Menú

El Real Madrid también gana al dinero de las pretrodictaduras del Chelsea, PSG y City

Los rivales eliminados por los merengues deben sus recursos a petrodictaduras árabes y oligarcas rusos.

Los rivales eliminados por los merengues deben sus recursos a petrodictaduras árabes y oligarcas rusos.
El Real Madrid se clasifica para la final de la Champions en París. | Cordon Press

Tras ganar su trigésimo quinto título de Liga, el Real Madrid obró el milagro en el Santiago Bernabéu y se metió en la final de la Champions League, prevista para el próximo 28 de mayo en París frente al Liverpool. El equipo dirigido por Carlos Ancelotti certifica de esta forma una temporada espectacular, en la cual también se ha proclamado campeón de la Supercopa de España.

Pero, a la espera de lo que suceda en París, es importante reflexionar sobre el trasfondo económico de las eliminatorias que ha disputado el Real Madrid para llegar a la final. Y es que a nadie escapa que, en las eliminatorias de octavos, cuartos y semifinales, los tres equipos a los que han tumbado los merengues cuentan con una abultada dotación monetaria que se explica, simple y llanamente, por la entrada de oligarcas rusos y petrodictaduras árabes en el mundo del balompié británico.

Tomemos el caso del Manchester City. Hasta el año 2007-2008, se trataba de un equipo de lo más mediocre, que se paseaba sin pena ni gloria por los campos de fútbol británicos, rematando las temporadas en la zona media de la tabla. Todo cambia con la entrada en el club de la dictadura de Abu Dhabi, más específicamente del Jeque Mansour bin Zayed Al Nahyan, a través de su vehículo de inversión ADUG.

El "dinero sucio" de la petrodictadura árabe ha fluido a espuertas desde entonces, financiando contrataciones por valor de 2.145 millones de euros entre las temporadas 2008-2009 y 2021-2022. De media, los azules se gastan 153 millones al año en reforzar su escuadra y, solo entre 2020 y 2022, han desembolsado 306 millones en nuevas contrataciones.

En términos netos, la diferencia entre compras y ventas asciende a -1.437,55 millones de euros. Un "dopaje" financiero en toda regla que solo se sostiene con el influjo económico que favorece la presencia de Abu Dhabi en la propiedad del equipo. Y, pese a semejante desembolso, el objetivo de lograr una Champions League se ha vuelto a escapar de las manos del Manchester City.

Por comparación, si revisamos el mismo periodo (de la temporada 2008-2009 a la 2021-2022), podemos ver que el Real Madrid ha invertido en el mercado de fichajes una suma claramente inferior a la que ha asumido el equipo británico, hasta el punto de que el saldo diferencial entre compras y ventas es tres veces menor (-457,7 millones de euros) y el desembolso medio por temporada es un 65% más bajo (109,6 millones al año). De hecho, de 2020 a 2022, el gasto del Real Madrid en contratar nuevos jugadores ha sido de 31 millones, diez veces menos que el Manchester City durante el mismo periodo.

Una de las claves para este buen desempeño ha sido la manera en que el presidente de los blancos, Florentino Pérez, ha venido manejando a sus talentos más jóvenes. Y es que, en los últimos años, el valor de mercado de los canteranos merengues se ha revalorizado, en promedio, un 66%, complementando así a una plantilla en la que no faltan estrellas de largo recorrido como Luka Modric, Karim Benzemá o Toni Kroos, así como "gangas" como Camavinga, que ya brilla con 19 años y costó poco más de 30 millones, o David Alaba, que llegó con la carta de libertad bajo el brazo y no supuso ni un céntimo de gasto.

Si la situación del Manchester City es aberrante, no es mucho mejor el caso del Paris Saint Germain. El club galo está en manos del fondo soberano de la petrodictadura árabe de Qatar. Dicho vehículo de inversión, controlado por el Emir de Catar, Tamim bin Hada Al Thani, delegó la gestión del equipo en la figura de Nasser Al-Khelaifi, actual mandamás del equipo parisino.

Pues bien, como explicó Libre Mercado, el saldo neto entre contrataciones y ventas de jugadores del periodo de gestión de la petrodictadura árabe arroja un saldo negativo de -939 millones de euros. Este "dopaje" financiero resulta tan aberrante que el PSG ha llegado a rechazar una oferta de 200 millones por Kylian Mbappé, a pesar de que el crack francés podrá irse gratis al equipo que desee a partir del verano de 2022, a raíz de la finalización de su contrato.

Pero el "dinero sucio" que infla el desempeño de estos equipos no solo fluye de Medio Oriente, sino que también llega a raudales desde Rusia. Así, el oligarca ruso Roman Abramovich ha "inyectado" 1.792 millones de euros en el Chelsea inglés, otro equipo que maneja recursos muy por encima de su histórico bagaje como club, a través de distintas trampas. Es importante recalcar que Abramovich está directamente vinculado con la dictadura de Vladimir Putin, motivo por el cual ha huido de las islas británicas y ha sido sancionado por las autoridades europeas.

Todo esto pone en valor el desempeño del Real Madrid, pero también subraya los importantes retos que enfrenta el fútbol europeo, sumido en una total fractura de su mercado común por la permisividad de una UEFA que, lejos de corregir las continuas violaciones del "fair play financiero", sigue permitiendo que este tipo de malas prácticas se sucedan una y otra vez.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios