Menú

La chapuza energética de Teresa Ribera al descubierto: ahora dice que algunos negocios no podrán aplicarlo

La ministra Teresa Ribera reconoce ahora que bares y comercios pueden limitar el uso del aire acondicionado a unos "25 grados".

La ministra Teresa Ribera reconoce ahora que bares y comercios pueden limitar el uso del aire acondicionado a unos "25 grados".
Edificios públicos y escaparates deben apagar sus luces a las 10 horas de la noche. | Europa Press

El control de las temperaturas decretado en el plan de medidas urgentes para el "ahorro energético" del Gobierno no tendrá validez para los bares y restaurantes, según ha precisado este viernes la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. El Gobierno rectifica su propio plan cinco días después de aprobarse en Consejo de ministros y reconoce que este tipo de negocios pueden limitar el uso del aire acondicionado al "entorno de los 25 grados" tal y como dicta la legislación laboral, frente a los 27 grados del Real Decreto de medidas de ahorro y eficiencia energética aprobado por el Gobierno.

Tal y como avanzó Libertad Digital, el nuevo Real Decreto prohíbe que la temperatura de los negocios en verano baje de los 27 grados. Esta norma choca frontalmente con el Real Decreto del año 97 sobre las condiciones mínimas de seguridad en los trabajos que establece que "la temperatura de los locales donde se realicen trabajos ligeros estará comprendida entre 14 y 25 grados", dos grados por debajo del límite del Gobierno.

En este sentido, Ribera ha aclarado que los 27 grados se aplicarán "con flexibilidad" y ha puesto como ejemplo que discotecas, cocinas y gimnasios necesitan una temperatura distinta a otros espacios como una librería. "No se puede pedir a trabajadores que están en condiciones de ejercicio físico importante que no tengan las condiciones que el derecho laboral garantiza con respecto a los máximos y mínimos de temperatura", ha asegurado Ribera en declaraciones a Onda Cero.

Teniendo en cuenta que las multas por incumplir el plan de ahorro energético del Gobierno serán de hasta 60.000 euros para las infracciones leves y hasta 100 millones de euros para las muy graves, los comerciantes y hosteleros quedan ahora a merced de la interpretación que hagan las administraciones sobre la intensidad de la actividad que realizan en sus propios establecimientos. Esto va a derivar en cierta arbitrariedad e inseguridad jurídica, fruto de las prisas y de la improvisación del Gobierno.

De hecho, Ribera ha señalado que este primer paquete de medidas está pensado para edificios de uso público "con flexibilidades" según el tipo de actividad económica y el trabajo que se desempeñe. Y ha añadido que los comercios y establecimientos deberán justificar cuándo no aplican el límite de temperatura en el termostato.

"El propio decreto ley incorpora una llamada que allí donde haya espacios donde los trabajadores tengan que desplazarse y tengan un ejercicio físico, debe aplicarse con la flexibilidad que corresponda", ha aclarado la ministra sobre la variación del termostato inicial.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador