútbol. En cuanto a la potencia, podrá generar 470 Mwe, con una capacidad para alimentar más de un millón de hogares al año. La compañía estima que la energía que genere tendrá un coste de unas 50 libras por megawatio, comparables, defiende, a los de la energía eólica, otro de los pilares de la estrategia energética de Johnson, que quiere instalar un enorme parque eólico en el mar del Norte. En su informe para defender su diseño de SMR, subraya otra de las grandes ventajas de los minirreactores: su versatilidad para generar, además de electricidad, energía para desaladoras o para alimentar grandes plantas industriales, entre otros usos.

Rolls-Royce también defiende que los SMR iniciales tendrán un coste de 2,2 millones de libras pero que se reducirá a 1,8 a partir del sexto reactor. En cuanto al tiempo de explotación, estiman que operen al menos durante sesenta años y que el combustible usado sea almacenado en las mismas instalaciones.

El minirreactor de Rolls-Royce utilizará una tecnología ya conocida: será un reactor de agua a presión que utilizará como combustible óxido de uranio. Empleará sistemas de seguridad pasivos que podrían mantener en funcionamiento la central durante 72 horas minimizando la acción humana y la necesidad de energía. Contará con un recipiente de contención de acero para proteger los sistemas clave, un recipiente especial para confinar el núcleo fundido en caso de accidente grave y barreras resistentes frente agresiones externas como impactos de aviones y tsunamis para proteger los equipos esenciales.

La compañía, que ha convertido los SMR en uno de sus principales proyectos, quiere llevar esta tecnología a otros países además de a Reino Unido.

Temas

En Libre Mercado