Menú

¿Se acerca una nueva recesión? Estos 5 indicadores dicen que sí

La inversión de la curva de tipos es el predictor más fiable de una recesión en Estados Unidos.

La inversión de la curva de tipos es el predictor más fiable de una recesión en Estados Unidos.
Los bancos centrales están endureciendo la política monetaria para luchar contra la inflación. | Alamy

La superación de la pandemia de coronavirus y el consiguiente endurecimiento de la política monetaria y fiscal, unido a las consecuencias económicas de la guerra en Ucrania, han acrecentado los temores a que se desate una recesión a nivel internacional. A nivel técnico, esto implicaría que el crecimiento económico se situara en terreno negativo al menos durante dos trimestres consecutivos, escenario que muchos analistas ya consideran probable para el futuro cercano.

Si partimos de la noticia conocida este jueves de que la economía de Estados Unidos se contrajo un 1,4% en el primer trimestre de 2022, solo cabría esperar a que el crecimiento volviera a ser negativo durante el siguiente trimestre para que el país se encuentre en recesión. Sin embargo, esta hipótesis parece más bien improbable, y la mayoría de analistas siguen esperando que la economía crezca durante este periodo. Aun así, esto no implica, ni mucho menos, que una recesión en EEUU no pueda darse en un plazo de tiempo más dilatado.

Concretamente, a comienzos de abril, Deutsche Bank se convirtió en el primer gran banco en alertar de una contracción económica en Estados Unidos, pronosticándola para finales del próximo año y caracterizándola como "suave". La entidad, no obstante, ha endurecido recientemente sus previsiones, y augura ahora una "gran recesión", debido al ritmo acelerado al que la Reserva Federal está elevando los tipos de interés y suspendiendo la compra de activos. Deutsche alega que el banco central americano "nunca ha sido capaz de corregir" ni siquiera pequeños excesos de inflación y empleo "sin empujar la economía a una recesión significativa".

Por su parte, otras entidades como Goldman Sachs se muestran más prudentes, indicando que, si bien se ha elevado el riesgo de recesión, esta no es inevitable, mientras que el banco suizo UBS no espera que se dé un escenario recesivo. Tampoco Bank of America y Morgan Stanley hablan abiertamente de recesión, pero sí anticipan mercados financieros bajistas y desaceleración económica.

En el caso del viejo continente la situación es similar, o incluso peor. El FMI ha rebajado las previsiones de crecimiento para Europa, y considera que varios países, incluida Alemania, no serán capaces de evitar una recesión. España, paradójicamente, podría salvarse gracias a nuestra menor dependencia al gas ruso y a que ya hemos caído más que nuestros vecinos durante la pandemia. Por su parte, la agencia Moody’s cree que las probabilidades de recesión se dispararán si Europa prescinde de los combustibles rusos.

5 indicadores que están avisando de una recesión

En aras de un análisis más homogéneo y consistente, utilizaremos únicamente indicadores referentes a los Estados Unidos, si bien la situación es extrapolable, por lo general, al resto de economías desarrolladas, y es evidente que una recesión en EEUU tendría un impacto relevante a nivel internacional.

1-Aumento de los tipos de interés

Pese a que en estos momentos el tipo de interés fijado por la Reserva Federal de EEUU se sitúa en el 0,25%, los integrantes de la misma esperan que esta supere el 2,5% en 2023, mientras que entidades como Deutsche Bank apuntan a que esta pueda escalar hasta el 6% en el medio plazo. Históricamente, los ciclos de subidas en las tasas de interés – y por ende, el encarecimiento del dinero– han terminado desembocando en periodos de recesión. Además, esta rebaja de los tipos viene acompañada por una sustancial contracción del balance del banco central. Es decir, que pasará de comprar activos financieros a venderlos, drenando liquidez de la economía.

2-Inversión de la curva de tipos

Probablemente, el indicador más seguido por los analistas en lo que se refiere a la predicción de crisis económicas sea la inversión de la curva de tipos o curva de rendimientos de los bonos del tesoro americano. Esta representa la estructura temporal de los tipos de interés de estos títulos de deuda pública que, por lo general, suele tener una forma creciente. Es decir, que conforme aumenta el plazo en que el gobierno americano debe devolver el importe adeudado, el tipo de interés aumenta. Esto se basa en la idea (de puro sentido común) de que es más riesgoso prestar dinero a corto plazo que a varios años vista, por lo que la mayor incertidumbre lleva a que el interés que se solicita a cambio se eleve.

Sin embargo, todo cambia cuando se prevé que la situación económica sea mala en el corto plazo, momento en que la curva se invierte. En otras palabras: los inversores, al tener miedo por el futuro cercano, piden que se les pague un interés mayor por financiar al gobierno a corto plazo que a largo.

A continuación, se muestra la curva de tipos a 25 de abril, notándose que permanece prácticamente plana a partir del bono a 2 años, e incluso decreciente (y, por tanto, parcialmente invertida) en algunos tramos. Es decir, se paga un interés casi idéntico para los bonos a 2, 3, 5, 7, 10, 20 o 30 años. Un auténtico sinsentido.

curva-de-tipos.png
Curva de tipos a 25 de abril de 2022.

Sin embargo, el tramo más relevante y seguido por los analistas es el que relaciona el bono a 2 años y el de 10 años. Así, y aunque en el gráfico superior se observe que a 10 años se paga algo más que a 2, lo cierto es que la curva se invirtió durante algunos días de finales de marzo y principios de abril. Y esta es, precisamente, la verdadera señal de alarma, ya que, desde 1955, las 8 recesiones que ha sufrido Estados Unidos han venido precedidas por la inversión de la curva de 2-10 años.

Este fenómeno podemos comprobarlo atendiendo a la evolución histórica del diferencial entre el rendimiento de ambos bonos. Concretamente, desde que la inversión se produce hasta que llega la recesión transcurre, de media, algo más de un año. Únicamente las inversiones de 1966 y en 1998 (esta, muy ligera) dieron una falsa alarma, si bien, en ambos casos, la recesión acabó llegando tras inversiones posteriores más profundas.

3-Aumento del precio del petróleo

Los aumentos drásticos en los precios del petróleo nunca son una buena noticia. El mayor coste de esta materia prima esencial encarece el transporte, la electricidad y la cadena de suministro en su conjunto, mermando los márgenes de las empresas y la renta disponible de las familias. Históricamente, las grandes desviaciones al alza del precio del petróleo han precedido recesiones en Estados Unidos (franjas grises en el gráfico), especialmente, cuando esta desviación supera el 50% respecto a su tendencia. Estos niveles ya se han alcanzado tras la guerra de Ucrania, acrecentando así los temores a una contracción económica. Aún así, es preciso matizar que en el país americano se ha convertido, gracias a la técnica del fracking, en una potencia productora de crudo, lo que podría reducir el impacto negativo de los altos precios del mismo.

precio-petroleo.jpg
Evolución de las desviaciones del precio del petróleo.

4-Deterioro de la confianza del consumidor

Las encuestas que miden la confianza del consumidor ofrecen información relevante sobre el estado de ánimo de la ciudadanía y su visión de la economía a futuro. Así, tasas de confianza decrecientes presagian momentos difíciles para la economía familiar y, por tanto, inminentes mermas en los niveles de consumo y ventas empresariales. En estos momentos, la confianza del consumidor americano se encuentra cercano a mínimos de la crisis de 2008. Aun así, paradójicamente, y por el momento, el consumo real se mantiene en máximos.

5- Pleno empleo

Aunque niveles de desempleo reducidos son síntoma de la buena salud de la economía, tasas cercanas al pleno empleo pueden indicar cierto recalentamiento de la misma y, por tanto, que ya no hay más margen de mejora. Actualmente, Estados Unidos registra una tasa de paro de apenas el 3,6%, situándose ya en niveles prepandemia, y siendo uno de los valores más reducidos en toda la historia. Los datos disponibles nos indican que niveles tan bajos de desempleo nunca han durado demasiado tiempo, y que estos han acabado disparándose tras la aparición de una nueva recesión.

desempleo-usa.png
Tasa de desempleo en Estados Unidos.

Bonus: alerta en el mercado inmobiliario

Uno de los sectores más afectados por la nueva política monetaria contractiva está siendo el mercado inmobiliario. En Estados Unidos, las hipotecas a tipo fijo de 30 años ya soportan el tipo de interés más alto en más de una década, lo que está dificultando el acceso a la financiación de viviendas en un momento en el que los precios de las mismas se sitúan a niveles estratosféricos. Concretamente, el precio de los inmuebles con respecto al ingreso de los hogares se sitúa en el nivel más alto desde que hay registros, mayor incluso que en la burbuja inmobiliaria de comienzos de siglo, como observamos a continuación.

precio-vivienda-estados-unidos.png
Relación entre precio de la vivienda e ingreso de los hogares en EEUU.

La combinación de mayores tipos de interés en las hipotecas y el alto precio de la vivienda ha contraído sensiblemente la solicitud de préstamos hipotecarios hasta niveles cercanos a los mínimos de este siglo, lo que siembra la sospecha razonable de que un colapso del mercado inmobiliario americano esté por llegar.

hipotecas-estados-unidos.png
Evolución del MBA Mortgage Market Index.

En suma, la excesivamente acomodaticia política monetaria mantenida por los bancos centrales durante los últimos años ha potenciado una economía artificialmente alimentada y unos niveles de inflación descontrolados. Ahora, las autoridades monetarias, encabezadas por la FED, están tratando de corregir este escenario con una agresiva (y tardía) retirada de estímulos que afectará indudablemente al crecimiento económico. Pese a que por el momento la coyuntura parece favorable – bajo desempleo, consumo elevado y crecimiento económico – son muchos los indicadores que, como hemos podido comprobar, presagian una alta probabilidad de recesión.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad