Menú

Los agricultores denuncian que la Ley de Restauración que defiende Sánchez les quitará un 40% de las tierras

Asaja cuestiona que la restauración de ecosistemas podría atentar contra los derechos de propiedad y afectar al valor de la tierra.

Asaja cuestiona que la restauración de ecosistemas podría atentar contra los derechos de propiedad y afectar al valor de la tierra.
Los agricultores claman contra la ley de Restauración de la Naturaleza. | Pixabay

La Ley de Restauración de la Naturaleza obligará a los estados miembros de la Unión Europea a reparar antes del año 2030 al menos el 20% de las áreas terrestres y marinas y, para el año 2050, extenderlas a todos los ecosistemas dañados que necesitan restauración, todo ello a través de medidas jurídicamente vinculantes. También obligará a reducir a la mita el uso de plaguicidas químicos para el año 2030. ¿Pero qué se considera un ecosistema dañado?

La propuesta de la Comisión Europea no es muy concreta en este sentido y únicamente se refiere a su intención de ampliar medidas que ya existen como "la reconstrucción, la devolución de árboles, la ecologización de las ciudades y la infraestructura, o la eliminación de la contaminación para permitir que la naturaleza se recupere".

En este punto surgen dudas acerca de qué se va a considerar un "ecosistema dañado": una carretera que atraviesa un monte, las explotaciones ganaderas y agrícolas, la industria, cualquier ciudad y básicamente todos los lugares en los que el ser humano haya emprendido una actividad económica o haya construido algo podrían considerarse ecosistemas alterados o dañados. De hecho, los Países Bajos al completo, que llevan siglos ganándole terreno al mar mientras construyen canales y diques para contener las inundaciones, podrían llegar a considerarse el producto de un ecosistema dañado.

También surgen dudas acerca de las propias contradicciones de las autoridades europeas, que por un lado exigen que se acelere la explotación de minerales estratégicos para no depender de China, mientras que por el otro, alienta normas que impiden o dificultan en gran manera la actividad económica.

"Ecosistemas dañados" en España

Según la Comisión Europea, "la naturaleza de Europa se encuentra en declive alarmante con más del 80% de los hábitats en malas condiciones", según los datos de un informe elaborado por la Agencia Europea del Medio Ambiente, que cuantifica esa pérdida de biodiversidad en euros: "Entre 3,5 y 18,5 billones al año". De lo que no hay cifras es de lo que se reduciría la producción agrícola y pesquera. Tampoco las hay sobre el aumento de los costes de producción que implica la aplicación de la norma.

Aquí en España, Ecologistas en Acción ha realizado una lista de ecosistemas dañados y culpan de ello a la agricultura: el Mar Menor, por los regadíos en el Campo de Cartagena; el Delta del Ebro, por los arrozales; las Tablas de Daimiel, por la sobreexplotación de los acuíferos; Doñana, por las fresas de Huelva; la Albufera, por los regadíos de la huerta valenciana; y el Pirineo por culpa de las estaciones de esquí.

La intención de la Comisión Europea es obligar a devolver todos los ecosistemas dañados a su condición original, o al menos, a un estado cercano a cómo era antes de haber sufrido el daño. Según los cálculos de Asaja, esto supondría que "el 36% de la superficie terrestre de Portugal y el 40% de la superficie de España pasarían a ser improductivas porque no se permitiría la actividad agrícola como hasta ahora, a pesar de cumplir ya numerosas condiciones, como las Zonas Especiales de Conservación (ZEC) y las Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA)".

Menos PAC y terrenos devaluados

La Comisión Europea insiste en que "la restauración se trata de vivir y producir junto con la naturaleza", pero en su informe de impacto reconoce que agricultores y pescadores van a sufrir una pérdida de ingresos y propone que durante los próximos cinco años los costes de las restauraciones se paguen con las ayudas de la PAC, ya de por sí sobrecargadas. De este modo, están convencidos de que "se impedirá la subida de los precios de los alimentos", afirman.

Los agricultores no están en absoluto de acuerdo. Aseguran que "la legislación pone en peligro la vida del sector rural y la seguridad alimentaria en la UE", además de suponer una devaluación de los terrenos de uso rural.

"La delimitación de las zonas a devolver a su estado natural no puede atentar contra los derechos de propiedad de los titulares de los terrenos de dichas zonas o de los terrenos colindantes. Por otro lado, la aplicación de estos objetivos afectará al precio y valor de la tierra, ya que la cartera de terrenos disponibles para fines agrícolas disminuirá al convertirse en entornos naturales no desarrollados. Esto supone un grave problema para los jóvenes que deseen incorporarse al sector, pero que no podrán hacerlo debido al aumento del precio de la tierra".

Objetivos de la Ley de Restauración

La Ley de Restauración se ha propuesto una serie de objetivos jurídicamente vinculantes para los estados. Asaja critica que la Comisión Europea "no ha contado con una base de conocimientos científicos suficiente" y que, por lo tanto, "no se pueden fijar objetivos sin datos suficientes". También alerta de que existe un gran riesgo de que "la aplicación mediante legislación secundaria (actos delegados) se deje en manos de la CE y, por tanto, los colegisladores queden al margen de la aplicación".

Estos objetivos son:

  • Revertir la disminución de las poblaciones de polinizadores para 2030 y aumentar sus poblaciones a partir de ese momento,
  • Ninguna pérdida neta de espacios verdes urbanos para 2030, un aumento del 5 % para 2050, un mínimo del 10 % de cobertura de árboles en todas las ciudades, pueblos y suburbios europeos, y una ganancia neta de espacios verdes integrados en edificios e infraestructuras.
  • En los ecosistemas agrícolas , aumento general de la biodiversidad y una tendencia positiva para las mariposas de las praderas, las aves de las tierras de cultivo, el carbono orgánico en los suelos minerales de las tierras de cultivo y las características paisajísticas de gran diversidad en las tierras agrícolas.
  • Restauración y rehumectación de turberas drenadas bajo uso agrícola y en sitios de extracción de turba.
  • En los ecosistemas forestales, aumento general de la biodiversidad y una tendencia positiva para la conectividad forestal, madera muerta, proporción de bosques de edad desigual, aves forestales y reservas de carbono orgánico.
  • Restaurar hábitats marinos como pastos marinos o fondos de sedimentos, y restaurar los hábitats de especies marinas icónicas como delfines y marsopas, tiburones y aves marinas.
  • Eliminar las barreras fluviales para que al menos 25 000 km de ríos se conviertan en ríos de flujo libre para 2030.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro