Menú

Portugal, ¿adiós al refugio de los inversores en criptomonedas?

El sistema bancario portugués es uno de los pocos sistemas mundiales que acepta que sus clientes compren criptomonedas como Bitcoin o Ethereum.

El sistema bancario portugués es uno de los pocos sistemas mundiales que acepta que sus clientes compren criptomonedas como Bitcoin o Ethereum.
Alamy

Portugal, pese a contar con un gobierno conformado por socialistas y otros partidos de izquierdas, ha tomado un rumbo económico atractivo para los extranjeros. Sin embargo, tras poner coto a su fiscalidad ventajosa para los jubilados europeos que se trasladarán al país, ahora, el siguiente objetivo es dejar de ser un paraíso fiscal para los inversores en criptomonedas.

Hasta ahora, el famoso NHR o régimen de residente no habitual de Portugal posibilita que los extranjeros tengan 10 años de beneficios fiscales muy interesantes. Entre estos beneficios destaca aquel que hace posible recibir ingresos pasivos de inversiones en el extranjero. Además, lo más atractivo es que Portugal no cobra nada por los beneficios recibidos por las criptomonedas, ya que no las considera un activo o una actividad gravable.

Al mismo tiempo, las actividades que sean pagadas en criptomonedas sí tributan en Portugal, pero lo hacen en un tipo fijo del 20% frente al 48% que pagan los residentes. Es decir, que si un profesional recibe su sueldo en Bitcoin solamente pagaría el 20% de los impuestos. A esto también acompaña la creación de un visado para los nómadas digitales, algo con lo que Portugal está atrayendo a numerosos emprendedores europeos que buscan buen clima y una fiscalidad favorable.

Por si fuera poco, el sistema bancario portugués es uno de los pocos sistemas mundiales que acepta que sus clientes compren criptomonedas como Bitcoin o Ethereum. Todo ello hace que se haya convertido en un país atractivo para migrar si se tienen importantes inversiones en criptomonedas.

Sin embargo, esto estaría a punto de cambiar, ya que Fernando Molina, ministro de Finanzas de Portugal, ha señalado que el Gobierno quiere poner fin a la fiscalidad 0 para los inversores en criptomonedas. Aunque, al mismo tiempo, han asegurado que no quieren dejar de ser un país atractivo para estos. Por el momento, lo único que se conoce es la intención del Ejecutivo, ya que la normativa no ha sido todavía desarrollada.

¿Qué pasa en España?

En España sí es necesario tributar por las criptomonedas. De hecho, las ganancias se tributan en el IRPF de la misma manera que las acciones. Es decir, con un margen que va del 19 al 26% en función del beneficio obtenido. Al mismo tiempo, si se superan los umbrales de cada Comunidad Autónoma, también hay que declararlos en base al Impuesto de Patrimonio y si alguien regala o deja en herencia criptomonedas, estas tributaran en el Impuesto de Donaciones y Sucesiones.

Un escenario muy distinto para los inversores españoles en criptomonedas, ya que de establecer su residencia en Portugal no tendrían que tributar nada por los beneficios cosechados por este tipo de inversiones

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro