Menú

La energía deja de ser la excusa: se disparan los costes de producción de los bienes de consumo diario

Los precios industriales siguen disparados en niveles nunca vistos marcando el 45%. Su traslación al producto final, se acelera.

Los precios industriales siguen disparados en niveles nunca vistos marcando el 45%. Su traslación al producto final, se acelera.
Varios operarios trabajan en la sede de Stellantis, el día que la vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, ha visitado la fábrica. | Marta Vázquez Rodríguez / Europa Press

La inflación que sufre la industria, es decir, las empresas que producen los bienes y servicios que consumimos sigue desatada en niveles nunca vistos en la serie histórica. Según los datos que nos muestra el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios industriales (IPRI) cerraron abril en el 45% interanual. Es decir, que la industria paga un 45% más para producir esos bienes y servicios. Se trata de un IPRI ligeramente inferior al registrado en marzo cuando superó el 47%, sin embargo, y lamentablemente, esta moderación no refleja un cambio de tendencia, sino un ajuste estadístico por los disparados precios de la energía entre abril de 2021 y abril de 2022.

Muestra de ello es el equivalente a la inflación subyacente en la industria. Quitando el efecto de la energía, el IPRI sigue disparado y en tasas nunca vistas. La tasa de variación del índice general sin energía aumenta casi dos puntos entre marzo y abril hasta el 15,6%. Se trata de la tasa más alta desde 1980.

grafico-ipri-abril2022-okok.png
La tendencia de la subida de precios industriales elminado el factor energético sigue disaparada | INE

Las empresas han sufrido en el último mes el endurecimiento de los precios en multitud de productos que afectan a sectores que ya no son principalmente industriales. Ha subido la fabricación de productos químicos básicos, compuestos nitrogenados, fertilizantes, plásticos y caucho sintético en formas primarias, procesada y conservación de carne y elaboración de productos cárnicos, producción de gas, distribución de combustibles gaseosos y refino de petróleo.

grafico-ipri-abril2022-ine.png
Índice e Precios Industriales. Toda la serie histórica | INE

Este desglose refleja tensiones alcistas en el sector energético que avanzan que la escalada de precios todavía no ha terminado, por mucho que el Ejecutivo se empeñe en decir que hemos alcanzado el techo en rally de precios que estamos sufriendo.

Traslación al IPC

El temor de los expertos es que estas altísimas tasas de subida de precios industriales termine trasladándose en su totalidad al IPC, como ha sucedido en el pasado. A finales de los 70 tras la crisis del petróleo, los precios industriales rozaron el 25% (su pico más alto hasta ahora) y provocaron que pocos meses después el IPC rozó el 28%.

Y la traslación es posible. Según la propia metodología del INE, el indicador de precios industriales (IPRI) adelanta en dos meses y medio el comportamiento del IPC. Y como demuestra el dato de abril, el IPRI no da señales de agotamiento.

Y es que la traslación de precios al consumidor final ya se está produciendo. La metalurgia encabeza la subida de precios en el desglose de este mes de abril, lo que encarecerá, por ejemplo, el acceso a la vivienda, donde también los créditos están subiendo de precios. La industria química también está en el pelotón de cabeza de las subidas de precios, igual que la industria papelera o los plásticos. Pensemos la cantidad de productos que requieren de estas materias primas para su producción. No hablemos de la alimentación o del textil, donde nadie puede decir ya que su factura diaria no se haya disparado.

Es decir, que la traslación de precios en ronda intermedia, es decir la traslación al precio final de los sobrecostes que sufren las empresas es ya más que evidente. Y no afecta únicamente a las empresas intensivas en consumo energético.

Temas

En Libre Mercado