Menú

Alberto Garzón se despide de la política alardeando de las medidas "más relevantes" aprobadas desde Consumo

El casi exministro ha anunciado que también abandona la dirección de IU.

El casi exministro ha anunciado que también abandona la dirección de IU.
Alberto Garzón, exministro de Consumo | Europa Press

El adiós de Alberto Garzón como ministro de Consumo ha pasado sin pena ni gloria, igual que su desempeño al frente del Ministerio, que era noticia generalmente por las connotaciones negativas y perniciosas para el consumo de las medidas que iba aprobando. Su nombramiento como ministro de Consumo, un ministerio desgajado de Sanidad que se creó para poder satisfacer la cuota de Podemos en el primer Gobierno de coalición de la democracia, despertó muchos recelos precisamente por su ideología comunista, que si algo detesta es precisamente el consumo.

Y, efectivamente, como ministro no dejó de acumular una polémica detrás de otra. No había pasado ni un año cuando, escudándose en cualquier tipo de excusa —la protección del consumidor, del medioambiente o cualquier otra— había puesto en la diana a muchos sectores económicos: la carne, las bebidas energéticas, las eléctricas, el turismo, el azúcar, galletas y comida rápida y las casas de apuestas...

En ese primer año en Consumo, Garzón dejó claro que estaba dispuesto a no dejar títere con cabeza, quizás para justificar la creación de un Ministerio ad hoc con un presupuesto de 41 millones de euros con cargo a los contribuyentes para ese año, pero que en 2022 había aumentado un 46,7% más que el año anterior hasta los 60 millones de euros.

Garzón, que se retira de la primera línea de la política ya que deja también la dirección de Izquierda Unida, se ha despedido en la red social X con un larguísimo hilo en el que hace "una selección" de las medidas "más relevantes" que ha aprobado "para proteger a las personas consumidoras".

Precisamente una de las medidas que Garzón destaca en su hilo de despedida es su lucha contra las casas de apuestas y el juego online: "Una de las iniciativas de la que nos sentimos más orgullosos es proteger a jóvenes y colectivos vulnerables frente a los riesgos del juego azar. Hemos impulsado un cambio de paradigma pionero en Europa al promover entornos más seguros de juego online y, además de regular la publicidad de apuestas, hemos creado campañas de concienciación".

Entre las medidas que tomó destaca "la prohibición de publicidad audiovisual de operadores de juego fuera del horario de madrugada" y que "los clubes deportivos no podrán exhibir publicidad de operadores del juego en sus equipaciones".

Muy en línea con el ministerio de Igualdad de Irene Montero, otra cartera que ha dado mucho que hablar, también negativamente, tanto por sus estrambóticas campañas publicitarias como por su nefasta actividad legislativa (con la Ley del sólo sí es sí como exponente), desde Consumo hicieron su contribución para acabar con el sexismo en el sector de los juguetes.

"Los más pequeños también han sido centrales para nuestras políticas: hemos promovido un acuerdo con la industria juguetera española para acabar con estereotipos sexistas en la publicidad de juguetes. Os dejo por aquí la guía ‘Libertad para jugar’ y la web ‘Sé más juguete’", señala orgullo el todavía ministro en funciones en otro tuit.

Como buen comunista, Garzón es un promotor del "decrecimiento para salvar la vida". Por eso también destaca en el hilo que "formar y dar herramientas para pensar otras relaciones de producción y consumo también ha sido muy importante para nosotros. Por eso promovimos espacios de reflexión como los Diálogos de Consumo sostenible".

No presume, sin embargo, de una de las iniciativas que más hilaridad provocó: la publicación de un libro de recetas, un libro con 40 recetas "rápidas, sencillas, baratas y saludables". Un proyecto sin ningún sentido en la era de internet.

Un ministro que también se ha caracterizado por las patadas que da al diccionario, que también se hicieron virales, como un vídeo en el que apenas en 30 segundos dice que "se ha puesto de manifestación" y "las leyes que hemos proponido".

Garzón, que se muestra orgulloso de sus logros al frente de la cartera de Consumo, considera que aún queda mucho por hacer, y deja trabajo para su sucesor en el puesto en el último tuit del hilo de despedida:

- Regular la publicidad de alimentos y bebidas dirigida al público infantil
- Aumentar la eficacia del arbitraje de consumo, como herramienta de garantía de derechos de los consumidores.
- Crear nuevas leyes para regular los servicios de atención a la clientela, las condiciones generales de la contratación y las acciones colectivas de representación de los intereses colectivos de las personas consumidoras.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso