Menú

Empresas inmobiliarias se ofrecen para desbloquear 30.000 pisos con alquiler barato

Ante la falta de obra nueva y las nefastas medidas del gobierno.

Ante la falta de obra nueva y las nefastas medidas del gobierno.
Propuestas para aumentar la oferta de vivienda en alquiler | Depositphotos

En pleno debate sobre el encarecimiento del coste de la vida, el sector privado propone soluciones. La pasada semana, la sociedad de propietarios ASVAL lanzó una innovadora propuesta al gobierno de España. Se trata de desbloquear hasta 30.000 pisos que serían destinados a un programa de alquiler barato en el que los precios se situarían alrededor de un 15% o 20% por debajo de los precios habituales del mercado.

La iniciativa en cuestión fue presentada en sociedad por Eduard Mendiluce, consejero de la firma inmobiliaria Anticipa, que a su vez está vinculada al fondo Blackstone. El directivo desglosó sus planes ante Francisco Javier Martín, Director General de Vivienda y Suelo del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

No hablamos de una improvisación, sino de un modelo ya vigente en países como Irlanda, donde las compañías inmobiliarias cuentan con una autopista administrativa que les permite trasladar la explotación del arriendo de sus inmuebles al Estado, a cambio de la tranquilidad que genera la firma de contratos de alquiler con un horizonte de unos 25 años de duración.

Impulsar algo así en España sería más complejo por la alta fragmentación de la propiedad de vivienda. No hay que olvidar que más del 95% de los domicilios de nuestro país están en manos de particulares. En cualquier caso, Idealista señala que en España hay más de quince sociedades con una cartera de más de 1.000 viviendas. De entre todas ellas, las más importantes serían CaixaBank, Anticipa y Sareb, que suman 25.000, 20.000 y 15.500 pisos en cartera, respectivamente. El margen, pues, es limitado, pero existe.

Cae el ‘stock’ de obra nueva

Los últimos datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana señalan que el stock de vivienda nueva sin vender alcanzó a finales de 2021 el umbral de las 448.800 unidades. Desde el pico alcanzado en 2009, esta cifra se ha reducido algo más de un 30%. Sin embargo, parte de la digestión pendiente se antoja complicada, porque muchas viviendas pendientes de venta pertenecen a promociones propias de los años de la burbuja que generan escaso interés entre los compradores potenciales.

Es importante recalcar que, antes de la burbuja inmobiliaria, en España se vendían anualmente unas 80.000 viviendas de obra nueva. Sin embargo, esta cifra se ha desplomado y, desde los años 2014-2015, permanece estancada en el entorno de las 10.000-20.000 transacciones. Esto pone de manifiesto la reducida aportación de la obra nueva al parque total de vivienda.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador