Menú

"Crisis industrial sin precedentes" por la energía: las fábricas comienzan a parar y ya hay 400 plantas en vilo

Pamesa denuncia en un duro comunicado "la insostenible situación actual" y manda varios mensajes al Gobierno.

Pamesa denuncia en un duro comunicado "la insostenible situación actual" y manda varios mensajes al Gobierno.
Alamy

Las empresas españolas están al límite por los precios de la energía y las políticas del Gobierno de Pedro Sánchez. Compañías como Pamesa o Saica se están viendo forzadas a parar su producción ante la sangría de pérdidas que están provocando los desorbitados precios de la energía.

Azuliber es uno de los principales productores de arcilla atomizada del país, un material que se usa para fabricar azulejos. Esta compañía, propiedad del grupo valenciano Pamesa, ya ha comunicado el "cese total" de su producción "como consecuencia de la insostenible situación actual, ocasionada por los elevados precios del gas, a lo que debemos unir la incertidumbre regulatoria", señala en un comunicado al que ha tenido acceso Libre Mercado.

Que el Gobierno haya dejado fuera a la cogeneración de las compensaciones por el tope del gas hace inviable su negocio, según la propia empresa afectada. Azuliber forma parte de la industria cogeneradora española, que son fábricas grandes consumidoras de energía que albergan en sus instalaciones pequeñas centrales productoras de luz y calor para disminuir el coste de sus onerosas facturas. Esa energía la usan para tratar los alimentos o secar el papel o las planchas de los azulejos que comercializan después. También la venden a terceros.

cogeneracion.jpg

400 plantas, en juego

Como ya publicó Libre Mercado, según la Asociación Española de Cogeneración (Acogen), la fórmula que ha elaborado la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para implantar la polémica excepción ibérica está paralizando dos de cada tres de las 600 plantas que forman parte de la industria cogeneradora española. Esto significa que 400 fábricas ya han paralizado sus plantas cogeneradoras en España, aunque pueden seguir funcionando comprando la energía en el mercado, por lo que eso no significa que esas 400 fábricas hayan dejado de producir.

"Pero esto es el paso previo a la parálisis total de la producción" alerta en Libre Mercado el presidente de Acogen, Javier Rodríguez. "Estamos ante una crisis industrial sin precedentes" añade.

Rodríguez denuncia que "ahora mismo, nuestras fábricas están trabajando a pérdidas y se debaten subir los precios de sus productos o parar. Con esos precios de la energía, es la crónica de una muerte anunciada". Y cada vez son más las que paran.

Demoledor comunicado de Pamesa

Junto con el anuncio de la parada de su planta de cogeneración de alta eficiencia, Pamesa ha anunciado que "no tenemos más remedio que acometer medidas de reestructuración organizativa consistentes en aplicar un ERTE en nuestra planta de producción de atomizado situada en el término municipal de L´Alcora". Afectará a sus 117 trabajadores.

"Se trata de una más de las plantas de cogeneración de alta eficiencia que desafortunadamente deja de operar en España, dando paso a los ciclos combinados y carbón para la producción de energía eléctrica. Esta situación no ocurre en Portugal donde la legislación trata a la cogeneración de alta eficiencia de la misma forma que a las centrales de ciclo combinado" explican, lo que supone mandar un mensaje directo al Gobierno de Sánchez por no incluirles en la compensación del tope del gas.

Además, la compañía ha lamentado que el Gobierno y la Generalidad hayan ignorado sus peticiones de ayuda. Tanto es así que, según afirman, después de tres escritos remitidos al Gobierno y a la Generalidad (el 11, el 19 y el 26 de agosto) no ha recibido ni "contestación ni acciones que pudieran ayudar al sector", por lo que se ven "obligados a tomar decisiones que nunca hubiesen deseado".

Según sus cálculos, en el último año, el coste de atomizado de una tonelada (Tn) de arcilla ha aumentado un 1.047%, un precio "totalmente inasumible" para el sector. El grupo asegura que los costes de emisiones de CO2 están también en máximos, pues el precio ha experimentado un aumento del 33% en el último año (pasando de 60 a 80 €/Tn), y un 200% si se compara con agosto de 2020, cuando el precio era de 26 €/Tn).

"Azuliber ha estado trabajando desde 1972 buscando eficiencia energética, respetando el medio ambiente y creando puestos de trabajo", afirman la compañía, que añade que la situación actual les lleva a tomar esta medida, al no ver "ningún interés institucional que permita solucionar este problema".

Sangría en las fábricas

Pero no sólo Pamesa se encuentra en esta situación límite. Saica, uno de los mayores productores nacionales de papel del país, mantiene paradas tres de sus cuatro plantas de cogeneración desde el 1 de agosto.

El grupo papelero también ha publicado otro contundente comunicado en el que señala "el riesgo de los altos costes energéticos, en comparación con otros países europeos, que está provocando ya paros de empresas y pérdida de puestos de trabajo". Por ello, el Grupo Saica insta "al Gobierno a que adopte medidas urgentes, que permitan mantener la competitividad y el empleo de la industria española que usa la cogeneración como vía de producción de energía térmica y eléctrica".

La compañía, que "por primera vez en su historia" mantiene paradas desde el pasado 1 de agosto sus plantas revela que, "en tan solo 8 meses, el coste del gas se ha incrementado en España un 300%". Asimismo, subraya que "la falta de medidas paliativas para la industria, como han tomado otros países, ha conllevado una pérdida de competitividad"

Al respecto, el director general del grupo, Enrique de Yraolagoitia, afirma que "el sector papelero está afectado por esta pérdida de competitividad. En el caso de Saica, exportamos el 50% de nuestra producción de España. En estos momentos, otros países como Francia, Reino Unido, Alemania… son más competitivos que nosotros, debido a los menores costes energéticos. Ello quiere decir que ese 50% está en riesgo. Y la pérdida de ventas conlleva pérdida de producción y, al final, pérdida de empleo".

Tal y como ha recuerda Expansión, la planta de Acelormittal de Sestao también continúa parada cuando estaba previsto que volviera a la actividad en verano. En este caso, es sólo por la subida del precio de la luz. Otro ejemplo de este drama es el de Ferroglobe, el fabricante de ferroaleaciones, que ha parado sus hornos en sus tres fábricas en el mercado español. El diario de Unidad Editorial también repasa la agonía de las cementeras: hace dos años para producir una tonelada de cemento se pagaba 8 euros y ahora son 40 euros. Es insostenible.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador