Menú

El Banco de España tumba las cuentas del Gobierno horas después de presentarlas

Esta enmienda del organismo deja en papel mojado las cuentas sobre las que Sánchez sustenta los PGE recién aprobados.

Esta enmienda del organismo deja en papel mojado las cuentas sobre las que Sánchez sustenta los PGE recién aprobados.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez junto a la ministra de Economía, Nadia Calviño durante el pleno celebrado este miércoles en el Cong | EFE

No han pasado ni 24 horas desde que el Gobierno presentara los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023, y el Banco de España ya ha echado por tierra sus cálculos. Como evidencia su último informe trimestral, el organismo que dirige Pablo Hernández de Cos no se cree las optimistas previsiones del Ejecutivo.

El documento ha sido publicado este miércoles, con unas horas de diferencia de la rueda de prensa de ayer, en la que el Ejecutivo vendió a bombo y platillo las cuentas que acababa de aprobar para el año que viene. Pero el Banco de España pronostica un futuro mucho más negro que el que pinta el Gobierno.

Bien es cierto que para este año 2022 la entidad de Hernández de Cos prevé un crecimiento del PIB del 4,5%, por encima del 4,4% que estima Moncloa, pero es en sus pronósticos para 2023 donde el Banco de España ha echado el duro jarro de agua fría a los números del Ejecutivo. Esta enmienda del organismo es crucial, ya que pone de manifiesto que las cuentas sobre las que Sánchez sustenta los PGE recién aprobados serían papel mojado.

Para 2023, el ala económica del Ejecutivo estima que la economía española crecerá el 2,1% (ha tenido que revisarlo desde el 2,7%), una cifra que está muy lejos de la del Banco de España, que cree que el PIB apenas subirá un 1,4%, según esta última revisión. "El crecimiento proyectado para 2023 es 1,5 puntos porcentuales menor que el que se contemplaba en el anterior ejercicio de previsiones, debido, entre otros factores, a las mayores tasas de inflación proyectadas, a unas condiciones de financiación menos favorables, al aumento de la incertidumbre y al debilitamiento de la demanda global" señala el organismo.

Y es que, las previsiones de la entidad sobre la evolución de la escalada de precios en España tampoco son nada halagüeñas. "Se contemplan tasas de inflación significativamente más elevadas y persistentes que las previstas en junio" señala el documento. En particular, el Banco de España espera una inflación media en 2022 del 8,7% y del 5,6% todavía en 2023, lo que supondrá otro importante deterioro en el poder adquisitivo de los particulares y las empresas del país.

pib-previsiones.jpg

"En los últimos trimestres, las reiteradas sorpresas al alza en la inflación se han debido, principalmente, a un crecimiento mayor del inicialmente esperado de los precios de las materias primas energéticas y alimenticias, pero, también, a una respuesta de la inflación subyacente a los shocks de energía algo más rápida e intensa en el episodio actual que en el pasado" apunta el Banco de España.

Aunque el Gobierno no ofrece previsiones del índice de precios de consumo (IPC), sí lo hace del deflactor del consumo privado, un indicador similar al IPC que el Gobierno sitúa en el 4,1% en 2023, también significativamente por debajo de los números del Banco de España. A continuación, el dudoso cuadro macro del Gobierno.

macro-gobierno.jpg

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Reloj España
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad