Menú

¿Qué viviendas tiene la Sareb? El balance del banco malo evidencia el nuevo timo de Sánchez

Se creó para drenar y liquidar los activos tóxicos de los bancos tras la crisis subprime. Después de 11 años, lo que queda es inhabitable.

Se creó para drenar y liquidar los activos tóxicos de los bancos tras la crisis subprime. Después de 11 años, lo que queda es inhabitable.
Nadia Calviño, Isabel Rodríguez y Pablo Planass | EFE

Sin ningún tipo de freno ni control, Pedro Sánchez se está entregado a la propaganda con tal de frenar el mal desempeño que le dan las encuestas (todas menos el CIS de su amigo Tezanos). Acorralado por la crisis inflacionaria y escándalos del calibre de la Ley del sólo sí es sí, la corrupción con prostitutas y cocaína del Tito Berni o el caso de María Gámez (por citar sólo algunos), Sánchez tira ahora de demagogia con el desbloqueo de una de las leyes que amenazaba con ser uno de sus proyectos estrella: la Ley de Vivienda.

El Gobierno está decidido a exprimir la Ley de Vivienda como ariete electoral. Por un lado, haciendo ostentación de su pretendida generosidad con "los colectivos más desfavorecidos" a los que, prácticamente, les está asegurando que les va a facilitar una vivienda en condiciones asequibles. Y por el otro, cargando contra el Partido Popular como el partido de la especulación inmobiliaria, los desahucios y la crisis financiera (olvida el Gobierno que la crisis subprime estalló cuando gobernaba Zapatero. Concretamente, cuando presumía de que España estaba en la "Champions League" de la economía mundial y era la envidia de todo el mundo).

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta y ministra de Economía, Nadia Calviño, ha anunciado que en su nuevo plan de vivienda el Gobierno va a poner 50.000 casas de la Sareb en alquiler asequible, de las que 35.000 ya estarían identificadas y otras 15.000 se construirán en suelo cedido por esta sociedad pública.

Unos números que no cuadran con lo que está denunciando la Federación Nacional de Asociaciones Inmobiliarias (FAI) quien señala que las viviendas de la SAREB disponibles para el alquiler en zonas de alta demanda no llegan ni al 3% de lasa 50.000 que anuncia el Gobierno. La FAI considera que esta medida es "humo", porque el stock inmobiliario de la Sareb se encuentra principalmente en zonas sin demanda o bien consta de viviendas inacabadas, vandalizadas u okupadas.

Pero le ha dado igual a la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, y a la ministra portavoz, Isabel Rodríguez. Esta última ha aprovechado la ocasión para cargar contra la presidenta de la Comunidad de Madrid por su política de vivienda y el anuncio de que trataría de sortear la nueva legislación. Según ha dicho Rodríguez, la intervención en el mercado del alquiler y el uso de recursos públicos para poner vivienda social a disposición de los más vulnerables es "poner una vivienda donde había una deuda" y poner un "derecho" donde antes había un problema.

Sánchez aprovechaba la ocasión para anunciar a bombo y platillo que en virtud de esta nueva Ley expropiará viviendas de la Sareb para facilitar alquileres sociales para que los jóvenes y los más desfavorecidos puedan tener acceso a una vivienda digna. "Sánchez anuncia que pondrá 50.000 viviendas de la Sareb en alquiler un precio razonable"; "Sánchez anuncia que destinará 50.000 viviendas de la Sareb a alquileres sociales"; "El Gobierno destinará 50.000 viviendas de alquiler social a través de la Sareb". Estos eran los titulares de este fin de semana. Sin embargo, el anuncio de Sánchez no se sostiene.

Por un lado hay que recordar a Sánchez que, el 50,4% de la SAREB está en manos del Estado a través del FROB. Es decir, que la titularidad de la empresa es pública, con lo que expropiar, expropiar, no parece que vaya a expropiar nada.

En segundo lugar, hay que decir que la Sareb se creó en 2012 para tratar de drenar todo el ladrillo tóxico de la banca después del estallido de la crisis subprime en 2008. Es decir, que fue una sociedad que se creó con el objetivo de disolverse pasado el tiempo y una vez liquidara todos los inmuebles invendibles que destrozaban el balance de los bancos. Es decir, que el objetivo de la Sareb era tratar de recuperar todo lo que fuera posible del famoso rescate a la banca y recapitalizar a las entidades financieras más afectadas por la crisis de 2008.

"Nuestro compromiso es reducir el coste para el contribuyente al devolver el máximo de la deuda avalada por el Estado. Con la aprobación en enero de 2022 del Real Decreto 1/2022, la misión desinversora de Sareb se ha visto complementada con la introducción del principio de sostenibilidad y utilidad social de la compañía. En este sentido, se impulsa que Sareb promueva iniciativas en el ámbito de la vivienda social y asequible, de acuerdo con la experiencia y mejores prácticas de los países de nuestro entorno"

Así reza la página web de la Sareb. Que añade que su trabajo consiste en "gestionar y vender los activos de nuestra cartera. Vendemos construimos y transformamos nuestros activos buscando siempre maximizar el valor con la mínima pérdida posible".

Y remata: "los ingresos por las ventas nos permiten cumplir con nuestro mandato de liquidación de los activos y de cancelación de la deuda"

¿Tiene Sareb 50.000 viviendas?

NO. Y menos disponibles. Según la propia web de Sareb, el inventario de viviendas que tienen todavía pendientes de venta, después de 11 años, es de 46.542 que siguen sin vender.

viviendas-sareb.jpg

Además, la evolución de la Sareb habla mucho de la calidad de esos inmuebles. Desde 2012, en su origen, hasta 2022, el balance de la Sareb ha pasado de 50.781 millones de deuda y 11.343 millones de euros en inmuebles hasta los 26.465 millones de deuda (con una reducción de la cartera del 48%) y 15.633 millones de euros en viviendas.

sareb-evolucion.jpg

La realidad es que después de 11 años la Sareb gestiona 10.831 millones en préstamos y 15.633 millones de euros en inmuebles, logrando reducir de forma considerable el peso de los préstamos en la cartera, pasando de un 78% de préstamos a un 41%. Una de las principales conclusiones es que, pese a tener vivienda muy barata en su stock, la mayoría es totalmente ilíquida, bien porque necesita grandes obras de acondicionamiento o porque directamente está okupada.

Los datos de los que se dispone es que de los 46.542 inmuebles que tiene actualmente la Sareb únicamente estarían disponibles unas 9.000. Además 14.000 ya estarían rentabilizándose mediante el alquileres a precio de mercado. En su mayoría, son viviendas nuevas en el catálogo de la Sareb que han entrado por ejecuciones hipotecarias.

Además, según algunos cálculos para llegar a la cifra comprometida por Sánchez, 50.000 viviendas, 15.000 de ellas deberían construirse y estar listas a partir del verano, lo que se antoja francamente imposible.

La banca duda de la utilidad

A estas dudas se suman otras, como las de la banca que consideran que esta iniciativa no va a servir para cubrir las necesidades de alojamiento de las familias vulnerables españolas.

La presidenta de la Asociación Española de Banca, Alejandra Kindelan, ha señalado que "habrá que ver si se adecúan bien a la demanda y necesidades de las familias". El sector recuerda que las viviendas han de estar allí donde se generan las necesidades y no en otros lugares.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro