Menú

Sánchez choca con la realidad: el consumo de gas por la industria se hunde un 39% tras su paquete de supuestas ayudas

El uso de gas se desploma en sectores vitales para la industria española, señalando una grave crisis. Justo en contra de lo que dice el Gobierno.

El uso de gas se desploma en sectores vitales para la industria española, señalando una grave crisis. Justo en contra de lo que dice el Gobierno.
El presidente Pedro Sánchez, durante un acto en Nueva York con Bill Gates, a 21 de septiembre. | Europa Press

Pedro Sánchez sigue manteniendo que España está en recuperación. De hecho califica esa supuesta reactivación como "robusta". Y, mientras, la realidad no para de dejar en evidencia todas sus afirmaciones: el consumo de gas por la industria se hunde un 39% tras su último paquete de supuestas ayudas.

Los datos oficiales de Enagás sobre consumo interanual de gas natural por la industria revelan una fotografía dantesca.

El desplome de esas compras se ha hundido de media hasta plasmar una caída del -39% frente al mismo mes del año previo. Y lo ha hecho en el mes de julio, es decir, justo tras anunciar Pedro Sánchez su último y enésimo paquete de medidas de teórica ayuda frente a la crisis y de supuesto freno a la inflación. La reforma en cuestión se presentó en junio y algunas de las medidas se aplicaron de inmediato. Otras siguen aún complementándose.

Pero, en caso de haber generado confianza en la industria, esas reformas deberían haber provocado un efecto inmediato puesto que el indicador analizado es el de compras de gas natural para producir. Y esa producción no se vende al instante.

De hecho, la eficacia de las medidas de Sánchez es igualmente fácil de analizar en otro momento de la serie histórica. En septiembre de 2021, el Gobierno presentó otro de sus paquetes de supuesta ayuda a las empresas y la economía. El ataque de Rusia a Ucrania no llegó hasta el 24 de febrero. Pues bien. Si en ese mes de septiembre la compra de gas natural por la industria subía a ritmos del 7,7%, al mes siguiente perdió fuelle hasta subir sólo un 3,8%. En noviembre directamente bajó (-1,9%), en abril de 2022 caía con fuerza (-19,9%), en mayo se iba hasta un -20,2%, en junio hasta un -31,9%, y ahora hasta un -39%.

Toda una prueba del nivel de éxito -ninguno- de las medidas de estímulo económico del Gobierno de Sánchez.

Pero si malo es el ritmo medio de hundimiento interanual de la industria, aún peor es el desglose. Porque algunos de los sectores, claramente, están echando la persiana.
La metalurgia cae a ritmos del -16,2%. Servicios un -18,5%. Agroalimentaria -19,4%. Construcción -29,2%. El "Resto de la Industria" -36,6%. Papel -38,5%. Química/Farmacéutica -41,5%. Generación de electricidad -51,0%. Textil -56,0%. Y refino -58,1%.

Todo un desplome de ramas vitales de la industria española. Lo que anticipa, obviamente, una crisis de dimensiones muy graves. Justo en contra de lo que dice el Gobierno.

ranking-gas-endesa.jpeg

Por todo ello, es obvio que suenan tambores de recesión en España. Cada vez son más las casas de análisis que avanzan una entrada en recesión entre finales de 2022 y principios de 2023, así como una subida generalizada de los precios que se prolongará todavía más en el tiempo.

Y, mientras tanto, en el Gobierno siguen empeñados en negar por activa y por pasiva cualquier escenario pesimista. Es más, el propio Pedro Sánchez ha llegado a admitir que la recesión en Europa es una posibilidad, pero cree que España se librará de ella. Así lo indicaba Sánchez hace varias semanas en el Senado: "No se puede descartar que la eurozona sufra una recesión. Una recesión corta" afirmaba el líder de PSOE.

En esa misma intervención, Sánchez celebró que España "va a seguir creciendo muy por encima de los países europeos" y calificó de "temeridad" los pronósticos de Alberto Núñez Feijóo sobre que "España se asome a una recesión" porque "es una afirmación que descarta Funcas, el panel donde están las principales instituciones financieras y económicas del país" aseguraba el presidente del Gobierno. Sánchez insistió en que las palabras de Feijóo son una "temeridad" en la que hay "mala fe" porque "dañan los fundamentos de la economía española".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador