Menú

Así desmonta Alemania molinos para extraer más carbón

La energética RWE está desmontando aerogeneradores en su proyecto para extraer más carbón.

La energética RWE está desmontando aerogeneradores en su proyecto para extraer más carbón.
Alamy

La política energética alemana está en una constante contradicción. Por un lado, el Gobierno germano se ha marcado como objetivo terminar con el carbón y, por otro, en los últimos meses se ha producido un drástico consumo de esta materia prima en el país. De hecho, tal es la necesidad de Alemania de carbón (debido a la falta de gas ruso y a su fallido plan energético), que actualmente se está demoliendo un parque eólico para expandir una mina a cielo abierto de lignito (carbón), como ya publicó Libre Mercado.

Ampliación de Garzweiler

Desde hace varios meses sabemos que la empresa energética alemana RWE (la segunda mayor productora de energía del país, después de E.ON, y que distribuye todo tipo de energía) está llevando a cabo el desmantelamiento de un parque eólico en la región occidental de Renania del Norte-Westfalia para extraer lignito del yacimiento de carbón de Garzweiler a través de una mina a cielo abierto. En concreto, se espera poder aumentar la producción entre 15 y 20 millones de toneladas adicionales de este material y serán ocho los aerogeneradores que dejarán de funcionar cuando finalice la operación, como ya explicamos en Libre Mercado.

Además, de acuerdo con el medio de comunicación alemán WDR, el 22 de agosto dio comienzo también la demolición de la carretera estatal Landstrasse 12, que conectaba las localidades Keyenberg y Holzweiler, cercanas a la mina de Garzweiler.

maps.jpg
GOOGLE MAPS

Así las cosas, la ampliación de la mina con el desmantelamiento del parque eólico se está desarrollando siguiendo lo establecido en el acuerdo existente entre RWE y el Gobierno alemán (según el cual, aunque ahora la empresa intensifique la extracción de carbón, la fecha para eliminar su uso será 2030 en lugar de 2038 como estaba previsto) y lo acordado entre el vicecanciller de Alemania, Robert Habeck, y el ministro de Economía de Renania del Norte-Westfalia para que RWE pueda extraer 280 millones de toneladas más de esa mina.

Además, en marzo un tribunal de Münster, en el estado de Renania del Norte-Westfalia, falló a favor de RWE en un litigio sobre tierras para ampliar la mina de lignito, lo cual también le permite a la empresa llevar a cabo de ampliación de la mina.

Así, mientras que desde las autoridades gubernamentales alemanas y desde la propia compañía se promete acabar con el uso del carbón y se trata de vender una imagen de compromiso con el clima y el medio ambiente, se permite la destrucción del parque eólico y la expansión de la mina de carbón. De ahí la gran contradicción que supone.

En este sentido, y ante las protestas suscitadas, RWE y el gobierno alemán justifican la expansión de la mina como una forma de evitar una crisis energética derivada de las consecuencias de la guerra de Ucrania, que estiman una amenaza para la seguridad energética de Alemania. Por ello, en su momento el ministro alemán de Economía y Acción Climática, Robert Habeck, defendió la ampliación como una "decisión correcta". Y, de hecho, como explicamos en Libre Mercado, RWE trató de minimizar todo esto diciendo que la vida útil de las turbinas se encontraba cerca de su fin.

Protestas de los ecologistas

Una de las consecuencias de esta operación de ampliación de la mina ha sido el desalojo del poblado de Lützerath (ocupado por ecologistas ya que los vecinos habían abandonado antes sus inmuebles) para que RWE pueda excavar más terreno para producir energía, lo cual también ha provocado importantes protestas por parte de grupos ecologistas con el lema "burn capitalism, not coal" (quema el capitalismo, no carbón). Sin embargo, el cierre del pueblo respondía a la decisión de un tribunal regional que falló a favor de RWE para que desalojara la localidad debido a que sus tierras y casas ya pertenecían a la empresa.

030922-fff-demo-luetzerath-20.jpg
Protesta climática en Lützerath

En todas las protestas que se han llevado a cabo a lo largo de los últimos meses en torno a la mina de Garzweiler (en algunas de las cuales también participó Greta Thunberg) no han faltado los momentos de tensión, con los ecologistas subidos a plataformas o incluso enterrados con el objetivo de para impedir que las máquinas pudieran acceder al parque eólico y al poblado de Lützerath.

lutzerath-carbon2.jpg
Manifestación en Lützerath contra la ampliación de la mina

El fracaso de su política energética

Alemania ha pasado en su transición hacia la energía verde a estar quemando más carbón, e incluso, ampliar las minas existentes. Esto manifiesta que aunque el Gobierno alemán pretende basar su política energética en las renovables (y en ese camino haya cerrado sus últimas plantas nucleares), estas son de momento insuficientes y tenga que seguir recurriendo a combustibles fósiles. Así, ahora Alemania está emitiendo una cantidad mayor de gases de efecto invernadero de lo que esperaba.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso