Menú

Sánchez se acobarda ante Macron y cede a Italia el control del gaseoducto con el norte de Europa

El presidente insiste en que "si no sale adelante el plan A, habrá que buscar el plan B" con Italia, que ya tiene su propio acuerdo con Argelia.

El presidente insiste en que "si no sale adelante el plan A, habrá que buscar el plan B" con Italia, que ya tiene su propio acuerdo con Argelia.
Pedro Sánchez comparece tras su reunión con Gustavo Petro. | EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reconocido abiertamente que renuncia al proyecto del Midcat, el nuevo gaseoducto español con el norte de Europa, por el rechazo de Francia y renuncia a dar la batalla en la UE en defensa de los intereses de España. "Si no se puede hacer hay una alternativa que también está contemplada en el proyecto de la UE y que es hacer la interconexión a través de Italia", dijo al ser preguntado por el rechazo de Macron al gaseoducto.

Pero Italia ya tiene un acuerdo con Argelia para importar su gas directamente y no necesita la intermediación española, después de que Sánchez dinamitase las relaciones con Argelia al ceder el Sáhara a Marruecos. Para más inri se trataría de un gaseoducto submarino, de construcción compleja y que en ningún caso sería una solución viable a corto plazo.

En la rueda de prensa que ofreció en Bogotá junto al presidente de Colombia, el terrorista Gustavo Petro, Sánchez recordó que desde que llegó a la Presidencia del Gobierno trasladó a Macron la necesidad de acelerar las interconexiones: "Le vine a decir, si me permiten la broma, que cuando él y yo llevábamos pantalones cortos, Mitterrand y Felipe González ya hablaban de esas interconexiones", comentó.

También ha recordado que desde entonces "poco o nada se ha hecho", lo que ha llevado a España y Portugal a ser una isla energética, ha señalado. No obstante, recordó que la Comisión Europea presentó hace unos meses su proyecto de futuro energético en el que se fijan las inversiones energéticas prioritarias y, entre ellas, está la interconexión pirenaica entre España y Francia.

Sánchez recalcó que España quiere que se financie con dinero europeo y que la Comisión está dispuesta a ello, y agradeció el interés del canciller alemán, Olaf Scholz, para impulsar ese proyecto pese a la oposición del Gobierno de Macron, que alega que el conducto tardaría demasiado en ser construido para responder a la crisis energética y socavaría los "objetivos contra el cambio climático".

En todo caso, si no es posible avanzar en ese proyecto "por las dificultades que haya en política doméstica en Francia", resaltó Sánchez, hay una alternativa que también prevé la Comisión: una interconexión entre España e Italia. Lo que no comentó es que Italia ya tiene su propio acuerdo con Argelia y, en cualquier caso, la construcción de ese gasoducto no será una solución a corto plazo.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad