Menú

Yolanda Díaz destroza al campo con la subida del SMI: menos empleo y alimentos más caros

ASAJA denuncia que los costes salariales del sector agrario ya generan "un impacto dramático" en las cuentas de las explotaciones agrarias.

ASAJA denuncia que los costes salariales del sector agrario ya generan "un impacto dramático" en las cuentas de las explotaciones agrarias.
Yolanda Díaz y Marta Lois posan en una playa gallega haciendo como si recogieran bolitas de pellets. | EFE

Los profesionales del campo no pueden asumir la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) y aseguran que los costes salariales en el sector agrario ya generan "un impacto dramático" en las cuentas de las explotaciones agrarias.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha elevado otro 5% el salario mínimo interprofesional desde los 1.080 euros al mes hasta los 1.134 euros. Esto significa que el coste real de contratar un trabajador en España se eleva entre un 67% y un 75%, según la patronal Cepyme. Es decir, contratar un trabajador en España costará como mínimo 1.900 euros al mes.

"Esto supone una subida acumulada de un 54%" desde el año 2018, denuncia la organización agraria ASAJA. "En los últimos cinco años, los costes salariales en el sector agrario han generado un impacto dramático en las cuentas de las explotaciones agrarias, a lo que hay que sumar el aumento de precio de los inputs de producción y unos precios de venta que no compensan estos incrementos".

"La situación que arrastran los agricultores y ganaderos en estos momentos es muy preocupante, tras un año (en algunos casos dos) de dura sequía que ha mermado las cosechas; tras varios años de encarecimiento de todos los bienes de producción (semillas, piensos, abonos y combustibles) y con unos precios de venta que no permiten repercutir costes. Y empieza a ser alarmante el número de explotaciones que cierran cada día", recuerda ASAJA.

Ya en febrero de 2023, hace casi un año, ASAJA advirtió sobre el impacto que las subidas del SMI estaban teniendo en el empleo agrario. "En el año 2022, el incremento de los costes salariales, unido a los nefastos efectos de la reforma laboral, hicieron caer el empleo en el campo en 86.900 trabajadores. En 2023, solo en el tercer trimestre el número de ocupados en agricultura y ganadería bajó en 34.000 personas respecto al año anterior. Esta última subida agravará, inexcusablemente, la tendencia de reducción de empleo en el sector", denuncian.

Por último, recuerdan que el nuevo incremento del SMI "podría tener consecuencias sobre el precio de los alimentos", ya que el incremento de los costes reales de contratación acabará repercutiendo en la cesta de la compra.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro