Menú

La nueva lista negra de la UE incluye la carne de vacuno, el café y el cacao por dejar el planeta sin árboles

Pese a ser provisional, la lista incluye alimentos muy habituales en la dieta española. Y uno de ellos lleva ya tiempo en la diana: la carne de vaca.

Pese a ser provisional, la lista incluye alimentos muy habituales en la dieta española. Y uno de ellos lleva ya tiempo en la diana: la carne de vaca.
Ursula von der Leyen | Cordon Press

El Consejo y el Parlamento Europeo han firmado un nuevo acuerdo provisional para reducir la "deforestación en todo el mundo". Y han llegado a la conclusión de que debemos reducir aún más el consumo de carne de vaca, de café, soja y cacao, principalmente, si queremos evitar que se acaben los árboles en el planeta. La UE ya tiene su nueva lista negra de alimentos.

El Consejo y el Parlamento Europeo han llegado a ese acuerdo para impulsar una propuesta "para minimizar el riesgo de deforestación y degradación forestal asociado con los productos importados o exportados desde la Unión Europea. El acuerdo es provisional a la espera de la adopción formal en ambas instituciones", señala una comunicación de la UE.

Carne de vaca

Pero, pese a ser provisional, la lista incluye alimentos muy habituales en la dieta española. Y uno de ellos se ha convertido ya en la diana habitual de las administraciones nacionales y europeas: la carne de vaca.

"La UE es un gran consumidor y comerciante de productos básicos que desempeñan un papel importante en la deforestación, como la carne de vacuno, el cacao, la soja y la madera", afirma la comunicación. Y las nuevas normas quieren incidir en el "objetivo de garantizar que cuando los consumidores compran estos productos, no contribuyan a degradar aún más los ecosistemas forestales. Proteger el medio ambiente en todo el mundo, incluidos los bosques y las selvas tropicales, es un objetivo común para todos los países y la UE está dispuesta a asumir su responsabilidad", afirma la UE.

El acuerdo provisional establece "normas de diligencia debida obligatorias para todos los operadores y comerciantes que colocan, ponen a disposición o exportan los siguientes productos del mercado de la UE: aceite de palma, carne de vacuno, madera, café, cacao, caucho y soja".

Es más, las reglas también se aplican "a una serie de productos derivados como el chocolate, los muebles, el papel impreso y los derivados seleccionados a base de aceite de palma (utilizados, por ejemplo, como componentes en productos de cuidado personal). Se llevará a cabo una revisión en dos años para ver si es necesario ampliar estas medidas a productos", advierte la UE.

Deforestación y degradación forestal

El Consejo y el Parlamento Europeo, de hecho, acordaron hace tiempo establecer una definición de deforestación, "basada en una definición de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Establecieron un concepto innovador para la definición de ‘degradación forestal’, es decir, los cambios estructurales en la cubierta forestal, tomando la forma de la conversión de bosques, regeneración natural y bosques primarios en bosques de plantaciones y otras tierras boscosas y la conversión de bosques primarios en bosques plantados".

Además, el Consejo y el Parlamento han acordado "establecer un sistema de evaluación comparativa, que asigna a terceros países y a los países de la UE un nivel de riesgo relacionado con la deforestación y la degradación forestal (bajo, estándar o alto)". La categoría de riesgo determina, de este modo, el nivel de obligaciones específicas para los operadores y las autoridades de los Estados miembros con el fin de llevar a cabo inspecciones y controles. "Esto facilitaría un mayor seguimiento de los países de alto riesgo y simplificará la debida diligencia para los países de bajo riesgo".

Y es que la UE considera que "el principal motor de la deforestación mundial y la degradación forestal es la expansión de las tierras agrícolas, que está vinculada a la producción de los productos básicos incluidos en el ámbito de aplicación de la regulación". Y, como la UE es un importante consumidor de estos productos básicos, "puede reducir su impacto en la deforestación mundial y la degradación forestal al asegurarse de que estos productos y las cadenas de suministro relacionadas estén ‘libres de deforestación’", concluye la UE.

Ha llegado la hora de la restricción de productos tan habituales como el café, la carne de vaca y el chocolate.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro