Menú

Reino Unido, al contrario que España: reduce la burocracia para desarrollar cuanto antes una nueva central nuclear

Mientras Pedro Sánchez sigue adelante con el controvertido desmantelamiento de la industria nuclear, en Gran Bretaña hacen lo contrario.

Mientras Pedro Sánchez sigue adelante con el controvertido desmantelamiento de la industria nuclear, en Gran Bretaña hacen lo contrario.
Rishi Sunak, en una visita reciente a Ucrania. | EFE

El gobierno conservador de Reino Unido ha presentado el mayor plan de expansión de la energía nuclear en setenta años. Esta tecnología soporta en la actualidad el 15% de la electricidad consumida por las empresas y los hogares de las islas británicas, pero algunas de estas infraestructuras serán desmanteladas en las próximas décadas.

Es por eso que el gabinete de Rishi Sunak quiere evitar que el envejecimiento de las centrales más añejas conduzca una menor aportación de la nuclear al mix energético del país. De hecho, la idea no es solamente compensar los cierres con otras tantas aperturas, sino aumentar el peso total de la nuclear.

Así, la intención que se ha fijado el gabinete tory es de lo más ambiciosa, puesto que el primer ministro quiere apoyarse en la nuclear para cuadruplicar la capacidad de producción de energía doméstica de Reino Unido. En concreto, pretende elevar notablemente el peso de esta forma concreta de generación de energía, para que suba del 15% al 25% del total.

Como modelo, Sunak se fija en las dos centrales que ya están en proceso de construcción en Somerset y Suffolk, pero el sendero que pretende recorrer el sucesor de Liz Truss en Downing Street no va a ser, ni mucho menos, un camino de rosas. El gran problema con el que va a lidiar el Ejecutivo es burocrático, puesto que algunos de los proyectos que ahora están en marcha han requerido más de diez años de tramitación previa.

A estos retrasos hay que sumarle un segundo escollo: la oposición social y judicial que lideran diversos grupos y colectivos que se oponen al desarrollo de la nuclear alegando motivaciones medioambientales. Por fortuna para Sunak, la opinión pública no apoya de forma generalizada estas protestas.

En cualquier caso, puesto que lo segundo no está del todo dentro del alcance de Sunak, su gobierno ha declarado que tiene la intención de agilizar los tiempos administrativos asociados a estos proyectos, pero no faltan quienes recuerdan que los tories han sido incapaces de sacar adelante una sola central, frente a las diez que se pusieron en marcha bajo el anterior periodo de gobierno del Partido Laborista.

Con todo, el gabinete considera que la nuclear "es el antídoto perfecto para los retos energéticos que enfrenta Gran Bretaña", de modo que ya ha abierto dos consultas previas con las que pretende encontrar soluciones para el problema de los retrasos burocráticos:

- La primera de ellas es un llamado a las empresas del sector, a las que se invita a presentar sus propuestas sobre las posibles ubicaciones en las que desarrollarían estas centrales. Con esta iniciativa, Sunak busca que los propios operadores se involucren en el proceso y localicen zonas del país en las que el grueso de la población recibiría de buen grado la apertura de una central.

- La segunda consulta pretende conocer cuál es el apetito inversor de las empresas del ramo, así como de cualquier fondo o vehículo financiero interesado en aportar capital para el desarrollo de estos proyectos. Sunak quiere saber cuánto dinero invertirían hoy en nuevos proyectos nucleares los principales operadores del ámbito energético y, partiendo de esa base, ser incluso más ambicioso en su estrategia para la apertura y desarrollo de nuevas centrales.

Creciente hartazgo con la ‘agenda climática’

En los últimos años ha ido a más el hartazgo de la ciudadanía británica con la llamada "agenda climática". El siguiente gráfico muestra cuántos editoriales publicados por los grandes periódicos de Gran Bretaña reivindicaron un repliegue de este tipo de medidas, en vez de abogar por la intensificación o el refuerzo de las mismas.

gdzoh2nxqaaghmj.jpg

En las filas del gobierno de Sunak son conscientes de ello, de ahí que su gobierno haya adoptado un discurso medioambiental basado en el pragmatismo que denota la apuesta por la nuclear y en el cultivo de la tradición conservacionista que han defendido muchos de los pensadores de cabecera de la derecha británica.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso