Menú

Bruselas da el banderazo de salida a su nuevo impuesto al textil para forzar a reutilizar la ropa vieja

La UE quiere que reutilicemos la ropa vieja y parece que se impondrán antiguas modas porque la ropa nueva será demasiado cara para poder comprarla.

La UE quiere que reutilicemos la ropa vieja y parece que se impondrán antiguas modas porque la ropa nueva será demasiado cara para poder comprarla.
Dos mujeres comprando ropa de segunda mano en Bruselas | Alamy

Las nuevas palabras mágicas son "economía circular". ¿Y qué significan? Pues todo lo que hasta ahora nadie quería: tener que reutilizar la ropa vieja y, encima, con un impuesto de por medio para financiar los costes del reciclaje de la ropa. Porque, según la UE, tenemos que "asumir la responsabilidad de reducir, reutilizar y reciclar los residuos textiles e impulsar los mercados de textiles usados".

Por lo visto, volverán los pantalones de campaña y los jerséis de cuello vuelto. Y no por gusto, sino porque la ropa nueva será demasiado cara para poder comprarla. Y es que el objetivo de la UE es conseguir que reutilicemos la ropa vieja, por mandato.

"La Comisión ha propuesto normas para que los productores sean responsables de todo el ciclo de vida de los productos textiles y para apoyar la gestión sostenible de los residuos textiles en toda la UE", destaca Bruselas en una reciente comunicación. "Esta iniciativa acelerará el desarrollo del sector separado de recogida, clasificación, reutilización y reciclaje de textiles en la UE, en línea con la Estrategia de la UE para Textiles Sostenibles y Circulares. Se espera que el aumento de la disponibilidad de textiles usados cree puestos de trabajo locales y ahorre dinero para los consumidores de la UE y más allá, al tiempo que se alivia el impacto de la producción textil en los recursos naturales", dice la UE. Por supuesto, lo dice sin evaluar el golpe en la industria textil por el hecho de dejar de vender prendas nuevas.

"La Comisión propone introducir planes obligatorios y armonizados de Responsabilidad Ampliada del Productor (EPR) para los textiles en todos los Estados miembros de la UE. Los planes de EPR han tenido éxito en la mejora de la gestión de los residuos de varios productos, como envases, baterías y equipos eléctricos y electrónicos. Los productores cubrirán los costes de la gestión de los residuos textiles, lo que también les dará incentivos para reducir los residuos y aumentar la circularidad de los productos textiles, diseñando mejores productos desde el principio", asegura Bruselas. Planes obligatorios y armonizados de Responsabilidad Ampliada del Productor (EPR). Ese será el término de una figura que tan sólo esconde nuevos costes obligatorios para los productores. Es decir, impuestos que pagarán los usuarios con absoluta certeza y que deberán "cubrirán los costes de la gestión de los residuos textiles", según la UE.

"La cantidad que los productores pagarán al esquema EPR se ajustará en función del rendimiento ambiental de los textiles, un principio conocido como "ecomodulación". Las normas comunes de responsabilidad ampliada de los productores de la UE también facilitarán a los Estados miembros la aplicación del requisito de recoger textiles por separado a partir de 2025, de acuerdo con la legislación vigente", detalla el Ejecutivo europeo. Y los pagos de los productores financiarán "inversiones en capacidades separadas de recolección, clasificación, reutilización y reciclaje".

Las normas planteadas por Bruselas sobre la gestión de residuos "tienen como objetivo garantizar que los textiles usados se clasifiquen para su reutilización, y que lo que no se pueda reutilizar se dirija al reciclaje como prioridad. Las empresas sociales activas en la recolección y el tratamiento de textiles se beneficiarán de mayores oportunidades de negocio y de un mercado más grande para los textiles de segunda mano". Porque lo prioritario será la segunda mano, no lo nuevo.

Porque, según Bruselas, "la UE genera 12,6 millones de toneladas de residuos textiles al año. Sólo la ropa y el calzado representan 5,2 millones de toneladas de residuos, lo que equivale a 12 kg de residuos por persona cada año". Actualmente "sólo el 22% de los residuos textiles posteriores al consumo se recogen por separado para su reutilización o reciclaje". Y Bruselas ha decidido que eso no puede ser y que tenemos que seguir vistiendo con las prendas viejas que hemos tirado.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro